A Fondo
Foto: Tercero Díaz/ Cuartoscuro
La policía de la CDMX ha dejado de gastar 228 millones de pesos
A Fondo
La policía de la CDMX ha dejado de gastar 228 millones de pesos
Y sí, si nos afecta
04 Ago | 2019
Por: Shelma Cerrillo
Muy Cierto
La policía de la CDMX ha dejado de gastar 228 millones de pesos
Y sí, si nos afecta
Ago 04, 2019
por: Shelma Cerrillo
Muy Cierto
Compartir:

María N. es policía de seguridad ciudadana de la Ciudad de México y su situación laboral le crea un gran conflicto: “las cosas siguen igual, seguimos en las mismas, la jefa de gobierno prometió que las cosas serían diferentes y no ha cambiado nada”, declaró en anonimato para Cuestione.

La mujer policía asegura que: “mis compañeros han dejado de llegar a emergencias por falta de gasolina, terminan enviando a otra patrulla o algunos ponen de su bolsa porque si no, las regañizas que les tocan”.

La entrevistada agregó que la actual administración redujo el presupuesto para gasolina de las patrullas: “antes daban 80 litros (de gasolina) al día y ahora solo como 60”.

María también se quejó de que aún hay corrupción porque “no es posible que haya altos mandos sin licenciatura, cuando es requisito, o que no tengan los años suficientes de servicio (mínimo 18 años) para ser un subinspector”.

A María le robaron el uniforme del locker y tuvo que comprar otro porque solo le otorgan uno y dijo que “aunque se me dañara en el ejercicio de mis funciones yo tengo que reponerlo”. 

“No puedo denunciar el robo (del uniforme) porque me mandan de R1”, refiriéndose a la clave que utilizan los policías internamente para identificar al personal que debe ser molestado por “haberse portado mal”.

El caso de María solo es una muestra de la serie de irregularidades que siguen ocurriendo en la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la Ciudad de México

En Cuestione analizamos el informe del avance trimestral 2019 (enero a marzo) de la evolución del gasto neto de la Secretaría de Finanzas de la Ciudad de México con el objetivo de identificar si algo de lo que María N. nos contó empata con la austeridad del gobierno de la capital.

¿En qué no se gastó?

Encontramos que en el primer trimestre de 2019 no se gastaron 228.5 millones de pesos que ya estaban asignados, es decir, hubo un subejercicio de 8%.

Una de las declaraciones de María más coincidentes es la disminución de gasolina para las patrullas de la Ciudad de México ya que, de acuerdo al informe, no se gastaron 45.7% de lo que tenían programado, es decir 90.5 millones de pesos de los 166.7 millones de pesos señalados en el presupuesto de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, en el capítulo Materiales y suministros, partida Combustibles, lubricantes y aditivos.

Por otra parte, en el capítulo Servicios personales no se ejerció el 41.7% de Cuotas para el fondo de ahorro y fondo de trabajo, 19% de Aportaciones e instituciones de seguridad social y 14.2% de Aportaciones a fondos de vivienda.

Y dentro del capítulo Servicios Generales se reportó gasto cero en el primer trimestre de 2019 del presupuesto programado en servicio de energía eléctrica (3.6 mdp), seguro de bienes patrimoniales (28.1 mdp) y otros gastos por responsabilidades (2.5 mdp).

Cabe señalar que para el análisis se consideraron solo las partidas que tuvieron una mayor diferencia entre el gasto programado y el utilizado.  

¿No gastarlo es ahorrar?

No necesariamente. De acuerdo a Elia Ramírez, especialista en economía y gasto público, afirma que “si no se está gastando y no se cumplen metas (en este caso disminuir los índices de violencia) no puede ser considerado como un ahorro, sería un subejercicio”.

Es el caso de la Ciudad de México ya que en el primer trimestre de 2019 aumentó la tasa de homicidios en 30%, de acuerdo a las carpetas de investigación registradas por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional Seguridad Pública (SESNSP).

En 2018 la tasa de homicidios dolosos era de 3.3 homicidios por cada 100 mil habitantes en los primeros tres meses del año y para el mismo periodo de 2019 aumentó a 4.4 homicidios por cada 100 mil habitantes.

Elia Ramírez afirma que “cabe la posibilidad de que el dinero les esté llegando poco a poco (a las autoridades capitalinas)” pero si no se gasta y era necesario “se corre el riesgo de que el presupuesto se reduzca para el siguiente año”.

Ramírez aclara que la SSC “tiene de aquí al último día de diciembre de 2019 para gastarlo, también pudo haber comprometido algunos gastos”, aunque en estos momentos “sí se puede hablar de una mala planeación, mala programación y mala ejecución del presupuesto en seguridad ciudadana”.

Tendencia de subejercicio

Por su parte Belem Barrera González, investigadora de la organización ciudadana Causa en Común, coincidió en que “es espinoso hablar de un subejercicio porque no sabemos si ya se les entregó todo el dinero, puede depender de áreas operativas”.

Sin embargo, afirma que “en 2018 realizamos una encuesta a 197 policías capitalinos y solo el 63% dijeron tener seguro social, 79% seguro de vida” y que “el 22% de los encuestados dijo que tuvo que pagar de su bolsillo algo para la patrulla”, lo que es una posible explicación.

Belem declaró que desde 2016 se ha reportado un subejercicio en los recursos otorgados a la Ciudad de México por el Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública (FASP), fondo federal que se reparte entre las entidades.

“En 2016 no se gastaron 10.4 millones de pesos; en 2017, 14.7 millones de pesos y en 2018, 58.3 millones de pesos. Y en 2018 se reportó un subejercicio de 15.2 millones de pesos en Infraestructura y equipamiento (donde se contempla gasolina, compra de patrullas, entre otras)” declaró Barrera González.

¿Sirve gastarse el dinero?

Al parecer no. Ernesto López Portillo, experto en seguridad y fundador del Instituto para la Seguridad y la Democracia, aseveró que “hoy no sabemos cómo se decide el gasto ni cómo se evalúa” y citó un estudio del laboratorio de políticas públicas, Ethos, en el que se reporta una coincidencia en el aumento del gasto público en seguridad y el aumento del nivel de violencia en México de 2008 a 2015.

El especialista en seguridad mencionó que “el gasto no se mide en sí mismo, sino con indicadores” y agregó que el dinero destinado a la seguridad de la población “debería servir para reducir riesgos, daños y temores (de los ciudadanos), pero no se mide ese impacto”.

López Portillo recomendó crear “un sistema de seguridad pública con una comisión de trabajo y metodologías completas que midan el impacto del gasto en los índices delictivos, en la prevalencia de las víctimas y en la percepción de inseguridad de la población“.

¿Hasta cuándo se seguirá desaprovechando el presupuesto? ¿Cuándo veremos una reducción real en los índices delictivos?



Compartir: