Columnas
Foto: Saul López/Cuartoscuro
NXIVM: el monstruo que sedujo a la élite mexicana
Columnas
NXIVM: el monstruo que sedujo a la élite mexicana
La conexión Raniere Salinas Reforma
23 May | 2019
Por: Gabriel Pérez Osorio
NXIVM: el monstruo que sedujo a la élite mexicana
La conexión Raniere Salinas Reforma
Gabriel Pérez Osorio por: Gabriel Pérez Osorio
May 23, 2019
Compartir

Keith Raniere es un monstruo. Esa es la narrativa. Narrativa que, por fin, ha sido retomada por medios mexicanos. Ya no importa que se ventilen los nombres de Emiliano y Laura. Dos hijos de muy poderosos personajes. Ahí están ya. En televisión nacional. La madeja se ha comenzado a jalar.

Pero la historia de Keith Raniere empezó hace décadas. Incluye episodios increíbles, como haber sido mencionado en la revista de los récord Guinness de 1989, como una de las personas más inteligentes de Estados Unidos. Trabajó en Amway, una empresa de ventas con modelo piramidal. Abrió su propia compañía de ventas con el mismo esquema, pero el producto eran electrodomésticos.

En 1998 fundó NXIVM, la compañía de marketing que, con base en cursos de autoayuda, conquistó a actrices, empresarios y enamoró a la élite mexicana. Emiliano y Laura son solo dos de los destacados integrantes de la clase alta que cayeron en las redes de quien, hoy, enfrenta cargos por conspiración, crimen organizado, trata de personas.

Marcadas como ganado

Tres mujeres desnudas rodean a otra que se acuesta boca arriba, mientras espera a ser “marcada” en su ingle. Es la marca que ella misma solicitó. Quedó grabado todo en un video que el periodista Carlos Loret de Mola presentó en su noticiero matutino del jueves 23 de mayo.

La imagen muestra un ritual en el que marcaban a una chava con las iniciales K y R. Como si fueran ganado. K y R: Keith Raniere.

Lo mismo Allison Mack –la famosa actriz que en la serie noventera sobre Superman, Smallville, dio vida a una ficticia Chloe Sullivan–, que empresarios de Enron, hijos de expresidentes mexicanos, actrices… o la hija del dueño del periódico más influyente de México. Todos cayeron en las garras de Raniere. Todos contribuyeron a esa locura llamada NXIVM.

Los poderosos en México

A Raniere no solo le interesaba el dinero. También el poder. Entre las y los socialités mexicanos encontró campo fértil para tejer una red de complicidades que le dio las dos cosas.

Emiliano es Salinas Occelli, hijo del más controvertido presidente mexicano de los últimos tiempos. Laura es Junco, hija del dueño del grupo editorial que maneja Reforma y El Norte, dos de los diarios impresos más influyentes de México.

Emiliano se encargó en México de la franquicia y los negocios. Trajo el método de Raniere de superación personal y encantó a los mexicanos adinerados. Quien era alguien, tenía que estar ahí. No importaban los miles de dólares que costaban los cursos. Cayeron en las garras de Emiliano lo mismo empresarios que políticos y periodistas… y otros dos hijos de otros expresidentes: Fox y De la Madrid.

Te recomendamos leer: Gobierno de EPN dio al menos 5 mdp a empresa de Raniere

La hermana de quien llegaría a ser secretario de Hacienda, José Antonio González Anaya, fundó una empresa, Anima Inc., que hizo jugosos contratos con gobiernos en México. Fue financiada y apoyada por Emiliano. Ahí están las fotos en redes y medios para constatarlo. Fueron 15 años de negocios.

Las esclavas sexuales de Raniere

Loret presentó el video y reportaje elaborado por la periodista Danielle Dithurbide Vega. Dijo que es quien más conoce del caso en México. Además de la imagen exclusiva del ritual en el que marcan a una mujer, el reportaje de Danielle explica que Laura (Junco) era la encargada de reclutar a las mujeres que conformaban una especie de grupo secreto dentro de la organización de Raniere.

El grupo secreto estaba conformado solo por mujeres. Eran esclavas sexuales de Raniere. Las reclutaban, las hacían grabar videos en los que aparecían desnudas para después extorsionarlas y evitar que confesaran por lo que habrían de pasar. A esto se le llamaba “el colateral”: una garantía de que no habría traición.

En realidad, en los videos se les hacía confesar crímenes, mentiras, atrocidades. Eran mujeres estadounidenses, canadienses y mexicanas. Mexicanas de élite. Los videos, es decir, las confesiones grabadas, las resguardaba Laura Junco. Sí, confesiones de mujeres de la élite mexicana en manos de la hija del dueño del Reforma.

El silencio en México

El escándalo Raniere estalló en 2017, aunque desde mucho antes hubo dudas y denuncias. Forbes, en 2004, y el portal TheFrankReport fue de donde The New York Times tomó mucha información para el reportaje que hizo estallar la bomba porque, ellos sí, habían conseguido testimonios de víctimas de Raniere.

Él negó todo. Salinas Occelli también. Hubo un contraataque, incluso. Los NXIVM acusaron complot, extorsiones. Pero la realidad se impuso y Raniere salió huyendo a México casi al mismo tiempo en que la actriz Ludwika Paleta (esposa de Emiliano) se asentaba en una mansión en Albany, Nueva York, ciudad sede de la organización.

Raniere se escondió un tiempo en Monterrey, luego se fue a Puerto Vallarta. Ahí fue detenido, casi secuestrado por las autoridades mexicanas. Deportado. El comunicado oficial que daba cuenta de su detención y extradición ni siquiera mencionaba su nombre: “Ciudadano estadounidense requerido fue detenido y trasladado a EU”. Todo el mismo día.

En México, nada se dijo. Los medios callaron. Hasta el 23 de mayo de 2019, Reforma no ha reportado una coma al respecto. Nadie lo hizo. Era Salinas. Era Junco. Demasiado poder. Demasiado.

El juicio y los mexicanos

A partir del juicio que ha iniciado en EU (y que tiene más mexicanos de élite involucrados que el de "El Chapo" Guzmán, por lo que este sí que podría ser llamado “El juicio del siglo”), han comenzado a conocerse las grotescas acusaciones en contra de Raniere y sus cómplices. A Emiliano Salinas lo califican de co-conspirador. En el organigrama de la organización en EU hay una decena de mexicanos. El de más alto nivel, Salinas. Le sigue Laura Junco.

No hay acusaciones en contra de ningún mexicano en EU… aún. Pero el juicio apenas ha comenzado y la fiscalía de ese país ya preparan los testimonios de mexicanos involucrados.

¿Alcanzará la justicia de EU al hijo de un expresidente mexicano? ¿A la hija de uno de los periódicos más influyentes? ¿Los medios mexicanos se atreverán a cubrir el juicio de Raniere?

¿La élite mexicana aguantará verse expuesta?

TE RECOMENDAMOS
Compartir: