Columnas
Foto: Reuters
Súper Martes de definición electoral en EU
Columnas
Súper Martes de definición electoral en EU
Una fecha decisiva para Estados Unidos
03 Mar | 2020
Por: Amando Basurto
Súper Martes de definición electoral en EU
Una fecha decisiva para Estados Unidos
Amando Basurto por: Amando Basurto
Mar 03, 2020
Compartir

Los calendarios cívicos y sociales de todos los países contienen fechas relevantes y otras que son definitorias del futuro a corto o mediano plazo. Estas fechas incluyen grandes eventos deportivos, conmemoraciones o llamados periódicos a la acción y la desobediencia civil, y elecciones políticas de alto impacto.

Este último tipo de fecha es la que el día de hoy congrega a los demócratas de 14 estados al celebrarse la multitudinaria jornada de elección primaria de candidata o candidato que enfrentará a Donald Trump en su intento de reelección (también habrá elecciones en la Samoa Americana y de demócratas en el exterior que no son “estatales”y otorgan un reducido número de delegados). 

En este Super Tuesday están en juego poco más del 30% de los delegados totales (1,709 de 3,979) para la Convención Demócrata a celebrarse en la ciudad de Milwaukee del 13 al 16 de julio próximos; entre los delegados hoy en juego están estados numéricamente claves como California (415), Texas (228), Carolina del Norte (110), Virginia (99) y Massachusetts (91). 

Durante el mes de febrero se sostuvieron elecciones primarias estatales en Iowa, New Hampshire, Nevada y South Carolina; a pesar de su relevancia relativa, los resultados de estas primeras contiendas ya arruinaron la aspiración presidencial de cinco de los pretendientes. 

Entre estos, de manera relevante, a Pete Buttigieg (quien fuese alcalde de South Bend, Indiana y el primer candidato presidencial abiertamente gay) que decidió abandonar la contienda tras los resultados de la elección en South Carolina el pasado 29 de febrero a pesar de haber obtenido resultados favorables y delegados en las otras tres contiendas del mes, y a Amy Klobuchar (Senadora por Minnesota) quien solamente había tenido un resultado relativamente positivo en las primarias de New Hampshire (el día de ayer ambos declinaron su candidatura en favor de la del Senador Joe Biden). 

De esta manera el pelotón electoral Demócrata ya se ha reducido de manera considerable con miras a los procesos de hoy. Los líderes son Bernie Sanders (quien durante febrero ganó 58 delegados) y Joe Biden (con 54); de lejos les persigue la Senadora Elizabeth Warren (con 8 delegados) y finalmente sin delegados pero con bolsillos amplios y repletos Mike Bloomberg –quien decidió no participar en las contiendas de febrero [formalmente-; además, la representante Tulsi Gabbard sigue en la contienda pero sin apoyo ni exposición alguna]. 

Las renuncias de Buttigieg y Klobuchar en realidad han servido para emparejar un poco el terreno de la contienda ya que ambos (Demócratas moderados) le hacían sombra (y en todo caso quitaban votos) al senador Biden. 

En otras palabras, desde el ala radical, sólo la senadora Warren le hace competencia al liderazgo de Sanders y, del ala moderada, sólo resta la candidatura de Bloomberg haciéndole competencia a Biden.

Es altamente probable que al final del día veamos una competencia claramente definida entre los senadores Sanders y Biden

En las encuestas, el primero tiene amplia ventaja en el estado de California (que por sí mismo ofrece casi el 25% de los delegados en disputa) y una ventaja mínima en Texas; si los delegados de estos dos estados caen en manos de Sanders no sólo le darán una importante ventaja en la elección primaria sino que reforzarán su elegibilidad hacia la jornada en noviembre, ya que estos dos mismos estados son también los que más votos electorales aportan al colegio electoral. 

En 2008 el oficialismo Demócrata (representado por Hillary Clinton) no pudo detener al “populista” Barack Obama, quien se convirtió en el presidente número 44 de los Estados Unidos de América; en 2016 el mismo oficialismo representado por la misma señora Clinton hicieron todo lo posible (legítima e ilegítimamente) y detuvieron al populista Bernie Sanders. 

En esa ocasión, el resultado de las elecciones generales favoreció al candidato populista que había tomado por asalto al decadente Partido Republicano. 

A pesar de que el liderazgo del partido Demócrata se empecine en hacer de Joe Biden su candidato presidencial, es muy probable que la actual crisis de identidad del partido otorgue una mejor oportunidad al candidato “radical y populista”. 

Esta es, pues, una de esas fechas decisivas.

TE RECOMENDAMOS
Compartir: