¿Infraestructura vial de la Ciudad de México discrimina a las personas más pobres?

Compartir:

Transportarse es una actividad cotidiana y vital para todas las personas. No obstante, el acceso a las vías para desplazarse es desigual en ciertos casos, como en el de la Ciudad de México.

¿A qué se debe? Principalmente, a la centralización de trabajos y servicios en las ciudades que deja fuera a las personas de las periferias y, también, por la mala planeación del transporte público. 

Transporte público, eficiente para unos cuantos

En su propio documento sobre el Plan General de Desarrollo, el gobierno de la Ciudad de México admite que una de las problemáticas de la ciudad es la segregación social y que esta es causada por la deficiente infraestructura para movilidad

Tal vez te interese: Estructura de la Línea 12 del Metro ya tenía daño antes del terremoto de 2017

El informe establece que los empleos más redituables se encuentran en las alcaldías más céntricas de la ciudad, lo cual, lejos de contribuir al desarrollo, abona a la mala calidad de vida del grueso de la población. 

Al respecto, hablamos con Ana Calderón, integrante de Estrategia Misión Cero, una organización civil urbanista. Nos contó que “La marginación espacial tiene que ver con temas económicos. Las personas que tienen acceso a una movilidad más amplia y menos hostil son aquellas que ya tienen acceso a espacios que son económicamente más valorados”. 

Nos explicó, además, que “esto es una gran contradicción porque uno de los factores para que un espacio se económicamente valorado es su capacidad de conexión con otros espacios y las personas que sostienen esos lugares son las personas que prestan sus servicios y son las que se tienen que mover porque no tienen acceso a vivir cerca de sus fuentes de ingreso”.

El sistema de movilidad de la Ciudad de México promueve la fragmentación social, algo que empieza por las deficiencias en la planeación de la infraestructura vial. La disponibilidad del transporte público se concentra en el centro y no en toda la ciudad.

Fuente: Secretaría de Movilidad de la Ciudad de México

Una mirada a los niveles de marginación y la red de transporte colectivo oficial de la ciudad también muestra que las personas que viven en estas zonas son las que menos acceso tienen a la movilidad.

Fuente: Secretaría de Movilidad de la Ciudad de México

El documento del gobierno de la Ciudad de México explica que la falta de conectividad produce desplazamientos de larga distancia y duración y desincentiva a que las personas viajen. Es decir, la misma infraestructura del transporte orilla a las personas a la periferia y las aleja de los lugares donde hay más trabajos remunerados. 

Los últimos datos de la Encuesta Origen y Destino (EOD 2017) del INEGI revelan que las personas de estratos sociales bajos invierten el doble del tiempo promedio de traslado que las personas de clases más altas, lo cual es un componente para inferir lo lejos que viven las personas para llegar a sus trabajos.

Esta situación afecta más a las mujeres: de acuerdo con la EOD, ellas tienen casi un 50% menos de acceso a transportes motorizados privados que los hombres y por lo tanto son altamente dependientes de servicios de transporte público usualmente lentos, incómodos y percibidos como inseguros. 

La infraestructura vial en México margina a las personas

Este estudio de la revista Urban Public Economic Review establece que la falta de infraestructura para el acceso de vías y zonas principales de las ciudades plantea problemas sociales poco compatibles con el desarrollo. 

El problema, según los y las autoras del artículo, es que las ciudades con ese problema organizan la disponibilidad de servicios de manera céntrica; rara vez los distribuyen. Como toda la inversión está centralizada, no hay inversión pública en zonas donde las personas también se tienen que desplazar. 

Al respecto, Ana Calderón, miembro de la organización urbanista Estrategia Misión Cero, nos señaló que “la transición a los espacios es un problema grave. Uno de los muchos ejemplos de marginación son las ciclovías que existen fuera del cuadrante de Tlalpan, Churubusco, Viaducto y Revolución. Si te sales de ahí, la cantidad de ciclovías disminuye considerablemente. No hay acceso y tampoco hay protección; las personas que más se mueven por la ciudad son las que menos seguridad y recursos tienen”.

Quizá quieras leer: Precios de vivienda en la Ciudad de México orillan a trabajadores a vivir en la periferia

En su informe “Pobreza y exclusión social en ciudades mexicanas”, expertos y expertas de la UNAM explican que para las personas de la Ciudad de México es cada vez más complicado moverse desde su casa hasta el lugar de trabajo o estudio. 

Esto se agrava aún más para la población en situación de pobreza, debido, por una parte, a los costos del uso de los servicios de transporte y, por otra, a la falta de infraestructura urbana en el espacio cercano a las viviendas. 

La falta de infraestructura vial y de transporte afecta a todas las personas de la ciudad ya que dificulta la movilidad para ir de un lugar a otro. Sin embargo, golpea más a las personas de bajos recursos y que están obligadas a vivir lejos de donde tienen que llegar. 

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.