A Fondo
Foto: Pixabay
Cambio climático: los más ricos, contaminan (muchísimo) más
A Fondo
Cambio climático: los más ricos, contaminan (muchísimo) más
Y lo peor: sube consumo de combustibles
16 Abr | 2019
Por: Omar González
Muy Cierto
Cambio climático: los más ricos, contaminan (muchísimo) más
Y lo peor: sube consumo de combustibles
Abr 16, 2019
por: Omar González
Muy Cierto
Compartir:

Si te dijeramos que, de un grupo de 10 personas, el que tiene más dinero genera la mitad de la contaminación de todo tu grupo, y que las cinco que menos tienen producen solo el 10% de lo que contamina, ¿lo creerías?.

Pues, ¿adivina qué? Un estudio internacional asegura que así es: el 10% de la población con más dinero es responsable de la mitad de todas la emisiones de gases contaminantes en el mundo.

¿Y lo peor? Los que sufren más con estas afectaciones no son ellos, sino las personas más pobres.

Más ingresos, más contaminación

De acuerdo al estudio La desigualdad extrema de las emisiones de carbono, elaborado por Oxfam -confederación internacional formada por 17 organizaciones no gubernamentales de distintos países que realizan labores humanitarias-, tres mil 500 millones de personas (la mitad más pobre de toda la humanidad) generan tan sólo el 10% del total de las emisiones mundiales de contaminación.

Te va a interesar:  Tus tacos contaminan más que tu auto

Sin embargo, la mayoría de esta población vive en países más vulnerables al cambio climático, donde el estilo de vida y el trabajo de las personas que ahí habitan se ve muy afectados por las sequías, inundaciones y olas de calor, causadas por los cambios en el clima.

Esto genera que ese fenómeno también sea un obstáculo para la erradicación de la pobreza. Además, estos países tienen otra desventaja: están menos preparados para hacer frente a las modificaciones en el clima local y planetario.

Un ejemplo claro es que, mientras en un estado como California, en los Estados Unidos, el 80% de las tierras cultivables disponen de sistemas de riego, en países emergentes como Níger, Burkina Faso y Chad este porcentaje no supera el 1%, lo que representa un obstáculo para el desarrollo de agricultura sustentable.

Además, mientras 9 de cada 10 agricultores estadounidenses tienen un seguro para sus cosechas, en la India, México y China sólo lo tienen el 15%, 12% y 10% de los agricultores, respectivamente.

De igual forma, la mayoría de estas economías dependen de la producción de materiales que consumen los habitantes de países ricos, lo que hace complicada la adopción de medidas a favor del medio ambiente.

Son las empresas energéticas

Pese a estas estimaciones, Oxfam aclara en su estudio que “sería un error” concluir que el 10% con más recursos sean “los únicos responsables”, resaltando que las decisiones de los gobiernos así como la dinámica económica, limitan mucho cualquier cambio en las conductas de consumo de estas personas.

Los principales beneficiarios de mantener el equilibrio actual, de acuerdo al estudio, son las multinacionales que se dedican a la extracción y comercio de combustibles fósiles, quienes tienen mucho que perder si los gobiernos adoptan leyes ambiciosas de regulación para luchar contra el cambio climático.

Simplemente al observar el número de multimillonarios de la lista Forbes, Oxfam resalta que aquellos con intereses en el sector de los combustibles fósiles pasó de 54 en 2010 a 88 en 2015, un aumento de 63% en tan sólo cinco años.

Mientras tanto, la suma de todas las fortunas personales de este grupo incrementó 50%, pasando de estar sobre los 200 mil millones de dólares a más de 300 mil millones de dólares en el mismo periodo.

El panorama ante el futuro

Frente a este panorama, el reporte considera que las acciones que puedan adoptar los países, como los Acuerdos de París, no tendrán efectos claros mientras no se pongan al centro a las personas pobres y vulnerables que han contribuido menos en la emisión de contaminantes.

Además, es necesario destinar muchos más recursos para adaptar a las economías para la lucha en contra del cambio climático.

Mientras tanto, en nuestro país parece ser que la nueva administración le sigue apostando a la generación de energía con combustibles fósiles, lo que podría significar un retroceso en los avances en materia ambiental.

¿Será realmente posible detener la contaminación? ¿Hasta qué punto? ¿Será demasiado tarde?



Compartir: