A Fondo
Foto: Reuters
Cuestione | Calificadoras de riesgo ponen a México a pasos de ser considerado “inversión basura”
A Fondo
Calificadoras de riesgo ponen a México a pasos de ser considerado “inversión basura”
¿Cómo le pega a tu bolsillo?
06 Jun | 2019
Por: Omar González
Muy Cierto
Calificadoras de riesgo ponen a México a pasos de ser considerado “inversión basura”
¿Cómo le pega a tu bolsillo?
Jun 06, 2019
por: Omar González
Muy Cierto
Compartir:

Dos de las calificadoras internacionales más importantes del mundo, Fitch Ratings y Moody’s bajaron las expectativas financieras para México, ¿sabes cómo puede afectar esto a tu bolsillo?

México cayó un escalón en la calificación de Fitch, pasando de BBB+ a BBB, quedando a tan sólo dos niveles de caer en grado especulativo. ¿Cómo afecta esto? De llegar a ese grado, que especialistas llaman “basura”, nuestro país sería considerado con un alto riesgo de no poder cumplir con sus obligaciones de deuda.

Esto haría que el país tenga menos acceso a créditos internacionales (para llevar a la realidad sus megaproyectos, como el Tren Maya o el Nuevo Aeropuerto), por lo que también afectará a su flujo de dinero. Para compensarlo, el gobierno tendrá dos opciones: apretarse el cinturón y reducir el gasto público u obtener más recursos.

En el primer caso, dada la austeridad republicana que caracteriza a esta administración, podría recortar aún más los gastos “superficiales” y apoyos sociales, lo que sin duda afectará a millones de personas beneficiarias.

Mientras que en el segundo escenario, el gobierno puede o contraer más deuda (a precios más caros, gracias a la baja calificación) o recaudar más, sí, subiendo los impuestos.

Cualquiera de estas opciones tienen un impacto directo para tu cartera. Si decide recortar apoyos sociales, los recursos que ya destinaba para beneficiar a algunos grupos sociales podrían cambiar de destino dejando a millones de personas sin este dinero.

Siguiendo la vía de los impuestos, el gobierno buscaría cobrarte más por hacer las mismas cosas –como subir el IVA o ampliar los productos a los que se les pone este impuesto– o buscará crear nuevas contribuciones para obtener estos recursos.

Con la baja en las calificaciones crediticias, los bancos privados también se verán afectados, por lo que podrían subir sus tasas de interés, provocando que los intereses de tus tarjetas de crédito sean más caros, que menos gente tenga acceso a créditos financieros para comprar su casa, su auto o para gastos personales.

Finalmente, la empresas que dependen de estos créditos bancarios para producir, podrían elevar sus precios para cubrir el alza en los costos de pagar estos financiamientos o, en un caso extremo, reducir el número de empleados. En cualquiera de estos casos, se afecta directamente los bolsillos de la gente.

Pemex, en grado especulativo

En tan solo dos días, las agencias calificadoras de riesgo internacionales han reducido sus pronósticos para nuestro país, y en una medida más grave, le quitaron el grado de inversión a Petróleos Mexicanos.

Primero, el 5 de junio la estadounidense Fitch Ratings rebajó un grado la calificación de riesgo financiero de nuestro país, dejando a México a dos pasos de caer en un nivel de riesgo.

Te puede interesar leer: ¿Nos afecta que bajen calificación a Pemex?

Ese mismo día, Moody´s redujo su expectativa de nuestra deuda de “estable” a “negativa”, aunque mantuvo sin cambios su calificación para nuestro país.

Menos confianza de inversionistas, pronósticos de crecimiento económico más bajos y las acciones que el gobierno toma respecto a Petróleos Mexicanos (Pemex), fueron las causas que ambas calificadoras consideraron para su decisión.  

Esto último produjo algo peor. El 6 de junio, la calificadora Fitch redujo la calificación de Pemex, quitándole su carácter de inversión y dejándola en un grado especulativo.

¿Cómo afecta al país?

Después de la noticia, todo el mundo pegó el grito en el cielo y comenzó una ola de advertencias sobre los riesgos que esta situación traería a nuestro país.

Las acciones llevadas a cabo por las calificadoras representan un aviso serio para las inversiones respecto a que la capacidad de pago de nuestro país puede no ser tan buena, algo así, como si fuera reportado en el Buró de Crédito.

Recordemos que estas instituciones tienen la tarea de hacer análisis objetivos, estandarizados e independientes sobre el riesgo que tiene una empresa o gobierno de no poder cumplir en tiempo y forma sus compromisos de pago, para que quienes invierten decidan con información confiable dónde mandar sus recursos.

Ante esto, a nuestro país se le podría complicar encontrar personas que decidan invertir en él y, quienes escojan hacerlo, pedirán condiciones más agresivas como mejores tasas de interés, que harían los préstamos más caros.

En el caso de Pemex, conseguir recursos de personas de otros países le será aún más difícil, por lo que el gobierno tendría que destinar aún más recursos para mantener a flote a la paraestatal.

A todo esto, ¿qué es una calificadora de riesgo de crédito?

Son instituciones especializadas que se dedican específicamente a elaborar opiniones independientes, objetivas y estandarizadas sobre el riesgo que tiene una empresa o gobierno de no poder cumplir en tiempo y forma sus compromisos de pago. Sus opiniones se llaman “calificaciones de riesgo crediticias”.

Surgieron de la necesidad de quienes invierten de contar con parámetros confiables que les permitieran tener más información sobre la situación de una emisora de bonos y la facilidad que tiene de devolver la cantidad establecida en los términos propuestos, para poder tomar mejores decisiones de inversión.

¿Cómo se califican los riesgos de inversión internacional en un país?

Las calificaciones se representan mediante una combinación de letras o de letras y números, donde cada combinación reflejan un escenario y situación de la empresa o gobierno.

En el caso de Fitch Ratings, esta es la métrica que siguen:

El siguiente paso es esperar cómo reaccionan las otras calificadoras después de estos cambios y ver si siguen el mismo camino que Fitch. De igual forma, el gobierno tendrá que responder a estas acciones, aunque probablemente las desestime como lo lleva haciendo desde principios de año.

¿Hasta cuándo el gobierno tomará en cuenta las opiniones de las calificadoras de riesgo? ¿está aún a tiempo la 4T de resolver este problema? ¿dejará de ser un problema causado por los gobiernos anteriores?



Compartir: