A Fondo
Foto: Reuters
La fiebre del Mundial Femenil terminó, pero la brecha de género continúa
A Fondo
La fiebre del Mundial Femenil terminó, pero la brecha de género continúa
México: lugar 10 entre clasificados
14 Jul | 2019
Por: Shelma Cerrillo
Muy Cierto
La fiebre del Mundial Femenil terminó, pero la brecha de género continúa
México: lugar 10 entre clasificados
Jul 14, 2019
por: Shelma Cerrillo
Muy Cierto
Compartir:

Felicidad y tristeza, es lo que siempre vemos en el enfrentamiento final de cualquier deporte y no fue la excepción en el Estadio de Lyon donde se presenció el último partido de la Copa Mundial de Futbol Femenina Francia 2019; las holandesas fueron derrotadas 2-0 por las estadounidenses.

La Selección Nacional Femenina de Futbol de Estados Unidos fue homenajeada en Nueva York donde el alcalde Bill de Blasio les entregó las llaves de la ciudad neoyorquina en el desfile dedicado a las cuatro veces campeonas.

Así terminó la fiesta mundialista que se caracterizó por ser el mundial más feminista de la historia, donde los aficionados aprovecharon la final y el homenaje a las ganadoras para exigir “pago igual” para las jugadoras.

Por desgracia, el fin del torneo no sirvió para ponerle fin a la brecha de género aunque sí para visibilizar las desigualdades que aún existen dentro y fuera del terreno de juego en los países participantes y México.

México en décimo lugar

Cuestione, en colaboración con Apuntes de Rabona, analizamos la brecha en economía, educación, el índice de salud y en empoderamiento político de los países que clasificaron a octavos de final, en la Copa Mundial de Futbol Femenina y México, quien no clasificó

El objetivo fue deducir si había relación entre las desigualdades que presentaba cada país y el hecho de clasificar, o no, al torneo mundial y/o a octavos de final, así como analizar la situación actual en nuestro país. 

La brecha más amplia fue la de economía, donde México aparece en el lugar 122 de los 149 países que contempla el World Economic Forum (WEF) y el penúltimo lugar entre los países clasificados

Considerando el ranking global de brecha de género 2018 que suma las brechas analizadas por el WEF, México se posicionó en décimo lugar entre los países clasificados a octavos de final y en el lugar 50 entre los 149 países contemplados en el WEF.

¿Por qué no clasificamos?

Claudia Pedraza, feminista e investigadora de la Universidad La Salle, afirma que si bien la brecha de género no incide en la calidad técnica de una jugadora sí se relaciona con las oportunidades para desarrollar el futbol.

Entonces ¿por qué otros países con una brecha de género más amplia si clasificaron?. Pedraza apuntó que es ahí donde entra el proceso futbolístico de cada país y puso de ejemplo a Nigeria, donde a pesar de que las mujeres sufren de bajo trabajo remunerado y poco tiempo para practicar el deporte, les funcionó su estrategia futbolística.

Mientras que en la Federación Mexicana de Futbol “quien decide a quién se convoca y quién juega no garantizó que las mejores jugadoras fueran seleccionadas“, afirmó Claudia.

Andrea Rodebaugh, exseleccionada nacional mexicana, exdirectora técnica de Xolos Femenil y actual consultora técnica regional en FIFA, ve posible que las mexicanas consigan un título mundialista antes que los hombres, porque la Liga MX Femenil les permite estar en ritmo y porque la brecha en estructura, entre países, es más amplia que en la varonil.

Rodebaugh afirma que la brecha de género en el futbol no tiene que ver solo con recursos o patrocinios sino con la cultura. “A las mujeres desde pequeñas nos hacen menos y no solo pasa en el futbol, también ocurre en otras profesiones que ni siquiera tienen que ver con un desempeño físico”.

México afuera del terreno de juego

Carmen Ponce Meléndez, economista especializada en temas de género, afirma que la brecha en participación económica aún es amplia en México pues “el 30.5% de las mujeres trabajadoras en el área industrial ganan menos que los hombres y el 15.3% de las profesionistas ganan menos” que sus pares varones.

Ponce Meléndez mencionó a Cuestione que “remar contra el machismo no es fácil” y que hay que seguir peleando pues “nadie nos ha regalado nada a las trabajadoras de México” y puso de ejemplo el voto femenino o el que las mujeres lucharan por trabajar primero doce horas y luego ocho. Esto “nos ha costado asesinatos y encarcelamientos”.

Por su parte Norma Loeza Cortés, consultora en políticas públicas y derechos humanos, aseguró que la brecha en educación se ha cerrado con las becas educativas que otorgaron programas de administraciones anteriores porque no hacían distinción entre niños y niñas.

La consultora agregó que hace falta “eliminar estereotipos que colocan a los hombres en el espacio público y a las mujeres en el privado” pues en varias partes del país “mandan a las niñas hasta ciertos grados de estudio esperando que solo desempeñen labores domésticas”.

A Norma le preocupa que en la actual administración “no se ve un programa ni presupuesto específico para garantizar la calidad de la educación” a pesar de que en el discurso “ya se habla de garantizar el derecho”.

La misma incertidumbre la comparte Eugenia López Uribe, representante para América Latina y el Caribe de la asociación Girls Not Brides, pero en brecha de salud “no se ve una agenda clara en políticas, no veo cómo se van a implementar las promesas. Han hablado de cargas de trabajo de adultos mayores y niños pero aún están en lo macro”.

López Uribe señaló que “hace falta educar a los hombres para que respeten a las mujeres, no solo en el consentimiento sexual sino a lo largo de la vida” para parar las causas estructurales de la violencia de género que en muchas ocasiones terminan en feminicidios.

Por último, Martha Tagle, diputada federal, afirmó que a pesar de que en la Cámara de Diputados y de Senadores prácticamente hay igualdad en número de mujeres y hombres “se requieren más mujeres en el poder pero con poder”. Actualmente sólo hay dos mujeres gobernadoras: Claudia Pavlovich en Sonora y Claudia Sheinbaum en la Ciudad de México.

Estandarte mundial de la equidad

En el torneo mundialista destacaron dos jugadoras por su lucha: la noruega Ada Hehergergh, (Balón de oro 2018) quien decidió no ir al mundial por no contar con igualdad de condiciones, y la estadounidense Megan Rapinoe, quien reclamó lo mismo y se pronunció en contra de su presidente, Donald Trump, por sus mensajes discriminatorios hacia las y los homosexuales.

Megan fue la jugadora más brillante del mundial de futbol femenil en muchos sentidos. La futbolista estadounidense fue reconocida como la mejor jugadora de la final y del torneo y recibió la bota de oro como máxima goleadora por perforar las redes en seis ocasiones y realizar tres asistencias.

La también co-capitana se pronunció en contra del presidente Donald Trump afirmando que si ganaban la Copa del Mundo “no iré a la p*** casa blanca” y días antes de la final declaró en una entrevista con CNN que le diría al presidente “tu mensaje excluye a las personas. Me excluyes, excluyes a las personas que se parecen a mi, excluyes a las personas de color, excluyes a los estadounidenses que quizás te apoyen” cuando la cuestionaron al respecto.

La defensora de la igualdad de género y salarial también se quejó de que el mismo día de la final de futbol femenil se jugara la Copa América y la Copa Oro “Me parece increíble. No creo que nos respeten igual que al futbol masculino”.

Alex Morgan, quien marcó cinco goles en un solo partido empatando a la también estadounidense Michelle Akers quien lo hizo en 1991, ya había dicho públicamente que no iría a la casa blanca porque “no estoy a favor de muchas cosas que defiende la actual administración” y lamentó la política de Trump contra la inmigración ilegal.

Recordemos que meses antes las seleccionadas estadounidenses demandaron a la U.S. Soccer, federación de futbol de Estados Unidos, igualdad salarial e igualdad de condiciones de trabajo. 



Compartir: