A Fondo
Cuestione | Enero rojo: homicidios en niveles históricos
A Fondo
Enero rojo: homicidios en niveles históricos
El peor inicio de año desde 1997
20 Feb | 2019
Por: Omar González
Muy Cierto
Enero rojo: homicidios en niveles históricos
El peor inicio de año desde 1997
Feb 20, 2019
por: Omar González
Muy Cierto
Compartir:

“Oficialmente ya no hay guerra”. O al menos eso fue lo que Andrés Manuel López Obrador declaró a finales de enero en una de sus conferencias mañaneras, que anunciaba el fin de la estrategia de seguridad utilizada por las administraciones pasadas.

Pero las cifras de homicidios dolosos -medida estándar para medir la violencia- apuntan que los estragos de la guerra siguen vigentes.

¿Por qué? Enero se convirtió en el mes más violento, al menos desde 1997 (primer año del que se tienen cifras oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública), con una cifra total registrada de dos mil 452 homicidios dolosos, 13% más que el año pasado y 62% más que los sucedidos en enero 2013 -primer año de gobierno de Enrique Peña Nieto-.

¿Superará al año más violento?

2018 representó el año más violento de nuestro país en los últimos 21 años. Con una tasa nacional de homicidios dolosos -aquellos donde el criminal busca intencionalmente la muerte de la víctima- de 26.6 asesinatos por cada 100 mil habitantes, de acuerdo a cifras del SESNSP.

Estas cifras revelan que nuestro país sigue mostrando una tendencia de violencia a la alta, con un aumento de 106% respecto a 2014, pasando de una tasa de 12.94 homicidios por cada 100 mil habitantes a una de 26.6 -cifra más alta desde 1997 y superior a la registrada por Guatemala, Brasil y Colombia (entre otros) en 2018-.

Tasa de homicidios dolosos nacional por cada 100 mil habitantes (1997-2018)

Fuente: SESNSP 

 

 

Por desgracia, a nivel estatal las cifras son más alarmantes.

Top 5 estados violentos

Colima tuvo, en 2018, una tasa 3.5 veces mayor a la cifra nacional con casi 93 homicidios por cada 100 mil habitantes. Le siguió Baja California con una tasa 3.35 veces mayor, lo que equivale a 89.14 homicidios, después fueron Guerrero con una tasa 2.56 veces mayor (68.10 homicidios), Chihuahua con una tasa 2.2 veces mayor (58.75 homicidios) y finalmente Guanajuato con una tasa 2.02 veces mayor (53.78 homicidios).

A continuación te presentamos las cifras para todos los estados.

Tasa de homicidios dolosos estatal por cada 100 mil habitantes (2018)

Fuente: SESNSP

 

 

Esta gráfica nos muestra las tasas de homicidio dolosos por cada 100 mil habitantes para cada uno de los estados de la República en 2018 (entre más grande sea cada uno de los recuadros, más alta fue la situación de violencia).

Se utilizan tasas (número total de homicidios entre el total de la población), en lugar de cifras absolutas, para observar el número de homicidios que suceden en un periodo determinado de tiempo sin que estos dependan del tamaño de una población.

Ya que, al comparar, por ejemplo, el Estado de México con Colima -entidades con el mayor y menor número de población, respectivamente- es lógico esperar mayores cifras totales de homicidios en el territorio mexiquense, aún cuando la violencia afecte más a Colima.

¿Qué dicen los expertos?

Javier Oliva Posada, académico e investigador de la UNAM, considera que esta situación se agravó en los últimos seis años por la constante improvisación y la incapacidad del gobierno de plantear opciones de políticas para contener la criminalidad, lo que generó un alza en esta tendencia violenta.

Además, el contexto internacional influyó cuando cambiaron los patrones de consumo de droga en los Estados Unidos, lo que obligó a los productores mexicanos a sembrar amapola en lugar de opio.

La amapola es una flor que sirve para producir heroína y muchas drogas legales como la morfina. También, es más cara y más difícil de procesar para poder comercializarla, lo que hace más violenta la pelea por las plazas donde se puede sembrar esta flor.

Colima y Guerrero son dos estados en donde los homicidios dolosos se han incrementado de manera notable y, también, sede de severas disputas entre cárteles del narcotráfico, ya sea por controlar la producción o el trasiego en los puertos del Pacífico.

¿Implica un cambio la estrategia del nuevo gobierno?

Oliva considera que la aprobación de la Guardia Nacional es indispensable para poder observar cambios en la espiral violenta en la que se encuentra el país, ya que este nuevo cuerpo armado implica una transformación estructural y de fondo respecto a la estrategias que se habían empleado frente a los grupos delictivos.

Sin embargo, el colectivo #SeguridadSinGuerra -que entre sus más de 300 miembros tiene a expertos en seguridad como Alejandro Madrazo (CIDE), Catalina Pérez Correa (CIDE) y Ernesto López Portillo (Universidad Iberoamericana)- ha promovido una posición en contra de la militarización del país, a través de la Guardia Nacional, a favor de la profesionalización de los cuerpos policíacos y el fortalecimiento de las instituciones de procuración de justicia.

Resaltan que darle poder a una institución tan opaca y ajena a la rendición de cuentas como el Ejército, traería consigo un alza en las violaciones de derechos humanos (aún mayor a las ya registradas en el país).

Además, considera que esta acción va en contra de tratados internacionales y recomendaciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Finalmente, puntualiza que no existe ninguna evidencia de reducción en violencia en los 12 años que lleva el Ejército en las calles en nuestro país.

¿Qué sigue?

El panorama de seguridad inicia complejo en 2019 para nuestro país, pero para poder observar variaciones en las cifras de violencia, ya sea aumentos o reducciones, tendremos que esperar lo que el pleno del Congreso decida respecto a la configuración y atribuciones que tendrá esta nueva propuesta de Morena y Andrés Manuel, así como las acciones concretas que realicen las Secretarías encargadas de este proyecto.

Y tú, ¿consideras que la Guardia Nacional será suficiente para resolver el problema de violencia? A partir de las cifras de enero de este año, ¿el gobierno podrá lograr que 2019 sea un año menos violento?





Compartir: