Columnas
Foto: Pixabay
La mentira detrás del “inocente perreo”
Columnas
La mentira detrás del “inocente perreo”
Es misoginia, no libertad de expresión
01 Jun | 2019
Por: Magda Coss
La mentira detrás del “inocente perreo”
Es misoginia, no libertad de expresión
Magda Coss por: Magda Coss
Jun 01, 2019
Compartir

El Diario de Juárez no merece ni un solo click más. Hace algunos días una catedrática de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez denunció que cuatro colegas habían abusado sexualmente de ella después de un convivio entre compañeros. Los doctores en Ingeniería Aeronáutica aprovecharon que la víctima estaba inconsciente para violarla uno tras de otro. Lo que debía ser un ambiente seguro entre compañeros profesores de la UACJ, resultó una “violación con penalidad agravada” para la catedrática.

Pero ahí no terminaría el agravio: en lugar de condenar el hecho de violencia, además de que resulta inexplicable que unos catedráticos no entiendan que no hay consentimiento cuando la persona no puede responder- y que en manos de esas personas está la educación universitaria-, el Diario de Juárez trató como víctimas de un “infortunio” a los abusadores.

El pasado 24 de mayo en su editorial, que mal llaman una “columna de opinión” y establece la posición del propio Diario de Juárez, publicaron “El ‘inocente perreo’ con final trágico”, texto en el que se lamenta que “las familias de cuatro doctores y una catedrática de la UACJ deben llorar desconsolados por un infortunio que les cambió radicalmente la vida en una noche de alcohol”. Como si una violación ocurriera por accidente, el diario relató la pérdida que representaba para las familias de los abusadores y para la sociedad el que perdieran su libertad los agresores.

La Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (Conavim) exigió al Diario de Juárez una disculpa pública por revictimizar a la catedrática minimizando el hecho de violencia sexual del que había sido víctima al calificarlo de infortunio, de inesperado, de un hecho imprudente, y sufrir más el “daño irreparable a las vidas promisorias” de los victimarios que el que le ocurrió a la verdadera afectada de toda esta historia. La institución recordó que ante la grave situación de violencia que atraviesan las mujeres en todo el país “los medios de comunicación deben asumir un papel activo de cero tolerancia” a estos hechos. Toda la sociedad deberíamos hacerlo.

Irresponsablemente, la columna sigue ahí, en línea. Pero el medio ha ido más allá en su misoginia. El Diario le responde a Conavim: “Busca Presidencia censurar a El Diario” y añade que el comunicado va en contra de la libertad de prensa que ha garantizado el presidente López Obrador a los medios de comunicación. Ahora ellos son la víctima.

De esta posición a encontrar al Diario de Juárez en el top del #MeTooPeriodistasMexicanos hay sólo un tuit. Lo que demuestra esta defensa es que el Diario no solo escribió un editorial machista, sino que es un medio machista que no comprende en qué consiste la libertad de expresión ni el papel indispensable que tienen los medios de comunicación para la construcción de una sociedad más justa, a fin de lograr la igualdad y transformar los estereotipos de género que nos afectan a hombres y a mujeres.

Los medios no solo informan, enseñan a entender el mundo. Si nos enseñan que una violación es “una noche loca”, están construyendo realidades e imaginarios en los que eso es, de alguna forma, justificable. Defender esos posicionamientos detrás de la libertad de expresión es perpetuar la violencia.

En esta realidad, no deja de ser destacable la existencia de medios como Cuestione, que desde su concepción ha incluido una visión de género y un lenguaje incluyente en cada una de sus notas, teniendo presente que la mitad de las lectoras somos mujeres.

Para reducir la violencia, el primer paso es cambiar la narrativa.

TE RECOMENDAMOS
Compartir: