Columnas
Foto: Especial
Boris vs Winston
Columnas
Boris vs Winston
Brexit será su a mayor prueba
08 Ago | 2019
Por: Ricardo Pascoe Pierce
Boris vs Winston
Brexit será su a mayor prueba
Ricardo Pascoe Pierce por: Ricardo Pascoe Pierce
Ago 08, 2019
Compartir

Boris Johnson fue elegido Primer Ministro del Reino Unido por más de 100 mil miembros del partido Conservador. Su membresía está mayoritariamente compuesta por hombres blancos, ricos y de edad madura. Estos datos revelan las características sociales de quienes Johnson tuvo que convencer para ganar la competencia electoral interna de su partido.

Su compromiso en la contienda interna fue que terminará el divorcio con la Unión Europea, conocido como Brexit, con o sin acuerdo entre las partes, el 31 de octubre de este año. Se presenta como un moderno Winston Churchill. Su excentricidad personal, su cercanía ideológica, estilística y personal con Donald Trump, junto con el hecho de que Brexit será la mayor prueba que enfrenta Gran Bretaña desde la Segunda Guerra Mundial, sirven para sugerir que será un Primer Ministro significativo, como lo fue Winston Churchill.

Como telón de fondo que alimenta la fantasía churchilliana de Johnson está el hecho incontrovertible de que ha nacido un nuevo interés por conocer la personalidad, la obra y el pensamiento de Winston Churchill en Gran Bretaña. 

Recientemente se han producido varias películas sobre Churchill y su obra durante la guerra, destacando su carácter rijoso para la normalidad de los políticos, el Rey Jorge incluido, y su enorme atractivo en el combate utilizando las palabras con artillería y liderazgo en la acción. Hoy por hoy, Churchill es un mito, por lo menos en Occidente. 

La dureza de Johnson frente a Brexit es debido a que quiere demostrar su “firmeza” churchilliana como líder resuelto a llevar su país a su punto máximo de gloria. Tal y como lo hizo Churchill durante la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, la amenaza de guerra en 1939 era totalmente diferente a la amenaza que representa Brexit en 2019.

La diferencia más importante es que la amenaza de una invasión alemana en 1939 era producto de una crisis creada desde afuera, principalmente por Alemania y su aparato bélico, mientras Brexit es una creación única y exclusivamente interna del sistema político británico. 

Nadie amenaza a los británicos, excepto los británicos mismos. El discurso de Churchill era básicamente para defender la integridad del país ante la agresión exterior inminente, mientras Johnson plantea que Gran Bretaña sea el agresor al romper “como sea” sus lazos con la Unión Europea.

Otra diferencia es que Churchill, por razones obvias, buscaba acercar su país a todas las fuerzas europeas capaces de participar en la lucha por derrotar al fascismo en el mundo. Combatientes de los países invadidos por Alemania encontraron refugio en Gran Bretaña y se prepararon para volver a sus países para participar en la lucha contra la tiranía. El Día-D fue un ejercicio que involucraba a tropas de todas las nacionalidades.

A diferencia de Churchill, Boris quiere alejar a Gran Bretaña del resto de Europa implementando el Brexit, expresando un discurso xenófobo, nacionalista y atacando a inmigrantes como una amenaza grave para la identidad británica.

Después de terminada la guerra, Churchill sostuvo que era fundamental mantener las alianzas con gobiernos y pueblos europeos para evitar el renacimiento de fascismo, comprometidos con combatir al comunismo y evitar futuras guerras. La Unión Europea era concebida como el medio idóneo para asegurar la estabilidad y paz mundiales. 

Boris no busca unir al mundo en torno a ideales liberales y democráticos. Promueve una lógica aislacionista, xenófoba y nacionalista muy parecida a lo expresado por Trump o Putin

En conclusión, el único parecido entre Boris y Winston es su nacionalidad británica. Sobre el resto de los retos que enfrentaron o enfrentarán, son temperamentos y visiones completamente contrarias. Winston comprometió a Gran Bretaña con Europa; Boris promueve la ruptura de esa alianza histórica.  

Ambos ansiaban el poder, Winston con ideales y Boris con oportunismo. 

TE RECOMENDAMOS
Compartir: