Columnas
Un cuento chino
Columnas
Un cuento chino
¿Quién miente sobre la inversión china?
14 Ene | 2020
Por: Ricardo Pascoe Pierce
Un cuento chino
¿Quién miente sobre la inversión china?
Ricardo Pascoe Pierce por: Ricardo Pascoe Pierce
Ene 14, 2020
Compartir

En el evento del “Día de China” que organizó la Secretaría de Economía, el embajador de China en México, Zhu Qingqiao, anunció que el Bank of China y ICBC aportarán financiamiento de 600 millones de dólares para la construcción de la refinería de Dos Bocas en Tabasco. El embajador chino también señaló que “China tiene muchos planes para invertir en México y participar en el desarrollo de nuevos campos, como la petroquímica. China tiene mucho interés en ese tipo de colaboraciones.”

A su vez, el embajador mexicano en China José Luis Bernal Rodríguez dijo que se está “motivando” a empresas mexicanas para que se acerquen a estos dos bancos chinos que operan en México. Agregó que ya apoyan proyectos en México, en actividades de energía, electrónica, electrodomésticos e infraestructura. 

La secretaria de Economía, Graciela Márquez Colín, prefirió no entrar en detalles sobre estas operaciones, sin desmentirlas.

Después de este desbordante entusiasmo hacia las inversiones chinas en México, no dejó de sorprender el “roadshow” por todos los medios del país de la secretaria de Energía, Rocío Nahle, desmintiendo al embajador chino. Nahle aseguró que era falsa la declaración del chino y que la construcción de la refinería Dos Bocas se financiará exclusivamente con fondos públicos.

¿Mintió el embajador chino, o estaba malinformado? ¿Era simplemente un cuento chino, para poder hablar de 600 millones de dólares? El desmentido de Nahle fue categórico y varios columnistas nacionales le tomaron la palabra a la secretaria y afirmaron que el embajador estaba “malinformado”.

Sin embargo, el anuncio se hizo en el contexto de un evento oficial organizado por México, en homenaje a China. Es difícil creer que el embajador de China se atrevería a decir algo de semejante magnitud sin que hubiera una intencionalidad consciente en sus palabras. Seguramente sabremos más en los próximos días acerca de quién dice la verdad y quién miente en este caso.

Por lo pronto, hay cosas que sí sabemos. El gobierno de López Obrador se ha rendido frente al gobierno de Trump. Las políticas migratoria, de seguridad y económica de México son definidas por Washington. Y México acaba de firmar el T-MEC que contiene una cláusula que esencialmente le prohibe comerciar con China. Casualmente este jueves llega a México el Fiscal Barr, para fiscalizar la buena conducta del gobierno mexicano y su grado de cumplimiento de los acuerdos tomados en su última vista a nuestro país.   

Si lo que dijo el embajador chino es una mentira, entonces sería posible entenderla como una provocación al gobierno de Trump en el contexto de la guerra comercial de su país con Estados Unidos, aprovechando la ostensible visita de Barr a México. En efecto, China le estaría diciendo a Washington “estamos haciendo negocios importantes en tu patio trasero”. 

Pero en el caso de que lo dicho por el embajador sea cierto, entonces habría que entender el desmentido mexicano como un intento por aplacar a Trump en vísperas del arribo de Barr a México, para evitar que tenga otra palanca de presión sobre un gobierno mexicano de por sí debilitado ante el gigante del norte. En este caso, la mentira mexicana viene de que quiso hacer negocios con China ocultándose de la mirada estadounidense.

En cualquier caso estamos ante un gran cuento chino. 



TE RECOMENDAMOS
Compartir: