México
Foto: Cuartoscuro
Cuestione | El Presidente que falta
México
El Presidente que falta
¿Quién será el nuevo líder de la SCJN?
13 Dic | 2018
Por: Luis Enrique Pereda Trejo
El Presidente que falta
¿Quién será el nuevo líder de la SCJN?
Cuestione | Luis Enrique Pereda Trejo por: Luis Enrique Pereda Trejo
Dic 13, 2018
Compartir

Ya hay presidente de la República y también presidente del Congreso de la Unión. Pero en enero se llevará a cabo la elección de un presidente más: el Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y esa elección también te afecta a ti, entre otras cosas porque tiene la facultad de oponerse a las decisiones de los otros poderes políticos (incluido al líder del Ejecutivo federal, Andrés Manuel López Obrador).

Mientras que, López Obrador y Porfirio Muñoz Ledo son servidores públicos, gracias a la fuerza de los votos populares directos, el Presidente de la Suprema Corte, el cual será electo el próximo mes, será elegido por los 11 ministros que integran a la Corte.

El próximo presidente de la SCJN llegará a su cargo por la acción combinada del Presidente de la República y de la Cámara de Senadores; sin embargo, al igual que los otros dos presidentes, también ejerce parte del “Supremo Poder de la Federación”, por lo que sus decisiones te afectarán.

Sabemos que el universo de votantes elegirá a un presidente y no a una presidenta, porque la ministra Norma Piña no presentó su plan de trabajo -requisito para contender-, y la ministra Margarita Luna Ramos está próxima a terminar su periodo de 15 años. Y aunque el asiento que dejó vacante el ministro José Ramón Cossío sea ocupado por una ministra (quizá Celia Maya, quizá Loretta Ortiz), ella no podrá contender en esta ocasión para ser presidenta de la SCJN, porque tampoco habrían presentado su plan de trabajo.

En realidad los únicos que podrán pedir el voto de sus compañeros y compañeras serán los ministros Alfredo Gutiérrez Ortíz Mena, Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, Alberto Pérez Dayán y Jorge Pardo Rebolledo, quienes sí cumplieron con lo dispuesto por el artículo 29 del Reglamento Interior de la SCJN.

Y por favor no te vayas a confundir, si bien no verás campañas electorales, ni spots, ni debates y el universo de votantes se reduce a cuando mucho 11 personas, esta votación sí puede llegar a ser muy interesante. Un botón de muestra: en 2015 la elección del ministro presidente, Luis María Aguilar Morales, tomó ¡32 rondas de votación!

No tengo duda de que aunque nuestros ministros no provienen de un ejercicio de voto popular directo, sí cuentan con el legítimo ejercicio del poder político, por lo que sus decisiones son muy importantes.

¿Cómo te afecta quién presida la Suprema Corte?

Algunos criterios que ha adoptado la SCJN en ejercicio de dicho poder son: presunción de inocencia como estándar de prueba, test de proporcionalidad, interpretación conforme, escrutinio judicial, bloque de constitucionalidad y control difuso de convencionalidad. ¿Te suenan extraños o ajenos? ¿Parece que nada tienen que ver con tu vida diaria?

Bueno, esos criterios se han transformado en decisiones como:

  1. Es discriminatorio excluir a las empleadas domésticas del régimen obligatorio del IMSS.
  2. Acceso a la justicia en condiciones de igualdad. Elementos para juzgar con perspectiva de género.
  3. El cónyuge que ya no desea permanecer casado tiene derecho a divorciarse sin motivo.
  4. Dignidad humana. Constituye una norma jurídica que consagra un derecho fundamental a favor de las personas y no una simple declaración ética.
  5. Los jueces deben escuchar a las y los niños y niñas durante los juicios donde se afecten sus derechos.

Quien quiera que sea el próximo presidente de la SCJN, por los próximos cuatro años, tendrá delante de sí un gran reto. Además de que tendrá una Corte en donde ya no estará el ministro José Ramón Cossío ni la ministra Margarita Luna, lo cual siempre es una gran pérdida. También tendrá el reto de conducir al Poder Judicial Federal, en general, y a la SCJN, en particular, por un proceso de actualización, transparencia, combate a la corrupción y democratización, sin poner en riesgo la independencia judicial.

El próximo presidente de la SCJN deberá saber hacer su trabajo en un contexto de una ciudadanía descontenta y enojada, en general, con sus servidores públicos y sus excesos. Al mismo tiempo, “defender la plaza” frente a los embates de los otros poderes políticos del Estado, quienes no hacen otra cosa que lo que se espera de todo participante de la política: intentar ocupar los espacios vacíos.

Mi mejor deseo de Navidad: que las ministras y los ministros decidan con sabiduría quién será su próximo presidente, porque van a necesitar a alguien extraordinario.

Twitter: @luis_e_pereda

TE RECOMENDAMOS
Compartir: