A Fondo
Foto: Isaac Esquivel/Cuartoscuro
Los más ricos se benefician más de los estímulos fiscales a la gasolina
A Fondo
Los más ricos se benefician más de los estímulos fiscales a la gasolina
¿Sí pagamos lo que cuesta la gasolina?
31 Jul | 2019
Por: Shelma Cerrillo
Muy Cierto
Los más ricos se benefician más de los estímulos fiscales a la gasolina
¿Sí pagamos lo que cuesta la gasolina?
Jul 31, 2019
por: Shelma Cerrillo
Muy Cierto
Compartir:

Luisa se traslada en un auto de cuatro cilindros, de lunes a viernes, de Tlalnepantla, Estado de México a Santa Fe, Ciudad de México y gasta, en promedio, 776 pesos a la semana, es decir un tanque de gasolina de 40 litros. 

Ana vive muy cerca de donde vive Luisa y trabajan en la misma empresa. Realiza el mismo número de traslados a la semana, pero gasta 50% más que Luisa ($1,164 semanales) por tener una camioneta de seis cilindros y consumir 60 litros de gasolina a la semana.

Aunque trabajan en la misma empresa, tienen funciones y sueldos distintos. Ana gana el doble que Luisa.

Estas es la gran diferencia entre dos personas que, teniendo ingresos distintos, se benefician de la manera contraria a como uno esperaría. Es decir, quien más gana, se beneficia más del estímulo fiscal a la gasolina.

Para hacer esta tabla se consideró el estímulo fiscal al impuesto a la gasolina Magna, correspondiente a la semana del 29 de julio al 02 de agosto 2019 que, de acuerdo al Diario Oficial de la Federación (DOF), fue de 25.88%, es decir 1.25 pesos por litro.

En porcentaje no hay variación ya que ambas mujeres se ahorran 6.42% de lo que gastan en gasolina mensualmente. Sin embargo, como Ana compra más gasolina, al final deja de pagar casi 300 pesos al mes gracias al estímulo fiscal; se ahorra 50% más que Luisa. 

Esa ayuda económica no es algo que el consumidor perciba claramente en su recibo por que se trata de “un impuesto indirecto al que el gobierno puede (o no) aplicar un estímulo fiscal de acuerdo al tipo de cambio y al precio internacional del petróleo” mencionó Valeria Mendiola, economista e investigadora de México, ¿cómo vamos?

Como vemos, “las clases (socioeconómicas) más altas son las que se benefician más, a pesar de que usan más el auto, gastan más gasolina y por consiguiente contaminan más”, declaró Mendiola

¿Qué es un estímulo fiscal?

Cuando a un producto o servicio se le aplica un estímulo fiscal significa que quien lo vende u ofrece (persona física o moral) paga solo una parte del impuesto estipulado por ley, con el objetivo de que el consumidor final pague menos por ese producto o servicio aunque otros factores (como el tipo de cambio) hagan que su valor aumente.

En este caso los gasolineros son quienes pagan menos a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), por el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS). ¿Cuánto menos? El gobierno decide el tamaño del estímulo y lo publica cada viernes en el Diario Oficial de la Federación, “dependiendo de los cálculos de la SHCP”, aclaró Mendiola.

¿Nos afecta el estímulo fiscal a la gasolina?

No y sí. No, porque ayuda a que el precio de la gasolina no se dispare y por consiguiente no afecte el costo de otros productos o servicios que requieren del combustible para llegar al consumidor final.

, primero porque, como ya se mencionó, quien tiene un menor poder adquisitivo recibe un menor beneficio y segundo porque “el gobierno solo piensa en el corto plazo pero es un problema de salud pública porque la contaminación nos enferma y no parece haber una estrategia al respecto”, además de que “las finanzas públicas pueden ser menores por año”, afirmó Valeria Mendiola.

¿Cómo se aplica el estímulo fiscal?

Alejandro Montufar Helu, economista y CEO de la plataforma Petro Intelligence, declaró en entrevista para Cuestione que el estímulo fiscal “se aplica exclusivamente al IEPS federal, pues también existe el IEPS estatal y el IEPS CO2, lo que te da un IEPS total”. 

Para 2019, el gobierno decidió que el IEPS federal fuera de 4.81 pesos para la gasolina magna, 4.06 pesos para la premium y 5.28 pesos para el diesel y es a esas cantidades a las que se les aplica el estímulo fiscal correspondiente.

El estímulo fiscal para la gasolina magna (del 27 de julio al 2 de agosto) es de 25.8% ($1.245 pesos por litro). Ese porcentaje es distinto para la gasolina premium, 5.42% ($0.220 por litro) y para el diésel, 15.04% ($0.794 por litro); cantidades que cambian cada viernes.

En la gráfica podemos observar cómo ha variado el estímulo a la gasolina del 1 de enero de 2017 al 1 de agosto de 2019. Cada que hay un estímulo fiscal, es decir cuando la gráfica no está en cero, significa que el gobierno no recaudó el cien por ciento del IEPS federal, lo cual si bien ayudó a que no se disparara el precio final de la gasolina, incentivó el uso del automóvil. 

¿Cómo se compone el precio de la gasolina?

De acuerdo al economista Alejandro Montufar, se debe considerar “el precio de importación de la molécula (gasolina o diésel que se importa), el tipo de cambio, costo de logística, el costo de distribución de la terminal a la estación de servicio, el IEPS y los estímulos fiscales, el IVA, el margen (ganancia) del comercializador, el margen de la estación de expendio, el costo financiero del gasolinero, el aditivo de la marca y las mermas por evaporación y robo”.

El economista agregó que “el gobierno actual ha presionado mediáticamente para que cuando el precio de la gasolina al mayoreo disminuya, gracias al estímulo fiscal, el precio al menudeo (precio al público) también disminuya, porque a veces los gasolineros mantienen los precios aunque les esté costando menos”.

Pero “no es fácil calcular qué tan rápido reaccionan los gasolineros al estímulo fiscal, es decir qué tan rápido bajan el precio al público porque si la empresa gasolinera compró el combustible a un precio más alto lo venderá al mismo costo y lo modificará hasta que se termine ese inventario” aclaró Montufar.

¿Cómo vamos?

De enero a junio de 2019 se recaudaron 147 mil 873 millones de pesos de IEPS, 69.5% más de lo que se recaudó en el mismo periodo de 2018 (87 mil 16 millones de pesos). Lo anterior se debe a que este año no ha sido muy necesario el estímulo fiscal porque el precio del petróleo ha bajado y el tipo de cambio ha sido más estable; aunque también depende de cuánta gasolina se consuma”, aseveró la economista Valeria Mendiola.



Compartir: