A Fondo
Foto: Enrique Ordóñez/Cuartoscuro
Cuestione | Los archivos del espionaje de Díaz Ordaz
A Fondo
Los archivos del espionaje de Díaz Ordaz
Cuando cualquiera era vigilado
22 Mar | 2019
Por: Elena Rivero Rojas
Muy Cierto
Los archivos del espionaje de Díaz Ordaz
Cuando cualquiera era vigilado
Mar 22, 2019
por: Elena Rivero Rojas
Muy Cierto
Compartir:

“La Sra. María Teresa Juárez de Castillo denunció que ayer a las 21 hrs. fue detenido frente a su casa el Ing. Heberto Castillo por un grupo de seis desconocidos y que teme por su vida”, puede leerse en las páginas viejas del archivo: Informes confidenciales de marzo a diciembre de 1968.

“Se presentó a los estudiantes en huelga de una universidad el Ing. Heberto Castillo, el cual estuvo hospitalizado 11 días en el Centro Médico Universitario ya que cuando fue atacado al llegar a su casa, un grupo de estudiantes y profesores lo estaban esperando y fueron los que lo defendieron, huyendo por los pedregales valdíos cercanos a su casa llegó a la Escuela de Medicina Veterinaria de donde habló a la rectoría y de ahí lo trasladaron al centro médico universitario, sufriendo la fractura del hueso frontal y el hundimiento de varias costillas (sic)”, continúa la narración en el informe.

“Había unas 10 mil personas reunidas en la plaza de las tres culturas tres estudiantes habían hecho uso de la palabra uno del Politécnico y dos de la Universidad, en el Balcón Central del Edificio Chihuahua estaban periodistas y fotógrafos así como corresponsales estrangeros y al llegar unos ferrocarrileros con una manta en apoyo a los estudiantes, alguien lanzó cuatro luces de vengala de color verde como señal y varios sentenares de agentes de las distintas policias con las pistolas en la mano gritaron alto aqui nadie se mueve se escucharon disparos y así se produjo el gran escandalo, entrando el ejercito por la Secretaría de Relaciones Exteriores se llevaron a cabo 40 detenciones en el Edificio Chihuahua varios del Consejo Nacional de Huelga, en esta forma se susito el gran escandalo” (sic), fue lo que registró un miembro del personal de la Dirección Federal de Seguridad (DFS), acerca de la masacre de cientos de jóvenes el 2 de octubre de 1968.

“Se ha formado el grupo de intelectuales, artistas y escritores a cargo de Juan Rulfo, José Revueltas, Carlos Monsivais, Jaime Augusto Sheley, Sergio Mondragón y Manuel Felgueres con el fin de hacer que disimuladamente los estudiantes adopten la tacticas Troskistas y únicamente por ahora han echo que los mochachos que pertenesen a Troskismo se dejen la barba como una contraseña” (sic), fue lo que algún otro informante reportó a la DFS.

¿Qué tienen en común esos expedientes? Además de las faltas de ortografía, el que ninguno de los relatos muestra el seguimiento de posibles amenazas a la seguridad nacional, sino que son la prueba más evidente de que la extinta Dirección Federal de Seguridad se dedicaba al espionaje y persecuciones políticas.

Así como esos reportes, ya es posible leer cientos más en las páginas del archivo consultado por Cuestione en el Archivo General de la Nación.

Pero no sólo estudiantes fueron perseguidos de cerca, también, integrantes de grupos políticos y religiosos de izquierda y derecha: del Partido Comunista Mexicano, de la Unión Nacional Sinarquista, del Movimiento Nacional Cristiano, iglesias, institutos culturales, sindicatos, intelectuales y periodistas.

Todos los grupos fueron espiados durante la administración del presidente Gustavo Díaz Ordaz.

Los hallazgos anteriores nos generaron varias interrogantes, por ejemplo, ¿cómo estaba integrada la DFS? ¿Qué requisitos se les solicitaba al personal para trabajar en la DFS? ¿Quiénes hacían los reportes? ¿Cómo fue diferente la DFS de su sucesor, el CISEN?

Para contestar estas preguntas entrevistamos a un ex funcionario del CISEN. A continuación te mostramos sus respuestas.

Revelando los secretos...

Cuestione contactó a Rodrigo Elizarrarás, exfuncionario del CISEN, para que nos aclarara las dudas que teníamos y nos contó, en primer lugar, que la DFS era una especie de policía federal con atribuciones que le daban mucho poder; operaba casos que no eran, necesariamente, policiacos, sino políticos.

La DFS procedió de esa forma hasta el asesinato de Enrique Camarena, agente encubierto de la DEA, pues se culpó a varios agentes de la DFS de haber colaborado con un cártel de narcotraficantes para secuestrar, torturar y asesinar al agente. Después de este incidente, la DFS se convirtió en el CISEN y sus integrantes ya no estuvieron armados, ni contaron con placas policiales.

Elizarrarás asegura que los requisitos para entrar a la DFS eran subjetivos; se basaban en qué tan confiables y leales eran quienes quisieran ingresar, es decir, buscaban personas que fueran buenos agentes y para ello “no necesitaban egresados de Harvard o de una gran universidad”. Estos agentes u operadores de campo eran quienes redactaban los informes, lo cual explica las faltas de ortografía en los documentos.

Finalmente, Elizarrarás nos explicó que, a pesar de que los archivos de la DFS llevan 17 años abiertos, han pasado por procesos de liberación graduales, es decir, conforme se han desclasificado, se han enviado al AGN y, ahora, el decreto que firmó el Presidente le parece muy ambiguo pues el documento instruye a las dependencias transferir al AGN la totalidad de archivos históricos pero no esclarece qué considera como histórico.

Preservando la memoria de la Nación...

“Vamos a informarles sobre la decisión de apertura de los archivos de la policía federal, de la policía encargada del espionaje, en otros tiempos, y del desaparecido CISEN. Todos los expedientes que estaban resguardados, protegidos, se van a abrir para que los ciudadanos puedan tener acceso a ellos. Es parte del programa de fortalecimiento de nuestra memoria histórica”, aseguró el presidente López Obrador el pasado primero de marzo en su conferencia matutina.

El subsecretario de Gobernación, Zoé Robledo y el director del Archivo General de la Nación, Carlos Ruíz Abréu, explicaron, en la misma conferencia, que gracias al Acuerdo firmado por el presidente de la República y publicado en el Diario Oficial de la Federación el 28 de febrero pasado, todo el archivo del CISEN, con información anterior a 1985, y que ya debería ser público desde el decreto emitido en 2001 por el ex presidente Vicente Fox, estaría disponible para consulta de la ciudadanía, a partir del 4 de marzo pasado.

Los funcionarios aclararon que la información que estaba reservada en una galería del AGN y, bajo custodia del CISEN, quienes tenían las llaves del lugar y no permitían el paso ni a quien encabeza la dirección del Archivo, también sería difundida y estaría disponible para que todas las personas puedan consultarla. Sin embargo, estos archivos, junto con los documentos que reciban de las demás Secretarías deben pasar por un proceso archivístico que consiste en “identificar qué hay, ordenar, clasificar y describir para que todos los interesados puedan acceder fácilmente a lo que buscan”, según afirmó Abreu.

Cuestione acudió al AGN el pasado 11 de marzo para consultar el material que se anunció que estaría disponible pero no hay nada aún. Ni la información del CISEN, anterior a 1985, que ya debería estar libre; ni los documentos nuevos, ni nada.

Todo sigue igual y los únicos archivos que continúan estando a disposición del público son los señalados en el Índice de versiones públicas disponibles para su consulta pública y, con restricciones.

Personal del AGN consultado al respecto, aseguró a Cuestione que no sabía cuando se abrirían, como demuestran los audios que a continuación te presentamos:

¿Qué fue lo que sí encontramos y qué sigue?

Después de constatar que toda la información y archivos prometidos por el presidente López Obrador aún no están disponible para su consulta, decidimos indagar en los documentos incluídos en el Índice de versiones públicas.

Al revisar los títulos de los expedientes, hubo uno que llamó nuestra atención y del cual obtuvimos la información que te mostramos al inicio: Informes confidenciales de marzo a diciembre de 1968.

Ahora habrá que esperar a que el resto de los archivos sean liberados y puestos a disposición de la ciudadanía, pero ¿cuándo estarán disponibles? ¿Le darán seguimiento al nuevo decreto o lo dejarán sólo en papel como el de Fox en 2001?



Compartir: