Columnas
Foto: Reuters
El camino sin retorno
Columnas
El camino sin retorno
Tump logró lo que nadie con México
13 Jun | 2019
Por: Ricardo Pascoe Pierce
El camino sin retorno
Tump logró lo que nadie con México
Ricardo Pascoe Pierce por: Ricardo Pascoe Pierce
Jun 13, 2019
Compartir

Trump se jacta de haber impuesto a México un acuerdo que ningún otro gobierno estadounidense había logrado. Tiene razón. Ningún gobierno mexicano se había rendido ante las presiones de la Casa Blanca y el Departamento de Estado como lo ha hecho el gobierno de López Obrador.

Con aberrante orgullo, el secretario de Relaciones Exteriores justificó que México haya aceptado convertir al país en un contingente más de la Border Patrol. 10% de la aún inexistente Guardia Nacional se afincará en la zona fronteriza del sur, con Guatemala y Belice, para presumiblemente ordenar y/o frenar el ingreso de las caravanas de migrantes. Otra porción importante de la misma Guardia deberá ocupar posiciones sobre la frontera norte, con Estados Unidos, para que no haya ingresos al país vecino de migrantes indocumentados, para control poblacional y para recibir los rechazados de Estados Unidos. Esa frontera de 3 mil kilómetros requerirá un número considerable de efectivos para contener la situación “a satisfacción del gobierno de Estados Unidos”.

Con este acuerdo temporal, aproximadamente un 20% de la Guardia Nacional será un contingente de la Border Patrol. Mientras tanto, el crimen organizado anda suelto haciendo de las suyas.

México tiene 45 días para aprobar la evaluación que le hará Trump, decidiendo si el gobierno cumplió con lo estipulado por ellos en materia migratoria. Y, si no cumplió frenando la entrada de indocumentados al país y a Estados Unidos, se le exigirá convertirse en “Tercer País Seguro” para efectos de ser el recipiente de todos los migrantes.

Antes de la aplicación de los aranceles estadounidenses, el mercado había ajustado el tipo de cambio en 3%. Por tanto, el impacto del arancel del 5% habría sido un problema, pero muy menor. Hubiera sido mejor para Mexico aceptar un mes del arancel y movilizar la opinión pública estadounidense de Texas y Arizona, pero también en Washington en contra. Habría establecido una relación completamente diferente con Trump, no de subordinación sino de iguales proactivos. Y le habría dado una lección al mundo de que países de que es posible enfrentar los arrebatos trumpianos.

Cómo no lo hicimos así, ahora estamos atrapados en el mundo migratorio de Trump donde él dicta las condiciones y acciones a seguir. Y atrapados para todo el tiempo que Trump sea Presidente de Estados Unidos.

La aceptación por parte de López Obrador de estas medidas es un abandono de cualquier pretensión de defensa de la soberanía nacional. Las instrucciones a la Guardia Nacional en temas migratorias provendrán de Washington, aunque sean trasmitidas a los elementos por un mando mexicano. También cuando lo migratorio se mezcla con temas de seguridad nacional y combate al crimen organizado. Nunca en la historia nacional se había aceptado voluntariamente semejante intrusión extranjera en directrices político-militares sobre mandos nacionales de seguridad, y menos por un gobierno que se jacta de juarista, cardenista y de izquierda.

Si bien se afirma que no hubo acuerdo comercial, la embajadora de México en Estados Unidos confirmó a la prensa que, una vez aprobado el T-MEC, México iba a incrementar “significativamente” sus compras de granos a aquel país. ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra? No queda claro, pero explica la confusión. En el contexto del debate sobre migración y aranceles, alguien de México estaba llegando a acuerdos con Trump sobre compras de granos y T-MEC.     

López Obrador, equivocadamente, tomó un camino sin retorno. Una vez instalado el lobo en territorio nacional será imposible desalojarlo. México es un bocado demasiado apetecible como para dejarlo escapar. Gobiernos anteriores hacían lo imposible por resistir presiones de Washington para instalarse legalmente aquí. Trump logró con López Obrador lo que ninguno: el compromiso de incluir su presencia legal en la legislación nacional.

Y luego la “izquierda” se ufana de la dignidad nacional.

@rpascoep

TE RECOMENDAMOS
Compartir: