A Fondo
Foto: Saúl López/Cuartoscuro
(Casi) desaparece el CISEN
A Fondo
(Casi) desaparece el CISEN
¿Terminó el espionaje político?
20 Mar | 2019
Por: Elena Rivero Rojas
Muy Cierto
(Casi) desaparece el CISEN
¿Terminó el espionaje político?
Mar 20, 2019
por: Elena Rivero Rojas
Muy Cierto
Compartir:

“Violaciones de derechos humanos, persecuciones políticas y actos de corrupción quedarán al descubierto con la apertura de los archivos históricos del CISEN (Centro de Investigación y Seguridad Nacional) que estarán disponibles en el AGN (Archivo General de la Nación)”, anunció el presidente Andrés Manuel López Obrador, el pasado primero de marzo en su conferencia matutina.

En Cuestione decidimos corroborar las declaraciones del presidente de la República e indagar acerca de qué era y cómo operaba el famoso CISEN.

Adiós, CISEN. Bienvenido, CNI

El CISEN fue creado en 1989, durante la administración de Carlos Salinas de Gortari, quien designó como titular a Jorge Carrillo Olea. Tenía el objetivo de ser un órgano de inteligencia civil estatal que sirviera para alertar al gobierno sobre riesgos y amenazas a la seguridad nacional.

(Si quieres saber más sobre seguridad nacional, te podría interesar: Guardia Nacional: ¿abrazos o balazos?).

Estas amenazas se refieren a personas o eventos que podrían haber atentado contra el desarrollo social, económico y político del país; el medio ambiente, así como desastres naturales o epidemias que pudieran afectar a la población. En el momento de su creación, su objetivo fue hacer frente a los desafíos que planteaba el fin de la Guerra Fría.

Las funciones específicas del CISEN, estaban estipuladas en el artículo 19 de la Ley de Seguridad Nacional, Algunas de ellas eran:

  1. Operar tareas de inteligencia que contribuyan a preservar la integridad, estabilidad y permanencia del Estado Mexicano y a fortalecer el Estado de Derecho.
  2. Procesar la información que generen sus operaciones, con el propósito de salvaguardar la seguridad del país.
  3. Preparar estudios de carácter político, económico, social y demás que se relacionen con sus atribuciones, así como aquellos que sean necesarios para alertar sobre riesgos y amenazas a la Seguridad Nacional.
  4. Elaborar el plan estratégico y la Agenda Nacional de Riesgos.
  5. Proponer medidas de prevención y desactivación de riesgos que vulneren el territorio, las instituciones nacionales, la gobernabilidad democrática o el Estado de Derecho.

Según el marco legal de éste órgano, sus tareas poco tenían que ver con actividades relacionadas con espionaje u operaciones secretas contra oponentes políticos del gobierno y disidentes. Sin embargo, de acuerdo con diversas acusaciones, no siempre se apegó a la normatividad y varios políticos, incluyendo al mismo presidente López Obrador, afirmaron haber sido espiados por el CISEN.

Debido a estas acusaciones, y para evitar las supuestas violaciones a la privacidad, persecuciones políticas y prácticas de corrupción, el primer mandatario mexicano decidió eliminarlo y fundar, en su lugar, el Centro Nacional de Investigación (CNI).

La creación del CNI se incluyó dentro de la iniciativa, impulsada por Morena, para reformar la  Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, como parte de las nuevas atribuciones de la naciente Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC). Antes, el CISEN dependía de la Secretaría de Gobernación.

Depender de la SSPC y cambiar de nombre fueron, en realidad, los únicos cambios.

Este cambio implica, de acuerdo con la modificación a la Ley, que el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), opere “dentro de la más estricta legalidad y en el marco de una visión ciudadana”. El nuevo centro debe, dicen, “alinear sus esfuerzos de prevención y atención a situaciones de riesgo, a efecto de redimensionar la percepción que tiene la ciudadanía con respecto de la seguridad”... lo mismo que ya hacía el CISEN.

La iniciativa de reforma fue oficializada, mediante un decreto aprobatorio, y los cambios se efectuaron en la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, en noviembre de 2018.

Este documento estipula que la función del CNI será “preservar la integridad, estabilidad y permanencia del Estado mexicano, así como contribuir al Ejecutivo a dar sustento a la unidad nacional, a preservar la cohesión social y a fortalecer las instituciones de gobierno”.

A pesar de los cambios realizados en las leyes nacionales y el anuncio de la creación de esta nueva institución, sus tareas específicas continuarán siendo las mismas que tenía el CISEN, estipuladas en el artículo 19 de la Ley de Seguridad Nacional, como su antecesor.

Por lo tanto, no queda claro cómo se evitará que esta nueva entidad caiga en las mismas prácticas de las que se le ha acusado al CISEN, salvo porque López Obrador aseguró que la diferencia consiste en que, ahora, “ya no se va a espiar a nadie que sea opositor [...] no va a haber espionaje, todo esto que nosotros padecimos por muchos años, cuando fui opositor”.

¿Qué sigue?

¿Qué cambió, además del nombre, en el CNI? ¿Quién vigilará que no se realicen operaciones secretas? ¿La ciudadanía podrá denunciar actos de espionaje y será libre de expresar sus ideas y pensamientos sin que sean perseguidos?

Espiando a diestra y siniestra  

¿Imaginas que tus teléfonos estuvieran intervenidos o que te siguieran? Si estuvieras en contra del partido en el poder o si tuvieras una ideología política distinta, ¿te gustaría que te espiaran? Si quisieras expresar ideas diferentes o levantar la voz ante alguna conducta que consideres injusta, ¿te sentirías cómodo con un organismo siguiendo cada movimiento que das?

“Durante los últimos días me han estado siguiendo. Hoy es un Tiida; hace unos días, un Jeep (YHA-86-08). Uno de los conductores confesó ser del CISEN. En lugar de perseguir delincuentes, espían opositores”, escribió Ricardo Anaya, ex candidato presidencial, en su cuenta de Twitter.

“Hay un intercambio de información del CISEN con estrategas de la mafia del poder. Se están poniendo de acuerdo. Todo lo que están haciendo lo investiga el CISEN. Me acaban de entregar como diez tomos, porque también en el CISEN hay simpatizantes y nos están entregando toda la información. [...] ¿Qué pueden encontrar? Nada. No van a encontrar nada. Revisan hasta la basura de mi casa y nunca han encontrado absolutamente nada. [...] En lugar de que investiguen a los que se dedican a la delincuencia o a los corruptos, nos andan investigando a nosotros” aseguró el López Obrador cuando aún era candidato a la Presidencia.

¿Quieres saber más? Te invitamos a leer la segunda entrega de esta investigación, en donde detallamos a quiénes espiaban en el pasado y qué sabían de muchas personas, entre otros hallazgos relevantes sobre este tema.



Compartir: