A Fondo
Cuartoscuro
El nuevo sistema de pensiones sólo beneficiaría a 30% de los trabajadores en México
A Fondo
El nuevo sistema de pensiones sólo beneficiaría a 30% de los trabajadores en México
Hay pendientes por resolver, advierte experta
29 Jul | 2020
Por: Omar González
Muy Cierto
El nuevo sistema de pensiones sólo beneficiaría a 30% de los trabajadores en México
Hay pendientes por resolver, advierte experta
Jul 29, 2020
por: Omar González
Muy Cierto
Compartir:

Menos semanas de cotización, mayores aportaciones patronales, así como un aumento del monto de la pensión mínima garantizada son los 3 grandes cambios presentados con bombo y platillo por el presidente, Andrés Manuel López Obrador, el 22 de julio como parte de la propuesta de un proyecto de reforma a las pensiones del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Acompañado por Carlos Salazár Lomelin -presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE)-, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, los presidentes de las Juntas de Coordinación Política de la Cámara de diputados, Mario Delgado, así como de la de senadores, Ricardo Monreal, y el senador Carlos Aceves del Olmo, secretario de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), el presidente calificó como un “día trascendente” para los trabajadores.

Sin embargo; Alejandra Macías -directora de investigación del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP)- explica en entrevista con Cuestione que, a pesar de ser una buena noticia, “solamente aplica al sistema de pensiones del IMSS de los trabajadores privados”, que equivalen aproximadamente al “30% de la población económicamente activa”.

Es decir, de las más de 57 millones de personas en edad de trabajar y con la capacidad para hacerlo, solamente un poco más de 17 millones podrán beneficiarse de esta propuesta. Por lo que la investigadora puntualizó “que aún queda pendiente una reforma integral”.

De esta forma se benefician los trabajadores del IMSS

El acuerdo de propuesta presentado el 22 de julio plantea que se reducirán las semanas de cotización: actualmente el requisito es tener mil 250 semanas de cotización (equivalentes a 25 años de trabajo), además de tener 60 años, para poder acceder a una de las tres pensiones que ofrecen las AFORES: renta vitalicia, retiro programado o pensión mínima garantizada. 

Con la propuesta, este requisito se reduce a 750 semanas de cotización (equivalente a 15 años), manteniendo la edad de retiro sin cambios. De acuerdo con el CIEP, esto responde a la alta movilidad entre sector formal e informal en el mercado laboral de nuestro país que no permite que 74% de los trabajadores alcancen los 25 años de cotización.

En un segundo punto, las aportaciones a pensiones aumentarán de 6.5% a 15% del salario del trabajador. Pero este incremento, de casi tres veces lo que aportan actualmente para el retiro, será absorbido por los patrones que, en un periodo de ocho años, aumentarán su aportación de 5.15% del salario a 13.87%, sin modificar la aportación del empleado ni la del gobierno.

Finalmente, la propuesta especifica un aumento de la pensión mínima garantizada -monto que el IMSS asegura para los trabajadores que cumplen con todos los requisitos para pensionarse, pero no con el monto de ahorro- que pasaría de tres mil 289 pesos a cuatro mil 345 pesos, un incremento de 32%.

“Aumentar la tasa de cotización es bueno, porque los trabajadores van a ahorrar más” sin tener que sacrificar sus ingresos. “Disminuir las tasas de cotización, va a aumentar el número de personas que tendrán acceso a una pensión. Y, si la pensión mínima garantizada aumenta, la pensión a la que accederán será mejor para ellos”, opina Alejandra Macías.

Y puntualiza que esta propuesta “responde a retos y problemas que presenta el sistema de AFORES, donde la pensión que van a recibir los trabajadores es muy baja, y en donde el número de pensionados que iban a poder acceder a ella iba a ser muy bajo, por el tipo de mercado laboral que tenemos”.

¿A quiénes dejó fuera?

De acuerdo con el análisis realizado por el CIEP, nuestro sistema de pensiones está fragmentado. Hay muchas instituciones que tienen diferentes sistemas de pensiones, pero existen cuatro pilares base que lo componen: la parte de reparto o beneficio definido (antes de la reforma de 1997), cuentas individuales (Afore), ahorro voluntario y la no contributiva (pensión de adultos mayores).

Instituciones y pilares: Fragmentación del sistema de pensiones en México

Fuente: CIEP 

Alejandra Macías reitera que este proyecto nada más aplica para el sistema de pensiones del IMSS de los trabajadores privados (el recuadro morado), pero advierte que no “se está hablando de una propuesta de reforma al sistema de pensiones completo, además de que no se ha entrado a revisar lo que se puede hacer con el pilar 1 que es de reparto”. 

La directora de investigación del CIEP explica que tan solo en 2020 “se van a gastar más de un billón de pesos en pensiones -alrededor de uno de cada cinco pesos que gastará el gobierno-. El 85% de ese gasto irá al pilar de reparto y ese gasto no parece que vaya a descender pronto”. 

Además advierte que “esa generación de pensionados va aumentando, va recibiendo pensiones más altas, de las cuales más del 90% se paga con nuestros impuestos”. Esto, genera que el gasto público en otros sectores como educación, salud e infraestructura “se ve mermado, afectando también en el crecimiento económico”, puntualiza la investigadora.

¿Cuáles son los siguientes pasos para el sistema de pensiones?

A pesar de que el anuncio pareció oficial durante la conferencia matutina, hasta el momento no hay una iniciativa de reforma pública sobre este proyecto. Por lo tanto, el primer paso es que la iniciativa se presente en alguna de las Cámaras del Congreso para que se pueda realizar un análisis profundo.

Alejandra Macías explica que esto genera que “haya mucha especulación sobre los efectos de estas medidas”, además de que no queda claro algún mecanismo para evitar que el empleo formal se vuelva aún más caro para los empleadores. 

“Si ya ahora hay prácticas donde los empleadores registran a los empleados con el salario más bajo para pagar menos cuota, y los compensan por otro lado, esto podría agravarse, fomentando de alguna manera la informalidad”, detalla la especialista. Por lo tanto, resalta que es necesaria “una iniciativa formal y pública”.

Además, Macías advierte que ante esta reforma, no habría un cambio significativo en la situación de las finanzas públicas lo que generaría “más presión en los recursos públicos para el futuro”. Por lo tanto, reclama que “deberíamos estar revisando cuáles son las soluciones para contener el gasto”.

“Si esperaríamos que se hiciera un marco legal para todo el sistema de pensiones que homologue reglas y beneficios. Tenemos sistemas como el IMSS con unas tasas de cotización de 6.5% del sueldo, con baja cobertura y pensiones pequeñas, mientras tenemos un sistema como de Luz y Fuerza del Centro, empresa que ya desapareció, donde hay pensiones que rondan el millón de pesos al año para una persona”, explica la directora de investigación del CIEP.

Esta situación genera mucha desigualdad y, lo peor, es que no solo para los pensionados de ahora, sino para las siguientes generaciones. Los millennials serán quienes financiarán este gasto y no podrán ahorrar lo suficiente para el retiro, terminando con pensiones muy reducidas.

“Pensando en equidad actual e intergeneracional tendríamos que estar pensando en hacer un marco legal que homologue beneficios así como requisitos y obligaciones, acompañada de cierta redistribución del gasto público tan alto que tenemos en pensiones”, concluye la especialista.

¿Se logrará una reforma integral en lo que resta del sexenio?

Para más información sobre lo que enfrentan los jóvenes: Pensión: la prestación que la generación millennial nunca gozará pero tiene que pagar



Los temas más buscados
Compartir: