A Fondo
¿Estamos tan mal como pensamos?
A Fondo
¿Estamos tan mal como pensamos?
Avances, retrocesos y retos en 2018
31 Dic | 2018
Por: Elena Rivero Rojas
Muy Cierto
¿Estamos tan mal como pensamos?
Avances, retrocesos y retos en 2018
Dic 31, 2018
por: Elena Rivero Rojas
Muy Cierto
Compartir:

Termina un año más y la humanidad parece avanzar lentamente en los objetivos que se ha propuesto, pero aún es necesario realizar un gran esfuerzo para cumplir las metas establecidas en educación, combate a la pobreza y cambio climático. Aquí te contamos, a detalle, cómo vamos y qué nos falta; para que lo consideremos en los propósitos de año nuevo.

Educación: ¿cumpliremos con el objetivo para 2030?

“Asegurar que todos los jóvenes y adultos, tanto hombres como mujeres, logren la alfabetización y el cálculo numérico para el 2030” es uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecidos por la comunidad internacional. En las dos últimas décadas, la tasa de alfabetización mundial aumentó 4.8%, esto es 0.3% anual. A este ritmo, nos tardaríamos 46 años para que la población global cuente con las capacidades de lectura y escritura deseadas.

Así, aunque ha aumentado el porcentaje de población mundial que sabe leer y escribir, el ritmo de crecimiento no es suficiente para cumplir con el ODS en el 2030, como se muestra en la siguiente gráfica construida con los datos del Instituto Estadístico de la UNESCO.

En México, la tasa de alfabetización ha aumentado 4.4%, durante los últimos 15 años. En 2016 (último año con información actualizada), el 94.8% de la población sabía leer y escribir; siendo la Ciudad de México (CDMX) la entidad con mayor proporción de adultos alfabetas, mientras que Oaxaca y Chiapas presentan la tasa más baja, como se muestra a continuación con información disponible en el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

 

Pobreza: ¿se ha reducido?

En los últimos 15 años, el mundo ha presentado un gran avance en la reducción de la pobreza extrema. En el 2000, 22% de la población mundial ganaba menos de 1.90 dólares (37 pesos) diarios (indicador establecido por el Banco Mundial (BM), como estimador de pobreza extrema); mientras que para 2017, este porcentaje fue de 3.5, como se muestra a continuación:

Esta tendencia es alentadora pero es necesario #cuestionarse si, en la actualidad, 1.90 dólares es una cifra demasiado baja para determinar, en todos los países, que una persona se encuentra en extrema pobreza. Incluso cuando esta tasa ha disminuido, el BM asegura que “muchas personas continúan viviendo en pobreza al utilizar estándares más apropiados para un mundo más rico”.

Esta consideración fue tomada en cuenta por el BM y diseñó una línea de pobreza más alta, basada en 5.50 dólares (108 pesos) por día, para los países clasificados como “economías de ingreso medio-alto”.

México se encuentra en este conjunto de países. En el último año, comparado con 2014 (dato más reciente disponible), la tasa de pobreza en nuestro país sólo se redujo en 5.7% (1.4% anual). Esto quiere decir que 34.8% de la población total mexicana aún se encuentra en pobreza; una cifra muy alta.

Derechos de la comunidad LGBT: ¿matrimonio igualitario?

El número de países que legalizaron el matrimonio entre personas del mismo género, también aumentó este año. Aproximadamente, 30 países han promulgado leyes que protegen los derechos de la comunidad LGBT, principalmente en Europa y América, según el informe del Pew Research Center (centro de datos que informa acerca de problemas, actitudes y tendencias del mundo).

En México, el matrimonio entre personas del mismo sexo no está reconocido en el Código Civil de todos los estados, por lo que en estas entidades sólo puede realizarse mediante un amparo. Actualmente, sólo la Ciudad de México, Quintana Roo, Chihuahua, Coahuila, Nayarit, Jalisco, Guerrero, Campeche, Michoacán, Morelos, Colima y Chiapas permiten el matrimonio igualitario sin la necesidad de realizar el trámite de amparo.

Equidad de género: ¿mujeres en el poder?

Un hecho sobresaliente de los últimos años ha sido el incremento de la proporción de mujeres que desempeñan cargos públicos. En 2016, el promedio de las mujeres que participaban en el Congreso, a nivel mundial, era de 23%; en 2018, esta cifra aumentó a 24%, con base en los datos publicados por la Unión Interparlamentaria (organización mundial de parlamentos nacionales).

En nuestro país, también se ha observado esta tendencia. Este último año, el Congreso cuenta con 241 diputadas y 63 senadoras; es decir, la Cámara de diputados está integrada por mujeres en 48.2%; mientras que la de senadores, por 49.2%. Este aumento también se observa en la composición del gabinete de algunos funcionarios, como el de Claudia Sheinbaum.

Cambio climático: ¿estamos a tiempo?

Reduzcan las emisiones ahora o enfrenten la catástrofe climática” fue la declaración realizada por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por su nombre en inglés).

El mundo necesita eliminar la producción de gases efecto invernadero en 2050 para evitar que la temperatura promedio global aumente por encima de 1.5° C, de acuerdo con el último reporte del IPCC.

Tan sólo en los últimos 10 años, la emisión de dióxido de carbono (CO2) mundial aumentó 115.7%; siendo 2014 el año con mayor número de emisiones (32 mil 328 toneladas), como se observa en la siguiente gráfica, construida con datos de la Agencia Internacional de Energía (IEA, por su nombre en inglés):

Este último año, los países más contaminantes fueron: Estados Unidos que produjo 27.2% de la contaminación total, Canadá (16.8%) y Alemania (13.6%). México se encontró en la décima posición de los países con mayor producción de CO2, con el 1.5%, como se muestra en el siguiente gráfico, con datos del Proyecto de Divulgación de Carbono (CDP, por su nombre en inglés).

La transición energética hacia un sistema más sustentable se basa en el uso de energía renovable. En los últimos años, el sector eléctrico es el que más se ha transformado, gracias al empleo de energía solar y eólica. Sin embargo, la electricidad sólo representa la quinta parte del consumo de energía mundial.

El uso de energía renovable en los sectores de transporte y calefacción siguen siendo cruciales para la transición, pero son los que han presentado un menor avance, como se ilustra en la siguiente gráfica, construida con base en la información de la IEA.





 



Compartir: