Columnas
Foto: Reuters
Venezuela, siempre Venezuela
Columnas
Venezuela, siempre Venezuela
¿EU da clases de democracia a venezolanos?
04 Mar | 2019
Por: Gerardo Fernández Noroña
Venezuela, siempre Venezuela
¿EU da clases de democracia a venezolanos?
Gerardo Fernández Noroña por: Gerardo Fernández Noroña
Mar 04, 2019
Compartir

Desde que en 1998, el comandante Hugo Chávez ganó por primera vez la elección presidencial en Venezuela, el gobierno de la Revolución Bolivariana no la ha tenido fácil. Tuvo que remar contracorriente para convocar a una Asamblea Nacional Constituyente que abriera el camino a una nueva constitución del hermano país. El presidente Hugo Chávez, entregó el poder recién adquirido y participó en una nueva elección en el nuevo marco constitucional que volvió a ganar contundentemente. Después, remontó un golpe de estado militar, un paro petrolero y cualquier cantidad de intentos por tirarlo del gobierno.

Al final de su vida, remontando un cáncer terminal, les ganó todavía la reelección en 2012. La derecha, celebró su muerte como si de un tirano se tratara, mientras el mundo se asombraba de ver las manifestaciones multitudinarias de duelo del pueblo venezolano. Fue hasta su muerte que le reconocieron la estatura de gigante político que tuvo toda su vida.

En ese contexto, muy difícil, el hoy presidente Nicolás Maduro tuvo que ir a una nueva elección que ganó en unos comicios muy disputados.

Desde entonces, el acoso a la Revolución Bolivariana se incrementó de manera brutal. Del boicot económico se pasó al franco bloqueo. El pueblo venezolano, irritado, inconforme y desesperado, votó ampliamente por la derecha en la elección intermedia de Asamblea Nacional. La oposición obtuvo casi dos tercios del congreso unicameral venezolano. En lugar de aprovechar su ventaja política y convocar a un referéndum revocatorio, ya que Venezuela es el único país del mundo que cuenta con esta herramienta democrática, se inclinó por la violencia brutal contra el pueblo venezolano.

La oposición fascista sometió a un enorme sufrimiento al pueblo venezolano, no me cansaré de recordarles que en ese marco, se quemaron vivos a 29 venezolanos por ser o parecer chavistas, es decir, por ser morenos.

El presidente Maduro retomó la iniciativa. Convocó a la elección de la Asamblea Nacional Constituyente y el pueblo venezolano vio en ese llamado la oportunidad de construir un camino de paz. Participó de manera multitudinaria, mientras le derecha cometía su segundo grave error político, se abstenía de participar en este proceso.

En paralelo, el gobierno de la Revolución Bolivariana generó un proceso de diálogo con la oposición en el que medió el expresidente español Rodríguez Zapatero. De poco o nada sirvieron las múltiples reuniones de diálogo realizadas, invariablemente, la derecha deshonró la palabra empeñada en los citados acuerdos.

A pesar de ello, el gobierno venezolano cumplió lo pactado y adelantó las elecciones presidenciales de 2018. La oposición solicitó modificar la fecha de su realización para mayo del año pasado y el gobierno volvió a acceder. Dividida, confundida, achicada por sí misma, la oposición participó sin éxito en los comicios citados. El presidente Maduro ganó su primer reelección presidencial.

En 20 años de gobierno, la Revolución Bolivariana ha realizado 25 comicios, sostenidos por el mejor sistema electoral del mundo. Ha reconocido dos dolorosas derrotas, una en vida del comandante Chávez sobre una reforma constitucional y, una segunda, en los comicios intermedios perdiendo la mayoría en el congreso venezolano durante el primer periodo del presidente Maduro.

La campaña de medios internacional y el acoso han sido inmisericordes. Ridículo, falso, francamente mendaz y sin embargo efectivo.

Hay países como Estados Unidos, que en pleno siglo XXI tienen una forma de elección indirecta y sin embargo, pretenden darles clases de democracia a los venezolanos.

En realidad se tiraron a fondo para intervenir militarmente al hermano país y a pesar de la brutalidad de la ofensiva, de los despiadada de ésta, no lograron su objetivo. Y en ello, el gobierno popular de México jugó un papel fundamental para evitar que la hermana república fuera avasallada. Sólo con sostener una posición correcta y de principios, el respeto a la soberanía y a la autodeterminación de los pueblos se ha logrado evitar una masacre contra el pueblo venezolano.

Termino, reto a quienes apoyan la intervención militar de Estados Unidos para que pongan un solo ejemplo en que el ejército norteamericano haya invadido un país para salvarlo. Hoy, los hermanos y hermanas de Puerto Rico, viven bajo un coloniaje brutal, en pleno siglo XXI, sin saber hasta la fecha lo que es ser una nación independiente. Viven sometidos bajo la bota del imperialismo estadounidense. Podría poner decenas de ejemplos de intervenciones militares pero solo con mencionar el estado en que se encuentra Puerto Rico es suficiente para demostrar que el gobierno de Estados Unidos nunca ha buscado el beneficio de los pueblos que intervienen militarmente.

 

 

TE RECOMENDAMOS
Compartir: