A Fondo
Foto: Reuters
Los pros y contras del fracking
A Fondo
Los pros y contras del fracking
¿Más petróleo a menor costo?
15 Feb | 2019
Por: Omar González
Muy Cierto
Los pros y contras del fracking
¿Más petróleo a menor costo?
Feb 15, 2019
por: Omar González
Muy Cierto
Compartir:

Estados Unidos vuelve a dominar el mundo… en el tema petrolero. A partir de la segunda semana de enero de este año, nuestro vecino del norte reportó una producción diaria de 11 millones 900 mil barriles de petróleo, lo que representó el punto máximo de producción desde 1983 y que lo posiciona por encima de Rusia (11 millones 540 mil barriles) y Arabia Saudita (10 millones 213 mil barriles).

¿La razón? La implementación de nuevas tecnologías y el desarrollo de la fracturación hidraúlica, mejor conocido como fracking que potenció la producción petrolera de Estados Unidos, aumentándola 115.65%  al pasar de un promedio mensual, en 2010, de 5 millones 500 mil barriles diarios -que equivalen a 350 albercas olímpicas- a los más de 11 millones de barriles diarios -más de 750 albercas olímpicas- reportados en los primeros dos meses de 2019.

Frente a este panorama en el que se encuentra Estados Unidos, nos #cuestionamos la situación de uso y desarrollo que tiene el fracking en nuestro país.

Pero antes, ¿qué es el fracking?

Es una técnica para extraer combustibles fósiles en la que el subsuelo es fracturado con un líquido presurizado -que mezcla agua, arena y sustancias químicas- para obtener gas y petróleo que se encuentra en los poros de las rocas. 

El fracking en México

Nuestro país se encuentra justo en el centro del debate respecto a esta técnica. La primera fracturación hidráulica en México tuvo lugar en enero de 1996 en Tabasco y,  hasta la fecha, se han realizado más de 32 mil acciones de fracturación del subsuelo.

Esto se traduce en que, de cada cuatro pozos petroleros que se están explotando en nuestro país, uno utiliza dicha técnica.

A partir de la aprobación de la Reforma Energética, realizada en diciembre de 2013, el sector energético abría ampliamente la posibilidad de explotar hidrocarburos a través del desarrollo y la implementación de la fracturación hidráulica, lo que generó una amplia polémica.

Sin embargo, en octubre de 2018, antes de tomar posesión, el presidente López Obrador advirtió que en nuestro país no se iba a utilizar esta técnica. Tres meses después, Rocío Nahle, secretaría de Energía -ya en funciones-, declaró en un foro energético que el gobierno analizaba la posibilidad de utilizar la fracturación para aprovechar las reservas de gas del país.

Frente a las críticas, el presidente volvió a reafirmar su compromiso, en febrero de este año, asegurando que su administración era ambientalista y se cumpliría su promesa de no utilizar el fracking.

Sin embargo, la iniciativa civil CartoCrítica resaltó que el Presupuesto de Egresos para 2019 considera seis mil 603 millones de pesos para proyectos de exploración y extracción de hidrocarburos a través de la fracturación hidraúlica. Además, la Alianza Mexicana contra el Fracking publicó que el pasado 11 de febrero, la Comisión Reguladora de Energía ignoró la posición del presidente, aprobando cuatro planes de exploración que involucran la autorización del uso de la fracturación.

Su argumentación: que “el marco legal permite que [...] [se otorgue] autorización” a operadores para realizar trabajos que involucren esta técnica, siempre y cuando se realicen bajo la normatividad vigente.

¿Qué dicen los expertos?

Cuestione recopiló información y cuestionó a un experto para obtener los argumentos que apoyan y critican la utilización de la fracturación hidráulica en la explotación de gas natural y petróleo, y aquí lo presentamos:

Argumentos a favor:

-Potencial energético: En febrero de 2018, el exsecretarío de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, señaló que México ocupa el sexto lugar a nivel mundial en volumen de recursos no convencionales -aquellos que son explotados a través de esta técnica-.

-Incluirnos en la nueva revolución energética: al igual que Estados Unidos -y algunos otros países como Canadá y Argentina-, el uso de esta técnica se ha traducido en incrementos importantes en el volumen de producción que ha aumentado la independencia de hidrocarburos de los países.

Te puede interesar: Estados Unidos quiere el petróleo de Venezuela

-Constante actualización de protocolos: dado que es una técnica ya utilizada desde hace algún tiempo, ha seguido un proceso constante actualización para mejores métodos de extracción. Esto se ha traducido en certificaciones periódicas obligatorias de las empresas para llevar a cabos los procedimientos con apego a las normas vigentes de cada país.

-Regulación a partir de la Reforma Energética: las reglas que han sido establecidas por la Comisión Nacional de Hidrocarburos son muy específicas en el objetivo de procurar la seguridad industrial y de impacto ambiental y social, procurando la protección de los recursos naturales, así como la observancia plena de los derechos de los propietarios y de la participación de las comunidades en los beneficios económicos que la industria genere.

Atracción de inversionistas nacionales y extranjeros: a partir de la apertura en la participación de empresas privadas en actividades extractivas de hidrocarburos, los inversionistas han visto a México como un potencial mercado para sus recursos. Este interés se reflejó en las intenciones de inversión -que alcanzaron los dos mil 300 millones de dólares- para la ronda 3.3 de licitaciones para la explotación de hidrocarburos que, finalmente, fue cancelada.

Argumento en contra:

Francisco Cravioto Lagos, miembro de la Alianza Mexicana Contra el Fracking compartió con Cuestione los principales factores de rechazo a esta práctica:

-Beneficios solamente a muy corto plazo: En específico, este tipo de campos extractivos tienen una esperanza de vida muy breve. Después del primer año, la productividad sufre una reducción del 90% lo que provoca que para que sea rentable se requiere seguir abriendo más y más pozos.

-Afectaciones al territorio: mientras que un campo de extracción convencional requiere pocos pozos, la explotación por medio de la fracturación requiere centenas de pozos en un mismo campo para hacerlo rentable.

-Afectaciones sociales a nivel local: el fracking genera un fenómeno de “pueblo fantasma” en las comunidades -común en todas las actividades extractivas. Una vez que se agotan los recursos de un campo de explotación, las empresas se tienen que trasladar a otro sitio.

Durante el periodo que existen reservas en los pozos, existe un boom económico que tiene una duración de entre cinco a 12 años donde llegan personas de diferentes partes del país, que generan una dependencia de la comunidad hacia los ingresos generados.

Una vez que se terminan, hay abandono en la región y movimientos migratorios.

-Empleos no atractivos: estas empresas, al requerir mano de obra especializada, reducen la capacidad de los habitantes de poder trabajar en los proyectos por lo que las oportunidades de empleo para gente de estas comunidades son reducidas (labores de limpieza, alimentación, hospedaje, etc.).

-Probabilidad de fugas más alta: por cada ducto que se perfora, existe un 5% de que exista alguna fuga o ruptura. Entre más se utilicen esos ductos, aumenta dicha probabilidad.

-Afectaciones al agua, el aire y la salud: el fluido utilizado para fracturar utiliza grandes volúmenes de agua -alrededor de 43 millones de litros de agua (17.2 albercas olímpicas)- que, al mezclarse con sustancias químicas (entre 650 y 990 productos), es contaminada irreversiblemente. Al ser inyectada al suelo, afecta los acuíferos desestabilizando el ciclo del agua.

Al extraerse del pozo, también contamina el aire a través de la evaporación. Las sustancias más ligeras terminan en él y logran depositarse en cultivos y pastizales, provocando todo un cuadro de enfermedades en las poblaciones cercanas: daños a la piel, a los sistemas nervioso, digestivo, endocrino, respiratorio, así como mutaciones en las células, entre otros padecimientos.

Sobre esta misma línea, la periodista Daniela Pastrana publicó un artículo que pone el foco de atención en la falta de un análisis epidemiológico serio, por parte de las autoridades sanitarias, que permita entender los efectos concretos que tienen las actividades de extracción en la salud de los pobladores de estas comunidades, de tal forma que se pueda conocer el escenario real y se planteen soluciones.

Y tú, ¿estás a favor o en contra del fracking? ¿crees que el gobierno debe promoverlo o prohibirlo? ¿los beneficios económicos sobrepasan los costos sociales?

 



Compartir: