A Fondo
Foto: Reuters
Máquinas que funcionan como un cerebro
A Fondo
Máquinas que funcionan como un cerebro
Ya no son solo ciencia ficción
01 Abr | 2019
Por: Omar González
Muy Cierto
Máquinas que funcionan como un cerebro
Ya no son solo ciencia ficción
Abr 01, 2019
por: Omar González
Muy Cierto
Compartir:

El futuro nos está alcanzando. Las máquinas que actúan solas ya no son sólo un invento para una película de ciencia ficción, se están convirtiendo en realidad. Y no sólo pueden realizar acciones por sí solas, sin necesidad de intervención humana, también pueden aprender de forma independiente.

Esta tecnología se encuentra revolucionando el mundo de tal forma que la Asociación de Maquinaria Computacional (ACM por sus siglas en inglés) -mayor sociedad mundial de profesionales de la computación-, anunció que los doctores Yann LeCun, Geoffrey Hinton y Yoshua Bengio resultaron ganadores del premio Turing de este año -premio considerado como el Nobel de la computación-, por su trabajo en redes neuronales.

Pero, ¿qué es una red neuronal?

Imagina una máquina capaz de entender su entorno, reconocer sonidos e incluso comprender el lenguaje, recreando el funcionamiento de las neuronas en un cerebro. Esto es lo que intentan hacer las redes neuronales.

Esta tecnología consiste en un gran número de procesadores -cerebro de una computadora que interpreta información y ejecuta las acciones- funcionando al mismo tiempo de forma paralela, cada uno con su propia pequeña esfera de conocimiento y acceso a datos.

Usualmente, para que funcione, se introducen una gran cantidad de información, datos y reglas sobre jerarquías y relaciones, para que la red la asimile.

Posteriormente, se le puede indicar a la red cómo comportarse en respuesta a un estímulo externo (por ejemplo, a un dato que introduce el usuario) o puede iniciar la actividad por sí misma (dentro de los límites que tenga).

A diferencia de otros tipos de tecnología, el aprendizaje profundo requiere menos supervisión humana directa, ya que después de cada nueva experiencia, el programa aprende algo, reacomodando sus conexiones para integrar ese nuevo conocimiento.

El futuro es hoy

Aunque estas características parecen muy futuristas, este tipo de programación ya se está llevando a la práctica en los servicios de reconocimiento facial, asistentes digitales como Siri o Alexa, y también en los coches que se manejan solos (como Tesla).

Los gigantes de la tecnología Facebook y Google, también apostaron por esta tecnología.  

Google Brain surgió en 2011 como un proyecto de aprendizaje profundo cuyo objetivo era ayudar a la empresa a hacer que la vida de las personas sea más sencilla. Ya sea al buscar fotos de seres queridos, rompiendo las barreras del idioma con Google Traductor o haciendo tareas con el Asistente de Google, entre muchos proyectos más.

Por su parte, Facebook arrancó un proyecto en 2013 que aprovecha esta tecnología para identificar mejor rostros y objetos en las millones de fotografías y videos que se suben a la red social diariamente.

Sabemos que te va a interesar: Inteligencia Artificial ¿tu nuevo reemplazo?

El “Nobel de la computación”

El premio Turing recibe su nombre en honor al matemático inglés Alan Turing, considerado por muchos como el fundador clave de la informática teórica y creador de las computadoras y la inteligencia artificial, representado por Benedict Cumberbatch en Código Enigma, película nominada en los premios Óscar en 2015.

Turing también es conocido por plantear en 1950 una prueba de habilidad que acredite la capacidad de una máquina para mostrar un comportamiento inteligente indistinguible del de una persona. Dicha prueba abrió el debate sobre la inteligencia artificial y se ha convertido en un concepto importante en la filosofía que rodea a este tema.

El premio que lleva su nombre, se entrega desde hace 53 años, siendo el experto en informática estadounidense, Alan J. Perlis, el primer ganador en 1996 por su trabajo pionero en lenguajes de programación.

En 2016 Tim Berners-Lee recibió el premio por haber inventado el primer navegador web (World Wide Web) que permitió el desarrollo explosivo del internet.

En la historia de este galardón, solamente tres mujeres han recibido el premio: Frances E. Allen en 2006, Barbara Liskov en 2008 y Shafi Goldwasser en 2012.

De 2007 a 2013, la distinción fue acompañada por un premio 250 mil dólares, financiados por las empresas Intel y Google. A partir de 2014, el premio se incrementó a ser de un millón de dólares, con el apoyo financiero proporcionado por Google.

Y tú, ¿crees que una máquina pueda hacer lo mismo que una persona?



Compartir: