Columnas
Foto: Cuartoscuro
Redes sociales al ataque
Columnas
Redes sociales al ataque
Redes inauguran una nueva era de movilización
25 Oct | 2019
Por: Ricardo Pascoe Pierce
Redes sociales al ataque
Redes inauguran una nueva era de movilización
Ricardo Pascoe Pierce por: Ricardo Pascoe Pierce
Oct 25, 2019
Compartir

El mundo está convulso. Todos los continentes se sacuden con países en conflictos internos o con países vecinos, por razones económicas, de inconformidad social y política o por conflictos religiosos y migratorios. América Latina no es la excepción. Ahí están Venezuela, Ecuador, Chile, Bolivia; toda Centroamérica y México, entre otros.  

Las grandes economías del mundo viven sus propias presiones y conflictos de competencia geopolítica, con crecientes tensiones militares en torno al control de las materias primas a escala global. El control de depósitos minerales, del petróleo y el agua están marcando la pauta para definir el desplazamiento de tropas y enfrentamientos indirectos a través de terceros interesados. 

Conforme avanza el desarrollo tecnológico, crece la capacidad de intercomunicación y también de destrucción mutua de las sociedades. Estas dos características están cobrando particular relevancia en estos tiempos, por la presencia de potentes armas de fuego combinada con el uso de las redes sociales

Mientras las armas ponen de relieve la necesidad de contar con estrategias para evadir al enemigo y asegurar una respuesta letal a sus pretensiones, las redes sociales facilitan la difusión de hechos en tiempo real que ponen al descubierto facetas de la experiencia humana que estremece, por ser real, y no ficción. Aquí no cabe la “suspensión de la credibilidad”, pues lo que se ve en redes es actual, sin censura.

La violencia y su inmediata difusión en redes sociales están sacudiendo a la sociedad mundial. Decapitaciones en Medio Oriente o cadáveres colgados de puentes en México son experiencias cotidianas en las redes sociales. Además, quienes ejecutan esas acciones las quieren dar a conocer en toda su crudeza, para tener un efecto político  de atemorizar a las poblaciones. Pero también las manifestaciones populares en Hong Kong, Beirut, Barcelona, la Primavera Árabe y Santiago  de Chile se convocan en redes y se difunden acciones e instrucciones en aplicaciones en tiempo real.

En los hechos recientes en Culiacán, Sinaloa, las redes jugaron un papel central en la convocatoria que hicieron los grupos criminales a sus adherentes para sumarse a la acción, primero, y luego dando instrucciones sobre qué actividades realizar. Después se usaron para intimidar a la población, mostrando escenas de terror y luego la demostración de su superioridad letal frente a las fuerzas armadas, al posar dentro de vehículos capturados y mostrando la sumisión de efectivos militares hacia los grupos armados. 

Al final de la jornada subieron videos de sus celebraciones por haber humillado al Estado mexicano. El crimen organizado en Sinaloa hizo gala de su manejo de las redes sociales con instrumento de intimidación y cooptación de la población, además de desmoralizar al enemigo al mostrar armamento que los militares no tenían. 

El papel de las redes sociales se está convirtiendo en un motor central en el quehacer de las sociedades modernas, a escala global. La difusión de información-buena, mala o fake-a través de redes ocupa el lugar de convocante a una capacidad independiente, autónoma y anónima de franjas de la sociedad moderna desafectas con el orden establecido. 

Incluso, esas franjas “desorganizadas pero coordinadas” de la sociedad muchas veces son quienes precipitan acciones a través de redes que posteriormente siguen “los organizados”, como los partidos, sindicatos, agrupaciones universitarias.    

Las redes inauguran una nueva era de movilización de la sociedad global. Los gobiernos tendrán que aprender a vivir en este nuevo contexto. 

@rpascoep

TE RECOMENDAMOS
Compartir: