Ya se notan las vacaciones de Semana Santa en los hospitales COVID-19 de la CDMX

Compartir:

“Me hago la prueba para cuidarme y cuidar a mi familia, empecé con síntomas como dolor de cabeza y otros malestares y entonces decidí mejor venir. Durante la Semana Santa salí de la ciudad y convivÍ con algunas personas”

 Juan, vacacionista que dio positivo a la Covid-19.

Así como el testimonio de Juan, muchos capitalinos decidieron salir durante el periodo vacacional de Semana Santa, a pesar de que la pandemia por COVID-19 se mantiene activa en la Ciudad de México, y en su regreso llenaron los kioskos de pruebas rápidas gratuitas establecidos por el gobierno de la CDMX.

Esta situación es más complicada para la Dra. Michel Gamboa Ponce, médico de primera línea en atención a pacientes COVID-19 en la CDMX, con quien pudimos conversar sobre el tema. 

De acuerdo con su testimonio, “las hospitalizaciones de Semana Santa para acá han aumentado de manera constante”. Y aunque advierte que aún no están saturados, esperan que llegarán a “la ocupación límite durante las próximas semanas” a raíz de estos días de asueto. 

Te recomendamos: Sector turístico: uno de los más afectados por el COVID-19

Y a pesar de que las cifras diarias de pruebas, casos positivos y hospitalizaciones aún no muestran cambios respecto a la tendencia a la baja que se venía observando desde marzo, las cifras de muertes por COVID-19 dan a entender otra cosa.

En una semana casi se duplican muertes por COVID-19 en la CDMX

Respecto a las cifras de defunciones diarias por esta enfermedad, existen dos fuentes de información. La presentada por la Secretaría de Salud (SSA), que agrupa los datos de las 32 entidades federativas, y la presentada por el propio gobierno capitalino en su resumen diario de casos COVID-19.

Como se muestra a continuación, la información del gobierno federal muestra la misma tendencia a la baja en las cifras de muertes a causa del SARS-COV-2, mientras que los reportes diarios de la CDMX muestran un crecimiento a partir del 30 de marzo.

Durante los primeros siete días de abril, en la CDMX se reportaron en promedio 82 defunciones diarias, mientras que entre el ocho y el 13 del mismo mes los fallecimientos diarios casi se duplicaron, al pasar a 151 muertes promedio al día. Un aumento de 84%.

De acuerdo con un funcionario de la Agencia Digital de Innovación Pública (ADIP) -dependencia encargada de la presentación y actualización de estos reportes-, entrevistado por Cuestione, dicha diferencia se debe a que los informes diarios de resumen provienen de la información de las actas de defunción, en donde se incluyen los casos sospechosos que no fueron confirmados.

Respecto a la información de la SSA, el funcionario nos explicó que un grupo de expertos médicos analiza rigurosamente los casos sospechosos para determinar si la causa final de la muerte se relacionó efectivamente con la enfermedad. “Para poder hacer esta comparación, ambas fuentes se encuentran disponibles en línea”, precisa el entrevistado. 

Más sobre este tema: Las cifras sobre muertes por COVID-19 del INEGI que contradicen a las de López-Gatell

Pruebas, positividad y hospitalizaciones se mantienen a la baja

Respecto a estos tres indicadores, los datos del gobierno capitalino muestran que a pesar de las vacaciones de Semana Santa la tendencia a la baja se mantiene en la CDMX.En el caso de los registros de pruebas y casos positivos diarios, podemos observar que, salvo algunos días con más de 10,000 pruebas aplicadas y más de 1,000 casos confirmados diariamente, la tendencia de estos indicadores se han mantenido a la baja.

Esto va de la mano con las cifras de hospitalizaciones diarias registradas por el gobierno de Claudia Sheinbaum, las cuales muestran que el descenso en este indicador también se ha mantenido en abril tanto para camas generales como para las de intubación.

¿Nos salvamos de una tercera ola?

De acuerdo con la doctora Michel Gamboa, “aún es pronto para hablar de un nuevo pico o una nueva ola” aunque alerta que “fácilmente es un escenario al que nos podemos enfrentar pronto y para el que ya empezaron a prepararnos (en el hospital)”.

El motivo, explica la especialista, es que “una vez que alguien sale de vacaciones es imposible saber a cuántas personas más pudo haber contagiado” ya que “las personas que regresan contagiadas, y probablemente asintomáticas, se convierten en nuevas fuentes de contagio al regresar a casa exponiendo al sector con el que pudieran convivir de forma diaria ya sea en casa o en su lugar de trabajo”.

“Muchas personas que van a contagiarse durante estassemana pueden incluso no haber salido de vacaciones y terminar enfermas”.

Dra. Michel Gamboa Ponce, médico de primera línea en atención a pacientes COVID-19

Para la entrevistada, este nuevo crecimiento esperado se debe a que “durante estas vacaciones, las medidas básicas de prevención como el distanciamiento social, quedarse en casa y el uso de cubrebocas fueron ampliamente ignoradas, como ha sido documentado en diversos reportajes y en los porcentajes de ocupación hotelera”.

Ante esta situación, la recomendación de la doctora Gamboa para la población general “continúa siendo el uso correcto de cubrebocas, el distanciamiento social, así como el lavado frecuente de manos con agua y jabón o el uso de gel antibacterial”. 

Agrega también que “si una persona comienza con síntomas, se debe aislar y buscar orientación médica oportuna”. Respecto a la vacunación, la entrevistada recalca que “las vacunas son seguras y que no dejen de ponérsela cuando sea su turno”.

¿Lograremos evitar la tan temida tercera ola? 

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.