Columnas
Foto: Cuartoscuro
31,632
Columnas
31,632
Los muertos de Andrés Manuel López Obrador
22 Nov | 2019
Por: Ricardo Pascoe Pierce
31,632
Los muertos de Andrés Manuel López Obrador
Ricardo Pascoe Pierce por: Ricardo Pascoe Pierce
Nov 22, 2019
Compartir

El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, considera que 31,632 es una cifra razonable y aceptable. Si no fuera así, estaría planteando rápidamente un cambio de estrategia en el combate al crimen organizado, empezando por una reformulación drástica al Presupuesto de Egresos Federal (PEF) 2020

Pero, no, no está contemplando incrementar los recursos dedicados al combate al crimen organizado y al narcotráfico. Incluso, mantiene a la baja los fondos federales dedicados a la consolidación de las fuerzas federales, empezando por la Guardia Nacional. Se redujo el presupuesto tanto a Gobernación como a la Secretaría de Seguridad Pública Federal en más del ¡50%! 

Prefiere, con visión estratégica, dedicar el dinero a programas sociales controlados directamente por su oficina y sin posibilidades de fiscalización alguna y al rescate de PEMEX, incluyendo la construcción de una refinería, además de un aeropuerto, ambas obras públicas ahora bajo severo cuestionamiento por su poca planificación, legalidad y viabilidad económico-financiera.

31,632 muertos hasta octubre de 2019, ni siquiera ha llegado al primer año de su gestión. Así, la Cuarta Transformación carga, sobre sus espaldas y lomo, la enorme pena de tantas muertes. Y viene lo peor.

A diferencia de gobiernos anteriores, especialmente desde el de Felipe Calderón, que reconoció y asumió el problema, al igual que el de Peña Nieto aún con evasivas y ambigüedades, el gobierno de López Obrador se niega a reconocer la realidad. Vive y subsiste en una entrevela. Densas capas de neblina hechas de gracia, ceguera y  cinismo envuelven al gobierno actual. Se niega a reconocer responsabilidad alguna de la situación actual.

Todo debe ser culpa de otros, alega el Presidente, refunfuñando. Mi sueño es tan bonito, tan puro, como los ángeles. Claro, ángeles indígenas, no mestizos. El sueño es de paz y tranquilidad, de papás, mamás y sus hijos corriendo tras mariposas, agradecidos todos con el señor presidente. Esas noticias de violencia, crimen y brutalidad no debe perturbar el sueño infinitamente gratificante de López Obrador.

Mientras tanto, los cuerpos mutilados, torturados, maniatados y descuartizados, incluso decapitados, se acumulan por todo el territorio nacional. Bolsas negras aparecen por doquier con cuerpos sin identificar. Ya son, señor presidente, 31,632 homicidios. No lo quiero molestar, pero, ¿no cree que habría que hacer algo?

Al presidente le da flojera hablar con Javier Sicilia, y anunció que no lo recibirá. Sí recibirá, en cambio, a la familia LeBarón, principalmente por las implicaciones que su caso tiene con el gobierno estadounidense por gozar de doble nacionalidad y porque el gobierno mexicano autorizó la entrada al territorio nacional a una caravana de 50 camionetas de la FBI y DEA para investigar el caso. Sin embargo, el presidente fue enfático: recibirá a la familia LeBarón, pero sin el acompañamiento de organizaciones de la sociedad civil que se ocupan de los temas de seguridad y derechos humanos.

Sicilia comentó sobre la hostilidad presidencial que pareciera que López Obrador no asume plenamente su papel como presidente constitucional, y prefiere seguir en la línea de incrementar la polarización de la sociedad mexicana ¿Con qué fin?

Esa línea nada tiene que ver la pacificación. Tiene que ver, más bien, con la idea presidencial de que la guerra le conviene. Así, 31,632 es una cifra razonable.  

@rpascoep

TE RECOMENDAMOS
Compartir: