Columnas
.
Advertencias a la 4T
Columnas
Advertencias a la 4T
2020, año decisivo para el gobierno
03 Ene | 2020
Por: Ricardo Pascoe Pierce
Advertencias a la 4T
2020, año decisivo para el gobierno
Ricardo Pascoe Pierce por: Ricardo Pascoe Pierce
Ene 03, 2020
Compartir

En el entorno económico, político y de seguridad pública han surgido voces advirtiendo sobre los peligros en enfrentará México en 2020. Parten todas de un supuesto primario: en 2019 el gobierno federal gozó de dos “tolerancias”. 

La primera, que la economía traía, desde el 2018, una dinámica de solidez y moderado crecimiento, además de ahorros, que sirvieron como punto de despegue y financiamiento del año pasado, hubiesen o no cambios en la gestión económica. 

La segunda tolerancia se deriva del bono democrático que el electorado le dispensó al gobierno de López Obrador, derivado de su victoria electoral en 2018. Le entregó, literalmente, un tiempo de tolerancia para solucionar los problemas del país.

Obviamente los problemas de México son mucho más complejos de lo que el pensamiento mágico-simplista de López Obrador podía imaginar. Primero pidió tres meses de tolerancia, después seis meses, después prometió un año, y ahora pidió otro año. No es difícil imaginar que así seguirá sucediendo durante los seis años que dure el sexenio.

Pero los grandes problemas y retos para este gobierno empiezan ahora, al iniciar el 2020. La economía se secó. Arrancamos con una economía en cero crecimiento (o menos cero, incluso) y sin claras opciones para un despegue en el corto plazo. Las promesas de inversión nacional y extranjera no se materializan, debido, en gran medida, a la falta de confianza y certidumbre sobre las políticas económicas y fiscales del gobierno. Nadie debe llamarse a engaño: las promesas empresariales de invertir no se están acompañando de acciones tangibles. No le creen al gobierno.  

El gobierno consumió la mitad del fondo de contingencia el año pasado y tomará el resto durante el que corre, para cubrir el déficit generado entre sus ingresos y egresos. Los ingresos petroleros no responden ni remotamente a las expectativos oficiales, y PEMEX corre el riesgo de caer en default. 

A pesar del crecimiento de la deuda -algo que, por cierto, AMLO prometió que no sucedería en su gobierno- se desplomó la inversión pública en obras y, a pesar de ello, hay subejercicio en el gasto público, mientras cae la producción agrícola y existe desabasto de medicinas.

En 2020 la economía mexicana arranca desde el fondo de una barranca y parece no existir conciencia gubernamental del hecho. Más bien, escuchamos un corifeo de negadores.

En materia de seguridad, 2019 ha sido el año más mortífero en la historia moderna de México. Y no existen razones fundadas o razonables para pensar que 2020 será mejor. Al contrario, después de escuchar las declaraciones “negadoras de la realidad” de Alfonso Durazo sobre la Guardia Nacional y sus supuestos avances y éxitos (sin presupuesto para salarios), es de esperarse un año aún más mortífero que el anterior. 

Según lo pactado en el T-MEC, los conflictos laborales en México serán resueltos a través de un hotline instalado en Washington por una junta calificadora de cinco integrantes nombrados por el gobierno de aquel país. 

Con este acuerdo, las huelgas serán resueltas en Estados Unidos e informadas a México, bajo amenaza de sanción económica. Lo mismo sucederá con la política migratoria mexicana, confeccionada en Washington. Y el desempleo crecerá en 2020, ocasionando graves conflictos sociales.

2020 promete ser un año decisivo para el devenir de la 4T. Para tener éxito deberá tomar en serio las advertencias de especialistas y analistas sobre los peligros que entrañan los programas que propone y corregir el rumbo, o deberá optar por imponer sus programas contra la necia realidad.   

@rpascoep

TE RECOMENDAMOS
Compartir: