CDMX
.
La CDMX no está sola: hay otros estados donde sufren contaminación ambiental
CDMX
La CDMX no está sola: hay otros estados donde sufren contaminación ambiental
Aunque sí es la peor
29 Jun | 2019
Por: Verificación y datos
La CDMX no está sola: hay otros estados donde sufren contaminación ambiental
Aunque sí es la peor
Verificación y datos por: Verificación y datos
Jun 29, 2019
Compartir

En los primeros meses de este año en la Ciudad de México (CDMX) se ha respirado aire que, literalmente, nos está matando poco a poco. De 151 días (1 de enero a 31 de mayo) los capitalinos sufrieron 142 días con mala calidad de aire. Lo más alarmante es que en ese periodo no hubo ningún día con aire limpio en la Ciudad. 

Esto convierte a la CDMX en la ciudad con más días de contaminación ambiental en lo que va de 2019.

Sin embargo, Baja California (Tijuana) también muestra señales de alerta al tener una mayor cantidad de días con calidad de aire muy mala, sumando 71 entre enero y mayo de este año, poniendo en mayor riesgo a sus habitantes.

Este problema se suma a la crisis de seguridad que vive la CDMX con aumentos en homicidios, extorsiones, secuestros, violaciones, robos, así como una menor generación empleos formales.

Así le fue a otras ciudades con la contaminación ambiental

Para esta investigación revisamos los datos registrados de cada contaminante en el aire en Nuevo León (Monterrey), Jalisco (Guadalajara), Baja California (Tijuana) y Puebla (Puebla).

Resalta que en ninguno de estos estados (y sus ciudades) se observó un solo día con buena calidad de aire (menor a los 50 puntos IMECA). 

La CDMX fue la que registró mayor cantidad de días con mala calidad de aire llegando a 142 días (131 con mala calidad y 11 con muy mala) bajo estas condiciones, que equivalen al 94% de los días que lleva el 2019 hasta el 31 de mayo. El resto tuvo una calidad regular del aire.

Le sigue Jalisco con 127 días con mala calidad de aire (por encima de los 100 y menor a los 150 puntos IMECA) y dos días con muy mala calidad (por encima de los 150 puntos IMECA).

Por su parte, también resalta que Baja California es la entidad con más días con muy mala calidad de aire al tener 71 días con estos niveles. Sumando los días con mala calidad, en total Baja California ha sufrido 121 días de altos niveles de contaminación en el aire.

Finalmente están Puebla y Nuevo León que tuvieron la menor cantidad de días con niveles altos de contaminación del aire. Mientras Puebla registró 109 días (88 con mala calidad y 21 con muy mala calidad), Nuevo León muestra solo 97 días así (95 con mala calidad y 2 con muy mala), convirtiéndose en el estado que menos aire contaminado tuvo de esta selección en lo que va del año.

¿Cómo afecta el aire contaminado a nuestra salud?

De acuerdo a la Dirección de Monitoreo Atmosférico de la Ciudad de México, nuestro cuerpo se ve afectado por la contaminación en el aire. Las vías respiratorias son las más dañadas, pero también puede llegar a perjudicar otros órganos como pulmones, corazón, cerebro, páncreas, vejiga, riñones, esófago y estómago.

A continuación te presentamos un resumen de las afectaciones que tiene cada contaminante del aire:

Pero, ¿cómo se mide la contaminación ambiental?

A través del Índice Metropolitano de la Calidad de Aire, más conocido como IMECA. Fue creado en la década de los 80’s con el objetivo de medir de forma estandarizada los niveles de contaminación en el aire de nuestro país.

El cálculo de este índice incluye la medición de las concentraciones en el aire de cinco contaminantes: monóxido de carbono (CO), ozono (O3), bióxido de azufre (SO2), óxidos de nitrógeno (NOx) y material particulado, es decir partículas minúsculas de 2.5 micrometros de diámetro (PM 2.5) que son 28 veces más pequeñas que un cabello humano y de 10 micrometros de diámetro (PM 10), siete veces más pequeñas.

Sin embargo, Carlos Álvarez Flores -ingeniero y experto en gestión de residuos y cambio climático y presidente de México, Comunicación y Ambiente A.C.- declaró, en entrevista con Cuestione, que de los cuarenta contaminantes que “desde 1999, toma en cuenta la Organización Mundial de la Salud (OMS)” nuestro sistema de medición “sólo considera cinco”.  

Lo preocupante para él es que de la lista completa, algunos de esos componentes “son tóxicos” y provocan “serias afectaciones de salud” e incluso cáncer.

Álvarez añade que, hasta la fecha, “ningún gobierno en nuestro país ha invertido los fondos suficientes” para hacer “estudios epidemiológicos por contaminante” que permitan conocer a fondo los problemas que genera la contaminación del aire. Concluye que de esta forma “es difícil plantear soluciones efectivas”.

¿Qué hacen los gobiernos ante esta situación?

Días después de la última contingencia ambiental en la CDMX, la nueva administración de Claudia Sheinbaum, presentó el nuevo programa para prevenir y responder a contingencias ambientales atmosféricas en el Valle de México, que cuenta con la colaboración del gobierno del Estado de México.

Aunque trajo consigo modificaciones importantes como una fase preventiva de contingencia, una nueva fase contingencia mixta, la restricción de Fase II a autos foráneos, entre otras, aún queda pendiente un programa a largo plazo que será presentado en los próximos meses.

Por su parte, de acuerdo a información de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), para 2017 solamente cinco entidades cuentan con un plan de contingencia ambiental: Zona Metropolitana del Valle de México (CDMX y 18 municipios del Estado de México), Guanajuato, Jalisco y Nuevo León.

Puebla, aunque es considerada dentro del Convenio de Coordinación de la Comisión de la Megalópolis (que abarca la zona metropolitana del Valle de México, Hidalgo, Puebla, Morelos, Querétaro y Tlaxcala), no cuenta con un plan de contingencia ambiental propio y solo emite recomendaciones cuando los niveles de toxicidad se elevan.

Por otro lado, Baja California en 2019 adoptó y aprobó por primera vez un plan de contingencia ambiental para hacer frente a los altos niveles de contaminantes y “con el fin de desarrollar estrategias de control, prevención y mitigación de contaminación atmosférica”.

¿Qué sigue?

De no atenderse esta situación, podríamos estar hablando de una crisis pública de salud. ¿No lo crees? Pues de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, este fenónemo afecta al 90% de la población global y las estimaciones apuntan a que en un año generan la muerte prematura de casi 9 millones de personas en el planeta. 

¿Podrán ser estas acciones suficientes para resolver el problema del aire? ¿hasta cuándo la contaminación del aire será una prioridad para los gobiernos?

TE RECOMENDAMOS
Compartir: