Infancias sin etiquetas: niñas y niños luchan por su identidad

Compartir:

El pendiente de la CDMX

Teicuh nació siendo biológicamente niña, pero jamás se identificó como tal. Se rehusaba a usar vestidos y faldas, odiaba que su mamá le peinara con trenzas. Prefería los juguetes de niños que los de niñas. Hoy, con 17 años de edad, nos platica en este vídeo cómo ha sido librar esta batalla. 

Yahel Andrade apenas tiene 11 años, le gusta jugar con carritos, pistolas y bloques de construcción, pero también le gusta ponerse los tacones de su mamá. Simplemente pide que no lo etiqueten con un género.

En un mundo ideal donde no existan estereotipos de género esto no sería un problema, pero en la realidad actual lo es. Esto lleva a jóvenes como Teicuh y Yahel a crecer discriminados por no “encajar” en el sexo con el que biológicamente nacieron.

Te puede interesar ver: Tres historias de personas transgénero

¿Qué son las infancias transgénero?

Los niños y niñas trans crecen sin identificarse con el sexo con el que nacieron y deciden modificar su apariencia o su forma de vida con el género con el que se identifican. Se estima que 2.7% de las y los adolescentes en estudios poblacionales en otros países son transgénero, de acuerdo con Maria Fernanda Castilla, endocrinologa e investigadora  de las infancias trans. En México eso representaría casi 370 mil menores de edad. 

Por eso es que en febrero de 2019, la Asociación por las Infancias Trans presentó una iniciativa de reforma al Código Civil de la CDMX, para que las niñas y niños puedan cambiar sus documentos oficiales con la identidad que ellos y ellas prefieran, sin necesidad de ir a juicio, como actualmente sucede.

“La reforma busca que estas niñas, niños y adolescentes trans, que ya se viven en un género que es el suyo, no estén en un estado de indefensión. Actualmente son rechazados desde sus colegios, en el deporte que practican se les excluye porque no tienen documento inicial de identidad y, con ello, pues no tienen acceso a todos los demás derechos que tienen las demás personas”, nos cuenta Tania Morales, presidenta de la Asociación por las Infancias Trans.

Esta reforma, que se aprobó en las comisiones del Congreso de la CDMX en noviembre de 2019, ha sido postergada desde febrero pasado, cuando las diputadas y diputados del Congreso de la CDMX se comprometieron a discutirla para su aprobación. Está en la congeladora desde entonces.

La iniciativa ha sido criticada por legisladores del Partido Acción Nacional (PAN), como Christian Von Roehrich, por considerar que esta iniciativa “afecta a las familias y para discutirla deben consultar a especialistas y psicólogos”.

“El hecho de que crean que no existimos o que estamos locos es porque, pues no se han informado o no nos conocen… Si tuvieran la oportunidad de conocernos, así en persona, creo que se darían cuenta de que no somos un peligro para la sociedad, no queremos robarnos a sus niños, convertirlos, o traerlos al lado oscuro”, nos dijo Yahel.

Independiente a su identidad de género, todas las niñas y niños tienen derecho a tener las mismas oportunidades y a no ser discriminados. El problema es que desde pequeños son rechazados en las escuelas, en sus actividades y ahora hasta por la ley si no “cumplen” con estos estereotipos.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.