Proyecto del Bosque de Chapultepec, mucha inversión y cero estudios

Compartir:

Con una pandemia encima, el mayor desplome de la economía en la historia de México y la pérdida de un millón de empleos, ¿en qué invertirá el gobierno? En el Bosque de Chapultepec

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador le hará una gran cirugía al principal pulmón de la Ciudad de México: el Bosque de Chapultepec, el cual estrenará –entre otras cosas– una nueva sección y la ampliación a su terreno, que pasará de tener 686 hectáreas a 800, unas 125 veces el tamaño de una cancha de futbol.

A lo que no se le aplicará ninguna cirugía es al presupuesto que se le destinará para su rehabilitación: más de mil millones de pesos que inyectó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para este año, por ser “un proyecto prioritario”.

¿En qué consiste la rehabilitación? 

La rehabilitación del bosque saneará sus árboles enfermos, limpiará sus lagos, rescatará las zonas abandonadas, construirá una sala de conciertos y nuevos espacios culturales, así como una calzada flotante que conectará las cuatro secciones del bosque, a través de un puente peatonal, todo esto como parte del proyecto “Bosque de Chapultepec: Naturaleza y Cultura.

*El proyecto conectará las cuatro secciones del Bosque de Chapultepec.

Fuente: Presentación del Proyecto

Este plan ya fue bautizado por algunos como el “Orozco Park”, pues la mente detrás de este ambicioso plan es Gabriel Orozco, un artista contemporáneo mexicano, al que seguro recuerdas por su Oroxxo, una recreación de un Oxxo que hizo en la galería Kurimanzutto, en 2017. 

Sin embargo, la rehabilitación del bosque –que estará a cargo de la Secretaría de Cultura federal y el Gobierno de la Ciudad de México– ya ha generado cuestionamientos y críticas por parte de las y los vecinos del Bosque, académicos y activistas, quienes han alertado que aún no se cuenta con un Plan de Manejo para realizarlo, ni los estudios del impacto ambiental necesarios para proteger a las más de 50 especies de aves, mamíferos y peces que habitan ahí.

Por eso aquí te explicamos algunos de los puntos que se han criticado en este plan de rehabilitación:

¿Cuál austeridad?

Una parte de los recursos destinados para el “Orozco Park” (96.6 millones de pesos) fueron tomados del presupuesto de la Secretaría de Cultura federal, que transferirá 26.8 millones de pesos a la Secretaría del Medio Ambiente de la CDMX, para que realice los estudios de impacto ambiental, y otros 69.7 millones de pesos a la Secretaría de Obras y Servicios de la CDMX, para que ejecute los estudios de factibilidad e impacto urbano, de acuerdo con el convenio publicado en el Diario Oficial de la Federación, el 10 de agosto.

Esta asignación de recursos ha sido blanco de críticas, pues en plena crisis por la pandemia del COVID-19, el gobierno destina “recursos históricos” por ser considerado como uno de los proyectos prioritarios del gobierno de López Obrador.

“Por una parte celebramos que haya una intención de rescatar un pulmón tan importante como el Bosque de Chapultepec, pero esta macroinversión no justifica la inversión que podría hacerse a un hospital o a atender a las familias que se quedaron sin empleo. Todo proyecto que vaya por el rescate de la ciudad, no debe desatender la crisis en salud que vivimos”, nos dice el arquitecto Miquel Adrià , encargado de la restauración del Hotel de Cortés en el Centro Histórico y quien también dirige la revista Arquine.

Te puede interesar leer: Sheinbaum revive el Corredor Chapultepec pero debe 921 millones de pesos

No hay estudios técnicos ni ambientales

Otra de las críticas que ha recibido el nuevo plan para Chapultepec es que, a más de un año de su presentación, aún no cuenta con estudios de impacto ambiental, ni se conoce el diseño del Plan Maestro y el Plan de Manejo, nos explicó Pablo Gaytán, especialista en temas urbanos e integrante del Frente Ciudadano para la Defensa y Mejora de Chapultepec.

La autoridad que se encarga de aprobar el Programa de Manejo es la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema). Y a pesar de que aún no existe tal programa, ya se licitó el contrato para construir una de las calzadas que conectarán las cuatro secciones.

“Es una incongruencia legal y de procedimientos administrativos que se anuncie sin diagnóstico y que ya se haya licitado la calzada flotante, antes de contar con el Programa de Manejo actualizado y consultado a la ciudadanía”, dice Gaytán.

Incluso, el Consejo Rector Ciudadano del Bosque de Chapultepec (encargado de vigilar y aprobar modificaciones en la zona), explicó, en una carta el 14 de julio, que los planes que ha presentado el artista Gabriel Orozco y su equipo de trabajo son “proyectos aislados, de diferentes escalas y grados de avance, sin la articulación física, ambiental, social y financiera que permite un Programa de Manejo”.

Te puede interesar leer: De Campo Militar a megapulmón de la CDMX

Trabajo de un solo artista: sin concursos ni transparencia

Gabriel Orozco hará del Bosque de Chapultepec su lienzo más grande. Tendrá 800 hectáreas para rehabilitar el pulmón de la ciudad. Su trabajo será “pro-bono”, es decir, el artista no cobrará ni un peso por este proyecto, según ha dicho él mismo.

“Un buen cliente (en este caso el gobierno) debería apelar, no tanto por la obra gratuita, sino por el mejor proyecto, y éste debería ser el resultado de un consenso en planeaciones urbanos de este tipo, con concursos y transparencia para que se tenga la mejor opción, pues están involucrados recursos públicos”, dice el arquitecto Miquel Adrià .

“Me parece muy cuestionable que se escoja a un artista y no a urbanistas, ni arquitectos ni a equipos multidisciplinarios y que esta rehabilitación sea producto de la opinión de un solo creador”, dice el arquitecto.

¿Y el rescate cultural?

Otra de las críticas es que, por una parte, se planean construir nuevos espacios culturales, mientras 16 de los museos que ya están en el Bosque de Chapultepec agonizan por el recorte a su presupuesto y malas condiciones en su estructura, nos dicen Miquel Adrià y Pablo Gaytán. 

“Es contradictorio que se pretendan gastar millones de pesos, mientras que el Museo Nacional de Antropología funciona con goteras”, dice Gaytán.

A esto se le suma, la petición que han hecho unos 4,500 artistas que colaboran con la Secretaría de Cultura, de tener apoyos mensuales, pues enfrentan una crisis laboral y económica por el cierre de teatros y espacios artísticos. 

¿El Jardín Botánico en riesgo?

El Jardín Botánico de Chapultepec y sus más de 300 variedades de plantas exóticas, en la primera sección, es una de las principales atracciones del Bosque. Sin embargo, aquí es donde el artista planea construir el Pabellón de Arte Contemporáneo, “un espacio para exponer la diversidad cultural, ambiental de México contemporáneo en sus distintas disciplinas, fotografía, diseño, arquitectura, paisajismo y música”, de acuerdo con Orozco.

De concretarse, el Jardín Botánico sería trasladado a la segunda sección del bosque, aunque el gobierno de Claudia Sheinbaum ya ha dicho que se respetará la flora y fauna del sitio, pues el nuevo pabellón que se construirá será de “infraestructura ligera”, de acuerdo con un comunicado reciente.

“El Pabellón Contemporáneo Mexicano integraría y multiplicaría, de manera natural, la oferta cultural de la Primera Sección del Bosque de Chapultepec, al completar el circuito que conforman los museos de Antropología, Tamayo, Arte Moderno y el Castillo de Chapultepec”, se lee en el comunicado.

A pesar de estos pendientes y de la crisis sanitaria por la COVID-19, Claudia Sheinbaum y Alejandra Frausto, ya dieron banderazo al proyecto. Sin embargo, aún está pendiente que se presenten los estudios ambientales para saber que el pulmón de la ciudad estará a salvo.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.