A Fondo
Foto: Galo Cañas/Cuartoscuro.com
Cuestione | El PAN y sus divisiones, ¿cómo llegamos aquí?
A Fondo
El PAN y sus divisiones, ¿cómo llegamos aquí?
El partido busca su identidad tras elecciones
15 Dic | 2018
Por: Redacción
Muy Cierto
El PAN y sus divisiones, ¿cómo llegamos aquí?
El partido busca su identidad tras elecciones
Dic 15, 2018
por: Redacción
Muy Cierto
Compartir:

Dieciocho años después de que miles salieran a festejar el triunfo del panista Vicente Fox Quesada, que ponía fin a 71 años de gobiernos priistas, Ricardo Anaya Cortés sufrió una de las votaciones presidenciales más bajas en la historia del partido.

El PAN pasó de conseguir 15 millones 989 mil votos en las elecciones del 2000 (26% del padrón electoral), a 12 millones 610 mil votos en el 2018 (14% del padrón).

¿Cómo nace el PAN?

El partido blanquiazul fue fundado por Manuel Gómez Morín en 1939, por iniciativa de las clases medias, y contó con el respaldo de empresarios interesados en un sistema más democrático.  

“El PAN, en su momento, representó un conjunto de intereses del sector más conservador del país, que se había visto desplazado por la Revolución Mexicana, incluido el coqueteo con el socialismo que hizo el presidente (Lázaro) Cárdenas”, dijo Arellano Toledo.  

Durante sus primeras décadas, el partido fue blanco de fraudes electorales, expone el instituto en un video: para las gubernaturas de Baja California, en 1959; Yucatán, en 1969; Chihuahua en 1986. Hasta que, finalmente, Ernesto Ruffo Appel -actualmente diputado- se convirtió en el primer candidato de oposición en todo el país, en 1989, al convertirse en gobernador de Baja California.

¿Qué pasó en los últimos 18 años?

El panista Vicente Fox gana la Presidencia -y con ello llega la alternancia- en el año 2000. El PAN se anota otro triunfo, en la elección de 2006, de la que resulta electo Felipe Calderón Hinojosa -aunque en medio de la polémica y acusaciones de fraude-, que lo perseguirían todo su sexenio.

Aunque la campaña de Calderón Hinojosa se basó en convertirse en “el presidente del empleo”, ante las acusaciones de fraude buscó legitimizarse emprendiendo la “guerra contra el narcotráfico”, lo que sumió a buena parte del país (principalmente al norte) en medio de inseguridad y enfrentamientos violentos, dejando un saldo estimado de 121 mil homicidios, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Además de 13 mil 760 desaparecidos, de acuerdo con el Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas.

El efecto de la inseguridad llevó al PAN a perder cinco de seis gubernaturas en juego en 2009, esta derrota provocó la renuncia de la dirigencia del partido de Martínez Cázares. Además, la violencia del sexenio dejó una marca en la población que cobraría factura en 2012, cuando el PAN pierde el poder, permitiendo el regreso del PRI a la silla presidencial, con Enrique Peña Nieto.

“Recordemos que la candidata (panista) Josefina Vázquez Mota no logró encontrar una alineación de intereses que la lleve a ganar la elección. Y el PAN pierde dramáticamente la elección 2012 y desde ahí se viene un duelo de resolución de conflictos dentro del partido, que toca fondo en el 2018”, dijo Arellano.

Cuando el PAN regresa nuevamente a ser oposición y pese a pugnas internas, el entonces líder nacional blanquiazul, Gustavo Madero, firmó el Pacto por México en 2012, con el cual apoyaba las reformas estructurales Peña Nieto.

La fractura

Dicen que el agua y el aceite no se juntan, pero Anaya Cortés demostró que en política, la física no importa. Y en 2017 creó una alianza  Por México al Frente, con el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC), de la que resultó el abanderado para contender por la presidencia del país. A pesar, de las añejas diferencias ideológicas.

Con su nominación a la candidatura, Margarita Zavala Gómez del Campo -esposa del expresidente Felipe Calderón- decidió dejar el partido en el que había militado 30 años, lo que evidenció aún más la fractura al interior.

Pese a que la bancada panista en el Senado cerró filas con Anaya durante la campaña, cinco senadores autodenominados “Panistas Rebeldes” criticaron a Anaya para que abriera a votaciones la candidatura presidencial. Entre ellos: Roberto Gil Zuarth, Javier Lozano, Jorge Luis Lavalle, Salvador Vega y el entonces presidente del Senado, Ernesto Cordero.

“(Anaya) ha terminado por entregar las decisiones más importantes del PAN a otros. Durante este tiempo, antes que fortalecerla, canceló la vida democrática interna”, acusó Zavala, el 6 de octubre, a través de un video en el que anunció su renuncia al partido y su candidatura independiente por la Presidencia de la República.

Tras el proceso electoral fallido, el partido blanquiazul busca su identidad, considera Marco Arellano Toledo, profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Partido sin líderes

El PAN carece de los liderazgos del pasado. En 1988, el candidato presidencial del PAN Manuel de Jesús Clouthier del Rincón, Maquío, se presentó a las elecciones presidenciales del país.

Después de las presunciones de fraude de aquellos comicios en contra de Cuauhtémoc Cárdenas, candidato del PRD; y en favor de Carlos Salinas de Gortari, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Maquío hizo una huelga de hambre que derivó en compromisos de reforma electoral.

Un año después, Maquío falleció en un accidente de tránsito el 1 de octubre. El hecho levantó suspicacias sobre un posible asesinato; una versión que sostiene hasta la fecha su hijo, Manuel Clouthier Carrillo.

Hoy, el presidente nacional del partido es Marko Cortés, quien se impuso en las elecciones internas a Manuel Gómez Morín (nieto del fundador del partido), en noviembre pasado. Cortés es conocido dentro del mundo legislativo, pero no así entre la población.

El expresidente Felipe Calderón Hinojosa decidió renunciar a más de 30 años de militancia el mismo día de las elecciones internas del partido. Calderón apoyó a Gómez Morín , en tanto que  Cortés es aceptado por los “Anayistas”.

Previo a su salida, Calderón Hinojosa dijo que analiza fundar su propio partido. El expresidente tendría la fuerza suficiente como para atraer a otros políticos, pero no como para desfondar al PAN, dijo Arellano. ¿Será?



Compartir: