A Fondo
Foto: Notimex
Cuestione | Los dos planes nacionales de desarrollo de AMLO: realidades en conflicto
A Fondo
Los dos planes nacionales de desarrollo de AMLO: realidades en conflicto
¿A cuál le hacemos caso?
07 May | 2019
Por: Omar González
Muy Cierto
Los dos planes nacionales de desarrollo de AMLO: realidades en conflicto
¿A cuál le hacemos caso?
May 07, 2019
por: Omar González
Muy Cierto
Compartir:

El pasado 30 de abril fue presentado, por fin, el documento que será la guía del gobierno de la Cuarta Transformación.

El Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 (PND), que pretendía representar el “cambio de rumbo en la vida pública y en las instituciones” y finalmente enterrar al “neoliberalismo”, no cumplió las expectativas y terminó siendo criticado tanto por aliados de la 4T, como por sus mayores críticos.

¿Por qué? El gobierno de AMLO no presentó uno sino DOS documentos. El primero, elaborado por la oficina de Presidencia, tiene una extensión breve, un lenguaje sencillo y no propone indicadores precisos para medir sus logros.

El segundo, elaborado por la Secretaría de Hacienda y presentado como un anexo, tiene una mayor extensión, un lenguaje más técnico, así como metas e indicadores más precisos.

El problema de estos documentos es que, aunque comparten ideas, no son idénticos: no tratan los mismos temas, no proponen las mismas metas, los indicadores son diferentes y hasta el tipo de letra es distinto.

Pero... ¿qué es un PND?

Es el documento guía del Ejecutivo. La Constitución establece que es donde se especifican los objetivos que un gobierno buscará cumplir durante su sexenio, así como la estrategias y prioridades que se considerarán para lograr el “desarrollo integral” del país en esos años.

Este plan, incluye también estimaciones de cuántos recursos se asignarán a esos fines, los instrumentos para lograrlo y las personas responsables de monitorear y alcanzar dichos objetivos.

Su redacción está en manos de la Secretaría de Hacienda, quien tiene seis meses para coordinarse con las diferentes dependencias y entidades de la Administración Pública Federal, así como los gobiernos estatales. De igual forma deberá organizar foros de consulta que tomen en cuenta la voz de la población y de todos los diferentes grupos sociales.

El primer Plan Nacional de Desarrollo fue el presentado en 1983 por el ex presidente Miguel de la Madrid.  Sin embargo, la idea de un documento rector se remonta al gobierno de Lázaro Cárdenas, quien en 1934 presentó el Plan Sexenal.

¿El PND 2019-2024 representó un cambio?

El gobierno de AMLO promovió este plan como un “nuevo modelo” de gestión pública. “Un paradigma”, dijo el presidente, y en Cuestione nos dimos a la tarea de revisarlo.

Analizamos el texto elaborado por Hacienda dado que cumple con los criterios establecidos en la ley-, reunimos la visión, metas y estrategias principales y finalmente lo comparamos con los planes de Enrique Peña Nieto y el de Felipe Calderón. A continuación te presentamos lo que encontramos.

A diferencia de los planes de Peña y Calderón, el documento de AMLO contempla menos metas nacionales, por lo que no queda muy claro cuáles serán las prioridades del gobierno actual más allá de los objetivos que han estado definidos en los presupuestos de egresos desde el año 1999 y que son conocidas como finalidades: gobierno, desarrollo social y desarrollo económico.

Destaca que la corrupción, bandera principal de la campaña y el gobierno del actual presidente, haya formado parte de una de las estrategias del ex presidente Calderón, quien en su Plan formuló “combatir la corrupción a lo largo de todo el proceso de justicia”.

Además, las estrategias planteadas responden a los mismos temas que fueron considerados en el plan de Peña Nieto, pero con títulos diferentes. La única diferencia es que se agrega la “no discriminación” y la “inclusión”. Por su parte, el cuidado al medioambiente brilla por su ausencia en la lista de objetivos y estrategias de la 4T para este sexenio.

A simple vista, parece ser que este documento sigue siendo la lista de buenos deseos de los gobiernos cuando entran, que responde a los mismos temas de siempre, pero que no plantea los caminos concretos que se tomarán para lograr dichos objetivos.

¿A cuál le hacemos caso?

Pese a que algunos temas inéditos, como un nuevo combate a las drogas que deje de lado el aspecto prohibicionista, son mencionados en el documento breve, el texto de Hacienda no le dedica ni una sola gota de tinta.

Otras diferencias se pueden observar en las cifras que manejan. Respecto los índices delictivos que se buscan alcanzar, el documento de Presidencia menciona que para 2024 se habrá reducido 50%, mientras que el de Hacienda habla solo de una reducción de 15.6%. En tanto que los niveles de pobreza extrema, uno habla de su erradicación para 2024, mientras que el otro maneja un objetivo de reducir la cifra a tan solo cinco millones de personas.

Por su parte, el crecimiento económico también se plantea de manera distinta. Mientras que Presidencia proyectó que nuestra economía crecerá a un ritmo de 6%, Hacienda no lo especifica. Lo mismo aplica para los mecanismos de participación ciudadana que son mencionados por el primero, más no por el segundo documento.

Ante esta situación, no queda clara la correcta coordinación entre las dependencias y otras áreas del gobierno con las ideas del presidente, y surge la duda acerca de cuál es el verdadero proyecto de gobierno.

¿El Plan Nacional de Desarrollo responde solo a lo que dice el dedito del presidente? ¿qué voces de su gabinete son tomadas en cuenta? ¿el nuevo modelo quedará en buenos deseos?

 



Compartir: