Columnas
Foto: Reuters
Caso NXIVM: cabos sueltos en México y sentencias pendientes
Columnas
Caso NXIVM: cabos sueltos en México y sentencias pendientes
¿Qué pasará con Salinas y Junco?
29 Jun | 2019
Por: Juan Alberto Vázquez
Caso NXIVM: cabos sueltos en México y sentencias pendientes
¿Qué pasará con Salinas y Junco?
Juan Alberto Vázquez por: Juan Alberto Vázquez
Jun 29, 2019
Compartir

El pasado miércoles 19 de junio, conocimos el veredicto de un jurado en una Corte Federal en Nueva York, que halló culpable a Keith Alan Raniere de 11 cargos.  No son menores: incluyen crimen organizado, tráfico sexual, privación de la libertad y abuso sexual de una menor. A partir de entonces, el porvenir de ese imperio que ofrecía cursos de autoayuda, se han colmado de rumores. 

En México, la figura más notable vinculada a la secta NXIVM, que lideraba Raniere, es Emiliano Salinas Occelli –hijo del expresidente Carlos Salinas de Gortari. Aunque hay declaraciones y documentos que no dejan duda sobre el conocimiento de Emiliano sobre las actividades criminales del falso gurú (como la marca a las mujeres, los colaterales, el chantaje y abuso sexual), no se ha demostrado que participó directamente. Simplemente lo dejó pasar, preocupado en mantener el buen funcionamiento de los negocios. 

Sin embargo, el juez Nicholas Garaufis nombró a Emiliano “co-conspirador” por dos asuntos: participar en 2009 en una investigación ilegal sobre cuentas bancarias, y recolectar información personal de algunos “enemigos” de NXIVM. 

Pero también porque Salinas y su principal socio, Alex Betancourt, utilizaron al abogado penalista Diego Ruiz Durán y al ministerio público Fernando José Gómez, de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, para amenazar a conversos de la filosofía NXIVM con presuntas “carpetas de investigación abiertas que los imputan por hechos aparentemente constitutivos del delito de extorsión”. Las cartas, con sellos de la PGJ y enviadas a las testigos Jay y Nicole, fueron mostradas durante su testimonio en el juicio. 

Lo que hicieron Salinas y Betancourt simplemente fue copiar el método Raniere, que desde 2003 usaban a abogados para callar a críticos. Como en México no va a ser investigado por eso, a Salinas le alcanza con no pararse por los Estados Unidos para no ser requerido por la ley. 

Mientras se diluye el ruido mediático que provocó el juicio, se sabe que los kinders Rainbow Cultural Garden –cuya franquicia fue adquirida por la familia Salinas en cuatro millones y medio de pesos (según informó Aristegui Noticias)-, continúan operando en Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey. 

De los cursos de Executive Success Program (ESP), encabezados por Salinas en México, no se sabe nada. Su portal (www.executivesuccessprogram.com) se encuentra desactivado y en su página de Facebook, su último mensaje data de julio de 2016. En el silencio absoluto han permanecido Rosa Laura Junco, las hermanas Garza Dávila y Daniela Padilla, esclavas de Raniere y que, como la orquesta del Titanic, estuvieron a su lado hasta el último momento, cuando fue detenido en Puerto Vallarta en marzo de 2018. 

Dos semanas después de esa detención, Emiliano Salinas y Alex Betancourt anunciaron que se retiraban de la empresa, sin mostrar documentos que avalaran la deserción. 

En cuanto a los colaterales, esa colección dispuesta a dañar la reputación o finanzas de los implicados, fueron decomisados por el FBI en los cateos a las casas de Raniere y Bronfman. Usados por la fiscalía como pruebas del tráfico sexual de Raniere, nadie con un poco de razón se atreverá a utilizarlos de nueva cuenta como forma de chantaje. Por lo pronto, se dice que el video transmitido por la empresa Televisa en el que se ve una ceremonia donde marcan a la canadiense Sarah Edmondson, es un colateral que alguno de los miembros filtró.  

NXIVM USA: Cercanos al precipicio

Nancy Salzman, con quien Raniere inauguró NXIVM en 1997, será la primera en conocer su sentencia el próximo 10 de julio. Por el momento, se encuentra en arresto domiciliario, luego de alcanzar un acuerdo con la fiscalía y dar cinco millones de dólares. Aunque las acusaciones en su contra la hacen merecedora de hasta 20 años de cárcel, los fiscales dudan que el juez le dé más de 40 meses. 

Clare Bronfman, heredera de la empresa Seagram´s, será sentenciada el 25 de julio. Mientras tanto, vive en arresto domiciliario en una cómoda vivienda en Manhattan. La mala noticia para ella es que aún existen cargos, desestimados en el distrito este neoyorquino. La buena es que fueron remitidos al distrito norte del mismo estado donde nunca mostraron voluntad para investigar a NXIVM. Su condena será de 27 meses a 10 años si le agregan cargos.   

A la contadora Kathy Russell le dirán el 31 de julio si su pena es de 6 o 12 meses y las sentencias de la actriz Allison Mack y la del mismo Raniere están programadas para el 11 y el 25 de septiembre, respectivamente. De todas las coacusadas, Mack es la que tiene el proceso más complicado, pues si bien sus abogados le crearon un perfil de víctima del “Gran Master”, durante el juicio, las testigos Jay y Nicole dieron pruebas suficientes de que ella era una entusiasta reclutadora de esclavas. 

A Keith Alan Raniere se le ocurrió la brillante idea de armar una empresa que, pese a tener todas las características de una secta, era perfectamente legal. Y él mismo fue el culpable de boicotearla con su proclividad a violar la ley, su terquedad por coleccionar rivales y desdeñar un destino que aparecía claro en el horizonte. En lugar de enmendar fallas, su mesiánica arrogancia lo llevaban a continuar con su plan, ahora impulsado por el odio, el deseo de venganza y los millones de sus patrocinadoras como Clare Bronfman. 

En sus últimas semanas en libertad, el “hombre más inteligente del mundo” se mostró como un Chapo rencoroso y farsante, cuyos crímenes lo llevarán a vivir en la sombra lo que le resta de vida. 

TE RECOMENDAMOS
Compartir: