Columnas
Foto: Cuartoscuro
¿Qué esperar en el 2020?
Columnas
¿Qué esperar en el 2020?
Urge cambiar políticas elegidas
02 Ene | 2020
Por: Jose Antonio Crespo
¿Qué esperar en el 2020?
Urge cambiar políticas elegidas
Jose Antonio Crespo por: Jose Antonio Crespo
Ene 02, 2020
Compartir

¿Quién podría estar en desacuerdo con los objetivos planteados y ofrecidos por López Obrador? ¿Quién no querría que sea erradicada la corrupción y la impunidad? ¿Que la economía crezca al 4 % en promedio, y mayor justicia social? ¿Que disminuyan los delitos y homicidios significativamente? ¿Qué avance la democracia y surja un auténtico Estado de Derecho?

La gran mayoría lo desea, hayan votado o no por López Obrador. Los que no lo hicieron, como es mi caso, no es porque no se desearan esas metas, sino por la desconfianza que despierta la personalidad y estilo de AMLO desde que fue jefe de Gobierno. Y porque las políticas concretas para alcanzar dichos objetivos están poco sustentadas en la realidad, en muchos casos.

El desacuerdo y las críticas son pues más por los medios elegidos para alcanzar esas metas. Pero ante cualquier crítica en ese sentido, AMLO y sus devotos responden con descalificaciones morales (corruptos, derrotados moralmente, sabelotodo) o ideológicas (conservadores, huertistas, golpistas). Imposible así entablar un diálogo civilizado, racional y provechoso. Pero del primer año que recién terminó, el saldo es más negativo en muchos temas torales, por lo que urgiría cambiar las políticas elegidas. Veamos. 

  1. Crecimiento del 4% en promedio. Eso, que paradójicamente sí logró Salinas de Gortari en promedio, exige el doble de inversión privada. Pero la cancelación de Texcoco y de las rondas petroleras, además de los farmouts lograron justo lo contrario; sembrar desconfianza e incertidumbre, reduciendo así la inversión, y por tanto el crecimiento, y por tanto los empleos. Se espera que la firma de T-MEC permita en alguna medida generar recuperar certidumbre y elevar la inversión.
  2. Serenar al país. La idea de la Guardia Nacional no me parece mala y ha funcionado muy bien en varios países  (Francia, España, Italia). Pero se hizo con precipitación, desapareciendo la Policía federal además de convertir esa Guardia esencialmente en el muro migratorio que Trump ofreció a sus electores, pagado por México. Y la ambigüedad de la estrategia e improvisación de Culiacán, no dejan ver con claridad que podamos avanzar significativamente en eso. 
  3. Combate a la corrupción; algo se ha hecho pero por ahora se ve que de manera sesgada, con principal foco en los adversarios personales del presidente y menos con los aliados. El caso de Rosario Robles y el de Manuel Bartlett son paradigmáticos del sesgo. Eso, además de que las adjudicaciones directas subieron en proporción en lugar de disminuir. 
  4. Consolidar la democracia. Más bien vemos movimientos en sentido contrario, con las mayorías artificiales que obtuvo la coalición obradorista, que debilita el contrapeso legislativo, y la subordinación gradual que se lleva a cabo en la Suprema Corte e instituciones autónomas, al nombrar exclusivamente leales a López Obrador, ya ni siquiera con el método de las cuotas (insatisfactorio, pero lo de ahora está peor). 
  5. Los programas sociales que ayudarán a grupos marginados, parecen diseñados al viejo estilo clientelar, pues la fusión entre partido y gobierno vuelve a cobrar fuerza en este ámbito, como bien lo demuestra Rafael Hernández Estrada en su libro Servidores de la Nación (2019). El TEPJF ya sancionó al organismo por promoción personalizada del presidente, pero sólo en los funcionarios menores. 
  6. Se ofrece un genuino Estado de Derecho, pero hemos visto varias violaciones a la Constitución en distintos temas por parte de Morena, que quedan sin consecuencia, como exceder la sobre-representación legislativa estipulada en el artículo 53 de la Constitución, el permiso a Manuel Velasco para tener dos cargos simultáneos, la Ley Bonilla en Baja California con el visto bueno de Morena y el Ejecutivo, y el nombramiento de la titular de la CNDH. 

Eso es el balance del 2019, pero si no hay giros y rectificaciones en 2020, seguiremos por esa ruta, que no se percibe muy alentadora.

@JACrespo

TE RECOMENDAMOS
Compartir: