¿Gobierno feminista? Así debió reaccionar Sheinbaum a protestas de mujeres

Compartir:

Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno de la Ciudad de México, debió de tratar las protestas feministas con un riguroso respeto a los derechos humanos y políticos de las mujeres, sin criminalizar las acciones -legítimas- de las manifestantes.

Esto es lo que Patricia Olamendi Torres, coordinadora del Mecanismo de Seguimiento de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer en México –creada por la Organización de Estados Americanos (OEA)nos dijo sobre la actuación de la gobernadora de la capital del país ante el movimiento feminista de este año.

De acuerdo con Olamendi Torres, Sheinbam no debió de haber iniciado campañas en contra de las manifestantes. También señaló que la falta de empatía por parte de la jefa de Gobierno es clara.

Para saber más: Los tres errores de Sheinbaum al exponer a Beatriz Gasca

Como consultora internacional de ONU Mujeres, Olamendi Torres hizo el Protocolo para la Investigación del Feminicidio, una guía de investigación judicial disponible y habilitada para todo el continente americano.

Con esta experiencia, Olamendi ha expresado que la violencia contra las mujeres debe de ser tratada como un asunto de seguridad nacional y los movimientos -feministas- deben de estar enfocados en la protesta, con el fin de que se respete el cumplimiento de las leyes ya construidas -y elaboradas-, por mujeres en nuestro país.

1.- Respeto a los derechos políticos y humanos de las manifestantes

“En primer lugar, -Claudia Sheinbaum- debió actuar respetando los derechos políticos de las mujeres, la libertad de expresión, de asociación y manifestación”, nos dijo.

Como revelamos en esta nota, desde abril hasta diciembre de 2020 al menos 12 manifestaciones han sido reprimidas por autoridades gubernamentales violentando sus derechos humanos por el simple hecho de protestar. 

Nueve de esas manifestaciones han sido para protestar por hechos relacionados con violencia en contra de las mujeres. 

“Se ha iniciado un movimiento que no debe tener retroceso, que es el movimiento por el derecho a la vida de las mujeres, el respeto a nuestros cuerpos, la lucha contra la impunidad, debe ser un movimiento altamente respaldado por todas las mujeres”, dijo Olamendi durante una conferencia magistral en Oaxaca.  

También te puede interesar: Desde abril, al menos en 12 manifestaciones se han violado derechos humanos

2.- No señalar a las mujeres como “incitadoras” de violencia

Patricia Olamendi Torres nos dijo que un gobierno feminista no hubiera iniciado una campaña para supuestamente denunciar a mujeres como incitadoras o infiltradas.

Nuestra entrevistada habla sobre el caso de exhibición pública que recibió Beatriz Gasca por parte de Claudia Sheinbaum. El 28 de septiembre, en una conferencia de prensa, la jefa de gobierno acusó a la entonces vicepresidenta de GINgroup, de financiar el movimiento de okupa en las instalaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos en el Centro Histórico.

“Esto último que hizo, lo de denunciar a una mujer porque fue a apoyar una manifestación y ponerla con todo el peso de la ley, creo que es un acto de violencia política muy grave por parte de ella. Porque está limitado los derechos que tiene Beatriz de manifestarse y de apoyar la causa que quiera, son derechos humanos elementales. Y segundo, – Sheinbaum- no se dio cuenta de que cuando ella hace esas cosas, está utilizando toda la fuerza del Estado. Todo el poder dirigido contra una persona, eso es un asunto muy grave”, agregó Olamendi.

Para saber más: Los tres errores de Sheinbaum al exponer a Beatriz Gasca

3.- Un gobierno feminista tendría empatía

La también directora del Instituto de Formación, Justicia y Derechos Humanos en Puebla, nos explicó que un gobierno feminista tandría más empatía ante el problema de violencia de género que viven las víctimas en la capital y el país entero. 

Claudia Sheinbaum se ve muy lejana a la situación de las mujeres. Estamos corriendo un peligro de retroceso, paradójicamente, en una ciudad gobernada por una mujer”, nos dijo Olamendi.

De acuerdo con la entrevistada, la falta de acciones con perspectiva feminista del gobierno, va en contra de todo lo que las mujeres han construido fuera de los grupos de poder.

“Hemos peleado porque una mujer llegue a esos cargos. Hemos sido las que hacemos las leyes, hemos sido las que hemos creado los sistemas de protección, las que hemos peleado por la paridad, las que seguimos peleando porque no exista violencia para las mujeres que participan en política”, puntualizó.

4.- Un gobierno feminista impondría restricciones inmediatas a agresores

Como creadora del Mecanismo de Seguimiento de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, Olamendi señaló que se debería de generar un cuerpo policiaco especializado. 

La especialista también sugiere facultar a los juzgados mixtos, cívicos y de paz, para conocer inmediatamente sobre estas agresiones y, con ello, lograr la detención inmediata del presunto agresor; así como desarrollar peritos con capacidad de investigación.

¿Claudia Sheinbaum pasará a la historia como la primera mujer gobernante de la CDMX o como la que permitió más agresiones en contra de las capitalinas?

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.