Baja número de pacientes COVID-19 en hospitales de la CDMX

Compartir:

 ¿Hay mejores tratamientos?

La vacuna contra el SARS-COV-2 es algo que desean, sobre todo, quienes han vivido de cerca la enfermedad y quienes se encuentran en la primera línea de atención. Pero mientras no exista una vacuna contra el coronavuris, el personal médico tendrá que seguir ingeniándoselas para intentar revertir los síntomas de quienes se enferman de COVID-19.

Ante un virus desconocido, las y los doctores de la Ciudad de México (y del mundo) han tenido que aprender qué recetar a uno u otro paciente, dependiendo de si tiene otras enfermedades o no, de su respuesta al medicamento, de la evolución de la enfermedad en cada persona, etcétera.

También han aprendido a identificar a quiénes requieren hospitalización y a quiénes pueden tratarse desde casa. Al parecer, eso está contribuyendo a que haya menos pacientes internados, de acuerdo con los testimonios que pudimos recabar.

A poco más de cuatro meses de que fueron detectados los primeros casos con COVID-19 en la Ciudad de México (CDMX), el número de pacientes hospitalizados por el virus ha ido disminuyendo poco a poco.

El pico más alto en el porcentaje de ocupación hospitalaria por coronavirus fue (hasta ahora) de 74%, y se registró entre el 20 y el 21 de mayo. Ahora, 9 de julio, esa cifra se encuentra en 54%, de acuerdo con las cifras oficiales de la capital.

Mientras que el 21 de mayo se registró el mayor número de muertes confirmadas por COVID-19 en la CDMX: 112, según datos de la Secretaría de Salud

En la siguiente gráfica se observa cómo el porcentaje de ocupación hospitalaria (barras en color morado) y las muertes confirmadas con COVID-19 (barras en color rojo) no han dejado de ocurrir, pero han bajado un poco en las últimas semanas:


El porcentaje de muertes no ha bajado tanto

Aunque el porcentaje de personas hospitalizadas por COVID-19 ha bajado, las muertes confirmadas por tener el SARS-COV-2, respecto al número de personas hospitalizadas, han bajado muy muy poco.

Al inicio de la pandemia el porcentaje de personas fallecidas con respecto al número de pacientes internados era de alrededor de 1%, luego osciló entre 2 y 2.8% y el 8 de julio llegó a 0.5%.

Sin embargo, no se puede afirmar que exista una tendencia a la baja. En la siguiente gráfica se observa que la tendencia, mostrada por la línea roja, está ligeramente inclinada, de manera casi imperceptible.

El COVID-19 desde un hospital público

“No teníamos nada. El virus nos agarró con las manos ya en la cuarentena. Ya teníamos enfermos COVID y a penas estaban poniendo los canceles para separar a los pacientes”, confesó una de las jefas de piso del Hospital General de Zona número 8 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), donde atienden enfermos de COVID-19.

La jefa, quien pidió no revelar su identidad, confirmó a Cuestione que “sí bajo el número de pacientes del hospital (ubicado en la alcaldía Álvaro Obregón, en la Ciudad de México) desde la semana pasada, en aproximadamente 50%”. 

Al inicio de la pandemia había dudas sobre qué tipo de pacientes eran los que debían internarse “pero a medida que se ha estudiado y se ha seguido la enfermedad, también se han tomado decisiones más acertadas”, afirmó la jefa de piso

En el momento de mayor ocupación tuvieron hasta 100 pacientes, lo que ha bajado a alrededor de 70, entre quienes han salido positivos al COVID-19, y los que no.

El esquema de tratamiento que se ha usado para atender a los pacientes que llegan a la clínica con síntomas de COVID-19 “ha sido el mismo desde el inicio, la diferencia está en si se cuenta con el medicamento que se necesita, porque a veces hay desabasto”. También depende del tipo de pacientes, por ejemplo, si tienen diabetes, hipertensión o alguna enfermedad que los haga más vulnerables al virus, porque el tratamiento se personaliza, nos explicó la jefa.

Otra diferencia que notó la entrevistada respecto al inicio de la pandemia, es que ahora ya identifican mejor qué tipo de pacientes deben ser internados y los que pueden atenderse con tratamiento ambulatorio, es decir, desde sus casas.

Para el personal médico ha sido complicado estar en la primera línea de atención, no solo por tener que aprender a respirar debajo de un traje que “te deshidrata”, un cubrebocas de triple capa, un uniforme quirúrgico, una careta, gogles, botas y guantes; también por los costos emocionales: “es muy triste, es impotente. Es una situación que me ha costado mucho trabajo; yo lloraba”.

Por eso, hace un llamado a la sociedad para que use cubrebocas, se lave las manos, estornude de etiqueta, no se automedique y acuda con un médico a tiempo (en los primeros días de síntomas) para evitar que incrementen las personas hospitalizadas y las muertes por esa enfermedad. 

No te puedes perder: Los números COVID-19 después de la primera semana en naranja de la capital

Así se vive el COVID-19 en un hospital privado

En la última semana, también fue notoria la disminución del número de pacientes internados por coronavirus en los hospitales privados, donde el porcentaje de ocupación es, en promedio, de 54%, con corte al 9 de julio.

Tal es el caso del hospital privado Bita Médica, ubicado en Santa Fe, en la CDMX, donde también se registró una baja en el porcentaje de ocupación, afirmó a Cuestione el doctor José Padua, especialista en Neumología, y quien trabaja con su padre desde la primera línea de atención. 

Estudiar la enfermedad hasta donde es posible, leer artículos clínicos y experiencias de los  médicos de otros países, como España, son algunas de las tareas que los Padua no han dejado de realizar. Lo que les ha servido para atender cada vez mejor a sus pacientes, confesó el neumólogo.

El doctor Padua recuerda que “al inicio los pacientes (sin complicaciones) eran dados de alta en aproximadamente 10 días. Ahora los damos de alta en tres o cuatro días”.

Los médicos recibieron su primer caso con COVID-19 el 14 de marzo. El paciente se contagió, presuntamente, en el concierto que ofreció la banda de rock Ghost, el tres de marzo, en el Palacio de los Deportes, ubicado en la Ciudad de México.

El hombre contagiado en ese concierto estuvo 23 días internado en el hospital de Santa Fe. Lo salvaron, se salvó.

Desde entonces han atendido a 120 pacientes en el hospital privado y a 200 personas más las han tratado a distancia. Les dan seguimiento por video llamada o vía telefónica.

Otro factor que pudo provocar una menor saturación en el Bita Médica es que “al ser un hospital privado y costoso, el acceso (de hospitalización) depende de si el paciente cuenta con un seguro de gastos médicos mayores. Algunos han llegado pero no se pueden quedar (por no cumplir con ese requisito) y los referimos a hospitales del gobierno”. 

Mientras algunas personas no pueden cubrir los gastos médicos “hay otras que no quieren ir a los hospitales porque piensan que se van a morir ahí, o porque les da miedo que no vuelvan a ver a sus familiares y prefieren atenderse desde casa”.

“Las llamadas de los familiares que tienen un enfermo potencial de COVID-19 en casa no han parado. A veces se ponen muy graves, no llegan (al hospital) y se mueren ahí (en casa)”, confesó el doctor Padua a Cuestione.

Lo más difícil que el neumólogo ha tenido que enfrentar durante la pandemia es “ver a tanta gente con insuficiencia respiratoria, ahogándose, sufriendo ellos y sus familiares y la pérdida de vidas humanas. Estamos entrenados para eso, pero anímicamente no es fácil llevar un peso de ese tamaño”, confesó el doctor José.

El doctor Padua, al igual que la jefa del hospital del IMSS, hace un llamado a la población para que se atienda a tiempo para intentar frenar las complicaciones, ya que puede ser la diferencia entre la vida y la muerte.

Hasta ahora, 9 de julio, se han confirmado más de 55 mil casos acumulados y más de 7 mil defunciones por COVID-19 en la Ciudad de México. Mientras que a nivel nacional ya son más de 282 mil casos positivos y más de 33 mil defunciones.

Habrá que esperar, al menos un 29 días, para ver qué tanto se modificaron las cifras de contagios y defunciones en la capital, después de la reactivación de varias actividades con el semáforo naranja.

Te va interesar leer: Poca transparencia en Congreso de la CDMX durante el confinamiento

*Nota metodológica: el porcentaje de ocupación hospitalaria se calculó con la base de datos de Personas Hospitalizadas por Día de la Agencia de Innovación Pública y la capacidad hospitalaria publicada en el portal semaforo.covid19.cdmx.gob.mx del 14 de junio a la fecha de esta publicación.

La capacidad hospitalaria de las fechas anteriores se calculó, cada ocho días (considerando que en ese tiempo cambió la capacidad hospitalaria de las últimas semanas en la capital), con base en los reportes publicados por la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, en su cuenta de Twitter


SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.