Columnas
Foto: Especial
Argentina: El retorno del kirchnerismo
Columnas
Argentina: El retorno del kirchnerismo
Mercados muestran preocupación
24 Ago | 2019
Por: Rodrigo Salazar Elena
Argentina: El retorno del kirchnerismo
Mercados muestran preocupación
Rodrigo Salazar Elena por: Rodrigo Salazar Elena
Ago 24, 2019
Compartir

Desde la ola de democratización iniciada en los años 70, únicamente dos presidentes latinoamericanos se han presentado a reelección y han perdido. El primero fue el nicaragüense Daniel Ortega, en 1990; el segundo, el dominicano Hipólito Mejía, derrotado en las elecciones de 2004. 

Los resultados de las elecciones primarias del pasado 11 de agosto indican que próximamente se sumará a esta lista Mauricio Macri, aún presidente de Argentina. El Frente de Todos, que postula a Alberto Fernández como presidente y a la expresidenta Cristina Fernández (2007 - 2015) para la vicepresidencia, obtuvo el 47.7% de los votos, mientras que la del presidente Mauricio Macri, Juntos por el Cambio, obtuvo un segundo lugar muy distante, con 32.1%.

Los resultados de las elecciones primarias no necesariamente son indicativos del resultado de la elección presidencial. Sin embargo, como únicamente se presentó una precandidatura para cada una de las 10 fuerzas políticas en contienda, la participación es obligatoria y cada votante puede votar por sólo una de las opciones, la primaria puede ser tomada como un anticipo de las elecciones presidenciales de noviembre.

Para algunos, el resultado fue enormemente sorpresivo. Macri, sin duda, está entre los más sorprendidos, pero los inversionistas y acreedores reaccionaron peor aún. El 12 de agosto, el mercado de valores argentino cayó 37% y su peso se desplomó un 30%. Parece ser que tanto los mercados financieros como Macri consideran una pésima idea el regreso del “kirchnerismo” al poder. Macri ha culpado a la gestión de Fernández de los problemas económicos de su país desde el inicio de su presidencia, durante la parte intermedia y también en la actualidad.

Es posible que haya algo de razón en la queja persistente del presidente. Cristina Fernández fue descontrolada en el gasto público, instaló controles al tipo de cambio, sus acciones excluyeron a Argentina del crédito y se estima que con su gestión comenzó a descontrolarse la inflación (digo “se estima”, porque en su mandato se dejaron de publicar estadísticas de inflación). Reconociendo lo divisivo de su personalidad política, ella misma optó por postularse como vicepresidenta y dejar la candidatura a la presidencia a Alberto Fernández, un político ajeno a su círculo más íntimo.

Por un lado, podría decirse que la incompetencia mostrada por Cristina Fernández en su gobierno es, hasta cierto punto, irrelevante. En este momento quien gobierna es Macri y, al presentarse a reelección, los votantes son llamados a hacer un juicio sobre su gestión, que tiene poco qué presumir: la inflación actualmente es superior al 40%, en 2018 el PIB per capita cayó en 20% y, entre 2017 y la actualidad, la pobreza pasó de 27% a 35%. Con estas cuentas (similares a las Ortega y Mejía en su momento), es casi imposible que un gobernante vea renovado su mandato.

Pero por otro lado, los argentinos pudieron haber votado por Lavagna, un tecnócrata a cargo de la recuperación de 2002-2005, cuando fue ministro de economía de Néstor Kirchner. Obtuvo el 8.2% de los votos.

Diversos estudios han mostrado un amplio consenso en la sociedad argentina alrededor de las políticas redistributivas y un papel protagónico del Estado en la economía. Esto es lo que ofrecen los Fernández. El 14 de agosto, a fin de darse una oportunidad, Macri anunció una serie de medidas en sintonía con la demanda ciudadana, incluyendo incrementos en subsidios, congelamiento de precios de servicios públicos y recortes fiscales. No parece que con esto pueda revertir su derrota. 

Ya sea un Fernández o el otro, el reto será atender las necesidades de la población sin sacrificar la viabilidad económica del país. 

TE RECOMENDAMOS
Compartir: