Los cinco desencuentros entre Sheinbaum y López-Gatell

Compartir:

Niegan rivalidad, pero chocan una y otra vez

Parece que Hugo López Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, y Claudia Sheinbaum Pardo, jefa de Gobierno de la Ciudad de México, viven la pandemia de COVID-19 en realidades distintas. Mientras el gobierno federal tiene unos datos, el capitalino tiene otros.

Sus discrepancias van desde las recomendaciones que dan a la sociedad sobre el uso de cubrebocas, hasta las cifras de muertes que presentan a diario en sus respectivas conferencias. Estas diferencias han causado diversos rumores sobre un conflicto político entre dos de los personajes favoritos del presidente Andrés Manuel López Obrador.

¿Pero cuáles son los cinco momentos clave en donde sus diferencias se han hecho evidentes?

  1. Los “otros datos” de las muertes por COVID-19

El 12 de mayo, López-Gatell reportaba que en la capital del país habían fallecido -hasta ese momento- 123 personas, mientras que en el informe de la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, daba cuenta de 937; es decir, casi ocho veces más de lo que apuntaban los números oficial del gobierno federal, según documentó Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).

Fue hasta entonces que Sheinbaum Pardo reconoció que sí hay más muertes de las que registra oficialmente, y esto se debía –dijo– a que los decesos eran analizados por un comité científico para corroborar si se trata o no de una defunción por coronavirus.

En el último informe, del 15 de junio, las diferencias ya fueron eliminadas y ambos –tanto gobierno federal como de la CDMX– reportan 4,664 fallecimientos en la capital del país. Con esto, la Ciudad de México es la entidad más afectada del país por el número de muertes, con 26% del total a nivel nacional. Pero la cifra podría aún ser mayor. 

La revista Nexos encontró que había un “excedente de muertos” de 17,000 personas, es decir, que un mayor número de personas fallecieron entre el 30 de marzo y 7 de junio de este año, en comparación con los fallecimientos en el mismo periodo de los años 2016, 2017, 2018 y 2019, por lo que éstas defunciones podrían estar relacionadas al COVID-19.

Te puede interesar leer: Todo lo que hay detrás de los “otros datos”  en las otras muertes por COVID-19

2.-¿La predicción de COVID-19 en la CDMX quedó rebasada?

Otra más. El 10 de junio, López-Gatell reconoció que la curva epidemiológica (el número de contagios acumulados por día) en el Valle de México (Ciudad de México y las zonas conurbadas del Estado de México) no ha disminuido, y que las predicciones pronosticadas habían sido “rebasadas”. Es decir, que los casos positivos de COVID-19 no han disminuido.

“Habíamos dicho que entre el 6 y 8 de mayo llegaríamos al punto máximo… ¿Qué estamos viendo? Que la predicción, desde luego, quedó rebasada porque hay persistencia (en los casos positivos de COVID-19)”, dijo López-Gatell el 10 de junio.

Pero un día después, Sheinbaum Pardo descartó lo que dijo López-Gatell y explicó que la Ciudad de México tiene otro modelo estadístico, donde no se han rebasado esas predicciones. “En el de nosotros estamos en el margen de lo que se había previsto, pero debe estarse analizando todos los días (…) Nosotros pensamos que está disminuyendo, pero muy lentamente”, reconoció Sheinbaum.

¿Entonces? Mientras hay diferencias en los datos de estas curvas, el gobierno de la ciudad y otros 15 estados ya empezaron la transición al semáforo naranja, lo que implica que se reanuden actividades a partir del 22 de junio en tianguis y mercados, por ejemplo.

Te puede interesar leer: Otra vez cambió la forma de definir el semáforo de COVID-19 por entidad
3.-¿Más pruebas sí o no?

En la transición a la “nueva normalidad” (el plan de reapertura en el país, después de la cuarentena), la Ciudad de México anunció que pasaría de hacer mil pruebas de COVID-19 por día, a casi el triple: 2,700. Esto, con el propósito de diagnosticar más rápido a las personas contagiadas, cortar la cadena de propagación de virus, detectar y aislar a personas asintomáticas.

Sin embargo, esta estrategia también se contradice con lo que ha dicho López-Gatell desde el inicio de la pandemia, quien ha insistido en que hacer pruebas no es un método eficaz para disminuir la propagación de la epidemia. “¿Nos faltan pruebas? La respuesta es no”, ha reiterado en varias ocasiones el funcionario. Esto, a pesar de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de hacer “pruebas, pruebas, pruebas”.
4.-Uso de cubrebocas

Para Sheinbaum Pardo, el uso correcto de cubrebocas puede disminuir hasta 70% el riesgo de contagio, por eso es que su uso es obligatorio en toda la ciudad. Pero López-Gatell dice que no existe evidencia científica de que el uso de cubrebocas sea útil para evitar la propagación del virus. Su posición ha variado desde entonces, pero fue muy claro en un principio que los cubre bocas servían para muy poco.

El científico mexicano Mario Molina, Nobel de Química 1995, también contradijo a López-Gatell, en la conferencia virtual del gobierno de la ciudad, el 15 de junio. Ahí explicó que el uso de cubrebocas sí fue un factor determinante para reducir los contagios en Nueva York e Italia, de acuerdo con un análisis estadístico -que fue cuestionado en redes sociales y medios de comunicación por especialistas- en el que participó con sus colegas de las universidades de Texas y de California,.

5.-¿Cuándo le vas a dejar de mentir al presidente?

Esta diferencia entre los discursos se hizo más evidente cuando Sheinbaum Pardo le reclamó en una reunión privada a López-Gatell, “¿Cuándo le vas a dejar de mentir al presidente?”, de acuerdo con una columna publicada por el periodista Carlos Loret de Mola en El Universal.

Sin embargo, Sheinbaum y López-Gatell descartaron esta versión. La jefa de Gobierno dijo que se trataba de una noticia falsa. Sea o no cierta la versión del encontronazo, lo que es real es que una y otra vez han manifestado posiciones encontradas respecto a la crisis sanitaria.



Mientras se ponen de acuerdo en las cifras y declaraciones, lo cierto es que el número de muertes y contagios por COVID-19 no ha disminuido (hasta la fecha, van más de 17,500 personas fallecidas en el país), según los datos del gobierno federal. 

Sin embargo, ya hay un plan de regreso a la normalidad, impulsado principalmente por el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien incluso declaró que “ya hemos pasado lo más difícil de la pandemia” y ha llamado a la población a “superar el miedo”.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.