CDMX cierra negocios por la COVID-19 pero no publica datos de contagios en restaurantes

Compartir:

Para Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud en México, nunca ha sido una prioridad realizar pruebas COVID-19 de manera masiva, lo que ha impedido contar con información más certera sobre el comportamiento de la pandemia.

En mayo, cuando ya se registraban más de 5,000 muertes por el SARS-CoV-2, las autoridades sanitarias aplicaban 89 pruebas por cada 100 mil personas. Para esas fechas, en Estados Unidos la cantidad de pruebas ya era 32 veces mayor.

Por el contrario, en la Ciudad de México cambiaron de parecer a finales de noviembre de 2020.

Luego de que la capital estuviera en riesgo de regresar al semáforo epidemiológico rojo, las autoridades capitalinas decidieron apostarle a la aplicación masiva de pruebas rápidas para detectar casos positivos: 20,000 pruebas diarias.

Además, pusieron en operación el uso de un código QR (o código de barras bidimensional) en restaurantes, museos y gimnasios para darle seguimiento a potenciales personas contagiadas por el SARS-CoV-2, en establecimientos comerciales. 

Pero, ¿de qué sirve tener tantas pruebas al día e intentar rastrear casos positivos de COVID-19 si no podemos tener esa información puntual a la mano para tomar decisiones sobre cómo podrían operar los negocios, como los restaurantes, en la capital? 

Las autoridades gubernamentales de la Ciudad de México no han hecho públicos los resultados del rastreo de casos positivos con COVID-19. Éstos podrían indicar, con mayor certeza, dónde se contagian más las personas; es decir, qué tan riesgoso es acudir a un establecimiento u otro. 

Te puede interesar leer: Se perderán empleos con semáforo rojo en CDMX y Edomex

Hacer pública esa información actualizada sería de mucha utilidad para las y los capitalinos; sobre todo ahora que las empresas restauranteras se inconformaron por un segundo cierre de actividades, después de haber regresado a semáforo rojo en la capital.

Un caso ejemplar

¿Cuántas personas habrán fallecido por COVID-19, en la CDMX, después de haberse contagiado en un restaurante? No lo sabemos, pero en el estado de Kansas, Estados Unidos, sí conocen ese dato: cero, hasta el 13 de enero de 2021 (última actualización). 

El Departamento de Salud y Medio ambiente de Kansas le ha dado seguimiento a los casos positivos al SARS-CoV-2 y encontró que en 20 grupos de personas contagiadas en un bar o restaurante del estado se detectaron 304 casos positivos, lo que representa el 0.91% de los 33,403 casos positivos rastreados.

Pero las autoridades sanitarias de Kansas no llegaron hasta ahí. También saben que de esas 304 personas contagiadas del nuevo coronavirus, cuatro (1.3%) tuvieron que ser hospitalizada y que ninguna de ellas murió.

No te puedes perder: Economía y feminicidios: los grandes pendientes de Sheinbaum en la CDMX

La otra crisis en la CDMX

La primera vez que las autoridades gubernamentales solicitaron que nos quedáramos en casa para intentar frenar la propagación del nuevo coronavirus se perdieron más de 256,000 puestos de trabajo en la Ciudad de México. Por esa razón, los restauranteros se manifestaron tras un segundo semáforo rojo en la capital.

Para las finanzas de la industria restaurantera, y para otros negocios obligados a parar sus actividades, ya no era sostenible aceptar un segundo cierre de actividades. 

“Pedimos que la industria restaurantera sea considerada actividad esencial y se nos permita regresar a trabajar. Si algo queda claro es que o abrimos o morimos

se lee en la carta abierta firmada por más de 560 integrantes de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac).

Personal de los restaurantes de la CDMX bloquearon calles, marcharon y, algunos, abrieron para revelarse en contra de la prohibición de operar durante el semáforo epidemiológico rojo.

Al final, consiguieron ser escuchados por las autoridades capitalinas y después de varias reuniones llegaron a un primer acuerdo, que se aplicará a partir del próximo 18 de enero, que implica:

  • Uso obligatorio de código QR.
  • Operar sólo en lugares al aire libre (como terrazas, banquetas, estacionamientos, etc.)
  • Consumo en el lugar hasta las 18:00 horas.
  • Después de las 18:00 horas sólo se permitirá el servicio para llevar. 
  • Colocar las mesas en zig-zag y a una distancia de 1.5 metros.
  • No más de cuatro personas por mesa.

Te va interesar leer: La industria restaurantera advierte: una semana más y se perderán otros 50,000 empleos

Sin embargo, aún no es suficiente para el personal de la industria restaurantera, pues “esta (propuesta) de terrazas le da oxígeno a la industria, pero si seguimos con esto, estaremos igual de afectados”, dijo Manolo Ablanedo, director del restaurante Fisher´s y vocero del movimiento #abrimosomorimos, en entrevista con Milenio.

Las autoridades capitalinas están dando un apoyo de 2,200 pesos al personal de esta industria, pero los restauranteros creen que si bien este esfuerzo es aplaudible, no podrá mantener los empleos que se pueden cuidar si hay una reapertura. 

Una segunda fase de reactivación contemplaría incorporar mesas dentro de las unidades, lo que, al parecer, seguirá dependiendo del comportamiento de contagios y hospitalizaciones en la capital, pues no hay fecha para su implementación.

La encuesta en plena crisis

Lo más cercano a un ejercicio de control que ha publicado el gobierno, acerca de los lugares de mayor contagio es una encuesta realizada a 939 pacientes, entre el 8 y 11 de enero de 2021, en la que, por cierto, no figuran los restaurantes:

  • 36% de las personas encuestadas no sabe dónde se contagió. 
  • 26% se contagiaron en reuniones familiares o con amigos durante las fiestas decembrinas.
  • 12% en el trabajo. 
  • 8% en el transporte público. 
  • 6% en vacaciones de diciembre y enero. 
  • 11% otro.

Aún con el incremento de casos y muertes por COVID-19 en el país, México solo realiza 29,842 pruebas por cada millón de habitantes, cifra que en Estados Unidos es 27 veces mayor (817,308).

¿Cuántas pérdidas humanas y económicas nos habríamos ahorrado si desde el inicio de la pandemia se hubieran realizado miles de pruebas diarias, el rastreo de casos positivos y la publicación de esos datos?

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.