Columnas
Foto: Cuartoscuro
Controlar al Coneval
Columnas
Controlar al Coneval
La colonización de los organismos autónomos
31 Jul | 2019
Por: Jose Antonio Crespo
Controlar al Coneval
La colonización de los organismos autónomos
Jose Antonio Crespo por: Jose Antonio Crespo
Jul 31, 2019
Compartir

Lo que ocurre respecto del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) es congruente con la línea que ha seguido López Obrador respecto de las instituciones constitucionales autónomas. 

No las tolera, justo porque son suficientemente autónomas como para contravenir la publicidad y decisiones gubernamentales. Cuando lanzaba el grito de “al diablo sus instituciones”, justo se refería a aquellas en las que el PRD-Morena no tuviera suficiente presencia (como en 2006). Se habría pensado que la solución era imprimirles más autonomía respecto de partidos y gobierno, no menos. Pero he aquí que con “sus instituciones” se refería a aquéllas que no estuvieran bajo su control. 

En el caso del Coneval, ha dicho entre las razones del despido de Gonzalo Hernández Licona, que “tiene una formación distinta a la que distingue al gobierno; su corriente de pensamiento es más cercana al neoliberalismo”. (29/Julio). 

Es decir, para dirigir las instituciones autónomas es menester que lo haga gente que comulgue con el proyecto del gobierno. Lo que refleja que la verdadera razón del embate contra Coneval es que no se desea una evaluación realmente independiente que pudiera contravenir los datos del gobierno o cuestionar sus logros en los programas sociales. 

Ese embate contra la autonomía institucional es un fenómeno que se ha visto en lo que se llama democracias iliberales, donde desde el poder obtenido por vía de la democracia se inicia su desmantelamiento. 

Dicen por ejemplo los politólogos Ziblat y Levitsky: “Si el control de tales organismos (autónomos) queda en manos de personas leales, pueden servir para los objetivos del autócrata en potencia y proteger al Gobierno frente a investigaciones o demandas legales… Con los tribunales repletos de personas afines y las autoridades que velan por el cumplimiento de la ley metidas en cintura, los Gobiernos pueden actuar con impunidad”. (Cómo mueren las democracias. 2016).  

Para lo cual conviene primero desprestigiar tales instituciones, a partir de que provienen del corrupto pasado. Dijo AMLO sobre ellas: “En todos estos organismos, la mayoría de los consejeros representaba al grupo de intereses creadosy nos vendieron la idea de que esto era la independencia, la autonomía, la llamada sociedad civil” (13 de Febrero).

Dicha política de eliminar, debilitar o “colonizar” a las instituciones autónomas se enmarca también en el proyecto básico del Foro de Sao Paulo, al que Morena pertenece. Dice en alguno de sus documentos básicos, llamado Consenso de Nuestra América (2017): “Una fuerza, política y socialmente organizada, se define por una posición política empeñada en acceder a la influencia y el control de las instituciones públicas del Estado: gobierno, parlamento, alcaldías, poder judicial y electoral, fuerzas armadas”. 

La razón para controlar las instancias políticas y estatales es que, llevándose a cabo una transformación social (una auténtica revolución), cualquier espacio de poder fuera del control gubernamental quedará en manos de los contrarrevolucionarios. 

Dice al respecto ese mismo documento: “Cuando hay procesos de cambio de orientación socialista y un sistema político que es pluripartidista, la posibilidad del desarrollo de fuerzas contra-revolucionarias es obvio, aparecen desde el mismo momento en el que arriban al poder las fuerzas revolucionarias. El debate sobre revolución y contrarrevolución, sobre la hegemonía, es un punto central de este problema planteado”. 

De ahí que no se acepte la idea de que puede haber grupos o personas con cierta neutralidad, o imparcialidad, o independencia de criterio, o compromiso con un desarrollo institucional y democrático más allá de los partidos y las ideologías políticas. Y de ahí por tanto el imperativo de someter, controlar o desaparecer a las instituciones autónomas de Estado. AMLO busca ahora tornar “sus instituciones” en “mis instituciones”. 

@JACrespo1

TE RECOMENDAMOS
Compartir: