Columnas
Foto: Cortesía
Cuestione | ¿Conoce Sanjuana qué significa Notimex?
Columnas
¿Conoce Sanjuana qué significa Notimex?
Criticarla es fácil. ¿Dirigirla? No tanto
13 Mar | 2019
Por: Gabriel Pérez Osorio
¿Conoce Sanjuana qué significa Notimex?
Criticarla es fácil. ¿Dirigirla? No tanto
Cuestione | Gabriel Pérez Osorio por: Gabriel Pérez Osorio
Mar 13, 2019
Vistas: 2870
Compartir

Hace unos días, la futura directora general de Notimex, la Agencia de Noticias del Estado Mexicano, platicó con la periodista Sabina Berman, en ADN40. Ahí, Sanjuana Martínez habló sobre lo que pretende hacer al frente de la segunda agencia noticiosa más grande del mundo, en habla hispana. Dice que tiene todo para convertirse en la primera, para empezar.

También, asegura que buscará que desde ahí se haga periodismo. Al parecer, considera que antes no se ha hecho tal cosa.

Ahora bien, lo que las periodistas no comentaron es un pequeño detalle no menor: dado que Notimex es un “organismo descentralizado de la Administración Pública Federal, no sectorizado”, de acuerdo con lo que establece la Ley de creación de la Agencia, quienes ahí trabajan, periodistas o no, son también servidores públicos.

Y los servidores públicos tienen que obedecer a cabalidad un principio jurídico de legalidad, que rige todos sus actos, lo que está consagrado en el Artículo 16 constitucional y quedó establecido con claridad por una jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en 1924: “Es un principio general de derecho constitucional, universalmente admitido, que las autoridades sólo pueden hacer lo que la ley les permite.”

La futura directora general de Notimex será, además de periodista, una autoridad -para efectos legales- al momento de decir: “sí, protesto”. Porque, por desgracia para Sanjuana, las funciones establecidas por la Ley, para quien ocupe el cargo que le ofreció el presidente Andrés Manuel López Obrador, son todo menos periodísticas.

Con el puesto, vienen una serie de obligaciones legales y administrativas, de las cuales, solo un par de las XXI facultades enumeradas en la Ley, tienen que ver con la labor de un periodista y, eso, de manera vaga.

Para entender este crucigrama legaloide, hay que remitirse a la historia reciente de Notimex que, hasta 2006, fue una empresa paraestatal. Luego, se convirtió en una “agencia de Estado”, con el impulso (y en muchas ocasiones la imposición de la voluntad) del sindicato de la agencia.

De 2006, para acá, la agencia ha tenido tres directores nombrados por el presidente y no objetados por el Senado: Sergio Uzeta, Héctor Villarreal y Alejandro Ramos. Han habido tres directores encargados del despacho de la dirección general: Gabino Trejo, Hugo Morales y, el actual, Enrique Valadez.

Durante estos 13 años, el peso de la agencia ha recaído en el hombro de los trabajadores. Y no, no son 300 reporteros, como apuntaba Sabina. Son 328 trabajadores en total. La gran mayoría de ellos, unos 223, sindicalizados.

Los demás, son los 71 mandos medios que Sanjuana no podrá remover ni nombrar sin la autorización de la Junta de Gobierno y, claro, algunos pocos trabajadores de confianza (34) y 29 por honorarios, es decir, que no gozan de ninguna prestación.

Y no todos son reporteros: hay fotógrafos, camarógrafos, redactores, editores, reporteros, administradores, choferes, abogados, secretarias…

De que se creó la agencia a la fecha, mucho ha pasado en Notimex. Testigo privilegiado de la transformación de la misma, desde la dirección editorial, pude participar de la modernización y capacitación del personal entre 2013 y 2017.

De las 45 obsoletas blackberrys que había en la agencia hace seis años, ahora cada reportero y fotógrafo cuenta con un iPhone y fue capacitado para usarlo. De la página web que había, misma que había costado una millonada con un proveedor externo, en los cuatro años que fue mi responsabilidad, se elaboraron dos diseños de la página, más la página institucional y un administrador de contenidos, sin algún costo extra que no fuera el del personal ya contratado en la agencia.

De las ruinas en las que se encontró el archivo fotográfico del periódico El Nacional, hoy Sanjuana podrá recibir una fototeca funcional que se encarga de rescatar y digitalizar (la desinfección ya se hizo) más de dos millones y medio de fotografías que ilustran la segunda mitad del Siglo XX.

Eso, por mencionar algunas de las cosas que había que hacer y se consiguieron, en la pasada administración de Notimex. A veces con el concurso del sindicato, a veces a pesar de él.

Dirigir Notimex es mucho más que tener las buenas intenciones de ponerla a competir con EFE. Requiere conocimientos jurídicos, administrativos y políticos de los que, muchas veces, han carecido sus directores.

Por ejemplo, Notimex vende millones de pesos al año en servicios a empresas y gobiernos. Nada de eso lo puede utilizar. Todo se entrega a la Tesorería de la Federación y se depende de la aprobación del presupuesto anual en la Cámara de Diputados para subsanar los gastos de la agencia.

Con 200 millones de pesos y la avalancha de compromisos que enfrenta, la viabilidad financiera de Notimex será un reto mucho más urgente que el de elaborar reportajes que investiguen al gobierno… por cierto, ya veremos cuántas investigaciones a la 4T se publican en los próximos años.

Hablar mal de Notimex es fácil. Decir que ha sido un órgano de propaganda del gobierno, también. Decir que hay que convertirla en la BBC mexicana o que se puede desbancar a EFE (sin tomar en cuenta que la agencia española cuenta con 10 veces más presupuesto y personal que NTX), también.

Pero no será sino hasta el 22 de marzo, cuando haya vencido el plazo para que el Senado de la República objete el nombramiento presidencial -cosa que, seguramente, no ocurrirá- que Sanjuana Martínez se podrá enfrentar a la cruda realidad de lo que representa dirigir la Agencia de Noticias del Estado Mexicano.

















TE RECOMENDAMOS
Compartir: