Columnas
Cuartoscuro
Fuchi guácala su estrategia, señor Presidente
Columnas
Fuchi guácala su estrategia, señor Presidente
¿Tienen idea de lo que hacen?
10 Sep | 2019
Por: Gabriel Pérez Osorio
Fuchi guácala su estrategia, señor Presidente
¿Tienen idea de lo que hacen?
Gabriel Pérez Osorio por: Gabriel Pérez Osorio
Sep 10, 2019
Compartir

Con Andrés Manuel López Obrador ocurre que sus diagnósticos suelen ser los adecuados, pero sus estrategia son lamentables. El combate al crimen no es la excepción.

El origen de este fenómeno presidencial puede ser hasta psicológico. Es bien sabido que Andrés Manuel tiene procesos de pensamiento terriblemente reduccionistas, nacionalistas y, sobre todo, anclado a un pasado que él recuerda e interpreta de manera sumamente infantil.

AMLO parece pensar que la vida debería de ser como él cree que la vivió allá en Macuspana en los años 60 del siglo pasado: algo de béisbol, un buen regaño y la promesa de portarse bien, deberían de ser suficientes para acabar con la delincuencia y la corrupción. 

Por eso, su regaño de abuelito a los sanguinarios grupos del crimen organizado que tienen postrado a medio México: “Ya, al carajo la delincuencia, ¡fuchi, guácala! Es como la corrupción, ¡fuchi, guácala!”.

El problema es, pues, que tenemos un presidente que para solucionar problemas del Siglo XXI va a voltear a ver realidades de mediados del Siglo XX. Imposible. 

Si alguien en el entorno presidencial tuviera el valor suficiente para contradecir a su jefe, le podría hablar de experiencias exitosas en ciudades que no hacen frontera con Macuspana, Tabasco, su pueblo natal. 

Y ni siquiera tiene que salir de la comodidad de su depa presidencial en Palacio Nacional o tomar un avión. ¡Vaya! Ni el Jetta tiene que usar.

Lo único que deberían de tener a la mano los asesores de Andrés es una computadora y una conexión a internet y escribir en algún buscador: “estrategias exitosas contra la delincuencia en el mundo”. Ahí, les aparecerían muchas ligas a páginas web con información interesante de experiencias exitosas de combate al crimen organizado en lugares como Medellín, en Colombia; Glasgow, en Escocia (eso está en la isla grandota que está pegadita a España, señor presidente… en Europa. Cruzando el Océano Atl… más allá de Cuba, señor) o Nueva York, en Estados Unidos (donde tiene su oficina Juan Ramón de la Fuente, don AMLO).

Una de esas ligas es esta https://www.lanacion.com.ar/sociedad/de-capitales-del-delito-a-ciudades-modelo-claves-para-reducir-la-violencia-urbana-nid2141579 en donde el periódico argentino (donde vivió Eva Perón, señor primer mandatario) hace un extraordinario resúmen de las estrategias que siguieron en esas ciudades, con lo que lograron reducir mucho los índices de criminalidad.

Resumido, consta de tres puntos:

1.- Controlar armas de fuego

2.- Disuadir el crimen de manera focalizada con políticas sociales (que no incluyen dar dinero a lo bruto ni chanclazos de las mamás)

3.- Vigilar zonas violentas (con tecnología de punta).

También exige procesos judiciales eficientes y confiables; sentencias inteligentes (es decir, que no todas las penas sean castigadas con cárcel); más policías, mejor capacitados y menos corruptos, son también requisitos esenciales para combatir al crimen.

Por desgracia (para nosotros los ciudadanos porque a usted lo cuida el pueblo -y el servicio de ayudantía y el Ejército y la Marina-), la estrategia lopezobradoriana se reduce a: Guardia Nacional, “ya pórtense bien que preocupan a sus mamacitas”, “fuchi guácala” y regalar dinero a diestra y siniestra.

Nada de eso está contemplado en las estrategias serias y exitosas contra el crimen.

¿Sabe qué? Fuchi guácala... pero su estrategia, señor presidente.

TE RECOMENDAMOS
Compartir: