A Fondo
Cuartoscuro.com
27% de las mexicanas han sufrido agresiones sexuales en lugares públicos
A Fondo
27% de las mexicanas han sufrido agresiones sexuales en lugares públicos
Solo 1 de cada 10 hombres
23 Ene | 2020
Por: Shelma Cerrillo
Muy Cierto
27% de las mexicanas han sufrido agresiones sexuales en lugares públicos
Solo 1 de cada 10 hombres
Ene 23, 2020
por: Shelma Cerrillo
Muy Cierto
Compartir:

“Esta vez dije `ya basta´ y convertí el miedo en coraje hasta llevar el proceso hasta las últimas consecuencias”, confesó Yuriria Ávila después de asegurarse de que el hombre que le mostró el pene en un vagón del metro de la Ciudad de México recibiría el castigo legal que se correspondía por haberla acosado sexualmente.

En México, las mujeres mayores de edad sufren casi tres veces más acoso y violencia sexual en lugares públicos que los hombres, de acuerdo a la Encuesta Nacional de Seguridad Urbana (ENSU) de diciembre de 2019. En otras palabras, el 27% de las personas de sexo femenino han enfrentado ese tipo de agresiones, contra el 10% de sexo masculino.

Si separamos los tipo de violencia sexual que consideró la encuesta vemos que, en todos los rubros, las mujeres son más agredidas que los hombres: intimidación sexual, abuso sexual, hostigamiento sexual e intento de violación o violación.

Entre julio y diciembre de 2019, poco más de seis millones de mujeres mayores de edad, habitantes de zonas urbanas fueron víctimas de algún tipo de acoso y/o violencia sexual en algún lugar público de México. Algo que le sucedió también a 1.8 millones de hombres.

Contar con esa estadística es importante porque hay una cifra negra de 93% (es decir, porque la gran mayoría de las víctimas no denuncian), la que ahora se podrá conocer gracias a las nuevas preguntas de la ENSU. Se podrá calcular cuántas personas no denuncian y se entenderá mejor el problema, declaró Isabel Erreguerena, coordinadora de políticas públicas de la organización feminista EQUIS Justicia para las mujeres, en entrevista para Cuestione.

A las autoridades les debería servir la encuesta para generar políticas públicas basadas en el fenómeno real y establecer medidas a corto, mediano y largo plazo. Pero no solo políticas reactivas, también preventivas, agregó Erreguerena.

La ENSU, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), se creó en septiembre de 2013 con el objetivo de medir el cambio en el tiempo de la percepción de la población sobre seguridad pública. En diciembre de 2019 fue la primera vez que se consideraron preguntas sobre experiencias delictivas de tipo sexual y se le podrá dar seguimiento cada tres meses.

INEGI vs Secretariado

Las encuestas permiten ampliar las preguntas y conocer más el contexto de una problemática al conocer un número de víctimas más cercano a la realidad. Además, en el caso de la ENSU, también te permite tener una comparación entre sexos, dijo Isabel Erreguerena.

En efecto, los registros del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) solo consideran carpetas de investigación, las cuales pueden contener más de una víctima. Si bien, el Secretariado cuenta con cifras de víctimas por sexo, los delitos de acoso y violencia sexual no están considerados en su base de datos sobre víctimas.

Por ejemplo, de julio a diciembre de 2019 (mismo periodo analizado de la ENSU) se abrieron casi 23 mil carpetas de investigación por los delitos de abuso sexual, acoso sexual, hostigamiento sexual o violación –sin diferenciar entre hombres y mujeres–. Resultado muy alejado de los casi ocho millones de personas víctimas de acoso y/o violencia sexual con base en la Encuesta .del INEGI.

Te interesará leer: Presupuesto para erradicar violencia de género solamente aumentó 1.3% para 2020.

Abuso sexual

De acuerdo a la ENSU, en este tipo de delito el 10.2% de las mujeres con 18 años de edad o más respondió afirmativamente a una o varias de las siguientes preguntas (contra 3.1% de los hombres):

“¿Alguna persona le mostró sus partes íntimas o se tocó sus partes íntimas enfrente de usted, y usted se sintió molesta(o), ofendida(o), o atemorizada(o)?, ¿Le manosearon, tocaron, besaron o se le arrimaron, recargaron o encimaron con fines sexuales sin su consentimiento?, ¿Le obligaron a mirar escenas o actos sexuales o pornográficos (fotos, revistas, vídeos o películas)?”.

Intimidación sexual

En este rubro la ENSU contempló a las personas adultas que les dijeron piropos groseros u ofensivos de tipo sexual o sobre su cuerpo, a quienes le enviaron mensajes o publicaron comentarios con insinuaciones sexuales, insultos u ofensas sexuales a través del celular, correo electrónico o redes sociales (Facebook, Twitter, WhatsApp, etc.) y le molestaron u ofendieron.

Aquí la diferencia entre sexos es de 16 puntos porcentuales y lo podemos ver en la siguiente gráfica:

Acoso sexual

En acoso sexual, la ENSU consideró a quienes le ofrecieron dinero, regalos u otro tipo de bienes a cambio de algún intercambio de tipo sexual que les pareció ofensivo o humillante.

Violación e intento de violación

La pregunta que usó la ENSU para conocer si alguien fue víctima de violación o intento de violación fue: ¿Alguien intentó obligarle o forzarle usando la fuerza física, engaños, o chantajes a tener relaciones sexuales sin su consentimiento, o en contra de su voluntad?, y ¿alguna persona le obligó a tener relaciones sexuales en contra de su voluntad?

Para el próximo trimestre ya se podrán comparar los datos de cada delito para conocer qué tanto aumentó o disminuyeron.



Compartir: