Global
Las ideas más tristes
Global
Las ideas más tristes
El triunfo de Bolsonaro en Brasil.
30 Oct | 2018
Por: Andrés Pascoe Rippey
Las ideas más tristes
El triunfo de Bolsonaro en Brasil.
Andrés Pascoe Rippey por: Andrés Pascoe Rippey
Oct 30, 2018
Compartir

Me gusta la frase “el pueblo es sabio”. Tiene una connotación tan generosa y abierta, como la de aquel que mira a alguien en menos, pero al mismo tiempo tiene el coraje de respetarlo. Me gusta porque nos habla mucho de nuestros tiempos.

En Brasil, Jair Messias Bolsonaro, candidato del partido evangélico de derecha Social Liberal, acaba de ganar las elecciones con un 56 por ciento, casi 60 millones de votos. Una amplia victoria, legítima y demostrativa de la fortaleza de la democracia del país sudamericano.

Tras su victoria, veo a muchos decir que, aunque votaron por él, eso no significa que sean racistas, machistas u homofóbicos. Bien puede ser cierto, pero veamos: ¿qué dijo Bolsonaro durante su campaña?

Hablando de las minorías sexuales, Bolsonaro nos regaló joyas como "Los homosexuales lo son por consumo de drogas, solo una pequeña parte lo es por defecto de fábrica", o, paternalmente, "Sería incapaz de amar a un hijo homosexual. No voy a responder como un hipócrita, ante eso, prefiero que un hijo mío muera en un accidente".

Sobre las mujeres, el próximo presidente de la primer economía de América Latina dijo "Ella no merece ser violada, porque ella es muy mala, porque ella es muy fea, no es de mi gusto, jamás la violaría" – en referencia a una diputada que lo cuestionó –, y sobre la expresidenta Dilma Rousseff, al votar su desafuero, dijo que “por el pavor de Rousseff, el ejército de Caxias, las Fuerzas Armadas, por Brasil encima de todo y por Dios por encima de todo, mi voto es sí”, festejando a la dictadura militar que torturó a la expresidenta.

Siguiendo su amor por la dictadura, dijo en campaña "Yo soy favorable a la tortura, tú lo sabes" y también "El error de la dictadura fue torturar y no matar".

También nos regaló esta joya racista: "No corro el riesgo de que uno de mis hijos se enamore de una mujer negra porque fueron muy bien educados”.

Estos son solo algunos – de los muchos – ejemplos que hay. ¿Representan esos dichos a 60 millones de brasileños? Los analistas, sabios como el pueblo, dicen que no, que la gente votó contra la corrupción y por hartazgo a la clase política. Bien puede ser.

Pero no. No es así. Los brasileños no votaron “contra” algo, sino a favor: a favor de la división, del odio, de la misoginia. Tratar de engañarnos al respecto es tan irresponsable como fingir que lo que dice Donald Trump no importa. Sí importa. Porque los líderes hacen discurso, hacen ideas, hacen visiones de nación.

Por al menos cinco años – que podrían ser diez – esas son las ideas que la voz más fuerte de Brasil defenderá, y son las ideas que los niños y niñas escucharán, pensando que es la verdad.

¿Es siempre sabio el pueblo? Claro, siempre lo es, hasta que se equivoca.

TE RECOMENDAMOS
Compartir: