A Fondo
Foto: ONU
Cuestione | Más oportunidades, menos violencia
A Fondo
Más oportunidades, menos violencia
¿Qué retos enfrentan las mujeres actualmente?
09 Mar | 2019
Por: Elena Rivero Rojas
Muy Cierto
Más oportunidades, menos violencia
¿Qué retos enfrentan las mujeres actualmente?
Mar 09, 2019
por: Elena Rivero Rojas
Muy Cierto
Compartir:

“No vamos a desaparecer pronto porque nuestro trabajo es importante. Tarde o temprano deberán reconocer nuestros derechos”, afirmó Norma Palacios, trabajadora del hogar en la Ciudad de México. Después de años de soportar largos días de arduo trabajo y comentarios degradantes por parte de su jefe, Norma decidió hablar y participar en una asociación en favor de las trabajadoras del hogar.

“¡Habla, avanza, aquí es donde queremos ir! ¡El tiempo es ahora! Nosotras, como mujeres, estamos en el camino para triunfar sobre la discriminación y la inequidad. Sabemos nuestros derechos y no los dejaremos atrás. Necesitamos políticas que nos otorguen servicios de salud y educación igualitarios, así como oportunidades para proyectos que promuevan el desarrollo económico” declaró Indira Vargas, abogada de mujeres indígenas jóvenes, en la sesión de Naciones Unidas sobre el estado de las mujeres en el mundo.

¿Te parecen justas estas exigencias? ¿Apoyarías estas demandas? Sin duda, reflejan problemáticas a las que todas las mujeres en el mundo nos hemos enfrentado pero no son los únicos desafíos. A continuación te presentamos algunas otras dificultades que nos desafían día a día y las acciones que se están implementado para combatirlas.

¿Cuál es la problemática?

El principal problema que es necesario eliminar, a nivel internacional, es la violencia contra mujeres y niñas. Este comportamiento está tan generalizado que frenarlo es una labor de toda la sociedad. Es urgente reducir y eliminar los casos de secuestros, trata, violaciones, acoso, abuso físico y psicológico.

Otro reto al que nos enfrentamos las mujeres, a nivel global, es que nuestros salarios son más bajos que los de los hombres, aunque la labor que realicemos sea la misma. Algunas mujeres trabajan bajo condiciones inseguras y, en muchos lugares, no tienen acceso a bienes como tierras agrícolas o propiedades.

Un tercer obstáculo para las mujeres, en todo el mundo, consiste en lograr que los gobiernos aumenten el presupuesto destinado a la equidad de género, de forma que exista una asignación de recursos más justa y equilibrada. Los programas sociales también deben atender asuntos relacionados con la población indígena femenina.

Finalmente, a pesar de que hemos realizado grandes méritos como líderes y activistas, presionando por un mundo más justo e inclusivo, aún no tenemos una distribución equitativa de las posiciones en donde se toman decisiones, aunque las elecciones sobre políticas públicas afectan por igual a hombres y mujeres.

¿Qué se ha hecho para combatir la violencia?

Los hallazgos de un reporte reciente de Naciones Unidas [UN Women Annual Report (2017-2018)] muestran algunos de los logros que se han conquistado. En materia de violencia contra mujeres y niñas, uno de los resultados favorables ha sido que, desde 2014, 52 países han fortalecido sus legislaciones para combatir este fenómeno.

Por ejemplo, en la región árabe, tres países reformaron sus leyes para proteger los derechos de las mujeres. Jordania eliminó su ley de violación, la cual establecía que un violador podía evitar el castigo al casarse con su víctima; Líbano siguió este ejemplo, aboliendo una norma similar y Túnez aprobó su primera Ley nacional integral para combatir la violencia contra las mujeres, la cual reconoce la violencia física y otro tipo de abusos, como el sexual, psicológico, económico o político.

¿Cuáles son los avances económicos?

En materia económica, se han desarrollado servicios como asistencia social y se han generado empleos en 57 países. También se han impulsado políticas sobre equidad de género y combate a la pobreza en 41 países.

Por ejemplo, en Etiopía, Guatemala, Kirguistán, Liberia, Nepal, Níger y Ruanda, Naciones Unidas desarrolló un programa conjunto con la Organización para la Agricultura y la Alimentación, el Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola y el Programa Mundial de Alimentos para empoderar a las mujeres que viven en zonas rurales.

Desde que el programa inició, en 2014, más de 40 mil mujeres han adquirido nuevas habilidades y han generado nuevas oportunidades económicas; esta iniciativa también ha ayudado a más de 260 mil niños y a otros miembros de sus hogares.

Otro caso relevante es Brasil en donde, en 2017, Naciones Unidas junto con la Organización Internacional del Trabajo, lograron la ratificación del Convenio 189 sobre las trabajadoras domésticas. Este Convenio les brinda una garantía legal sobre una amplia gama de derechos laborales inexistentes hasta ese momento.

¿Cómo van los programas sociales?

En una gran cantidad de países alrededor del mundo, se han impulsado constantes aumentos a los recursos destinadas a la igualdad de género. En México, el presupuesto ha aumentado 37% desde 2012. En 2017, por primera vez, el gobierno mexicano ratificó el Convenio 189 sobre el trabajo decente para las trabajadoras y los trabajadores domésticos. Se desarrolló una propuesta legislativa , apoyada por 18 integrantes del senado para alinear la Ley Federal del Trabajo con la Convención para reducir la discriminación y las pobres condiciones laborales de las personas que trabajan en el hogar.

Este primero de abril, las y los trabajadores del hogar podrán afiliarse al IMSS (Instituto Mexicano del Seguro Social) a través de un programa piloto y podrán gozar de servicios médicos y otras prestaciones de ley, desde el primero de mayo de este año.

Otro caso exitoso es el de Cabo Verde, en donde integraron la igualdad de género en los tres ejes de su nuevo Plan Nacional de Desarrollo Estratégico y una hoja de ruta que alinea este documento con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. En total, 43 países han incrementado su presupuesto para la equidad de género y el empoderamiento de las mujeres desde 2014.

Otro ejemplo es el caso de Zimbabwe, en donde ONU Mujeres se centró en planes y políticas referentes al bienestar de las mujeres con VIH/SIDA; colaboró con el Plan Estratégico Nacional de VIH/SIDA 2015-2020, el cual destinó ocho millones de dólares (156 millones de pesos) en programas de cambio de comportamiento, educación sexual e intervenciones contra la violencia hacia mujeres y niñas.

Y, en posiciones de liderazgo, ¿cómo vamos?

En el mundo existen, aproximadamente, siete mil mujeres líderes, desempeñando cargos públicos en 32 países. En el período previo a las elecciones de 2017 en Kenia, ONU Mujeres capacitó a más de 400 candidatas para comprender mejor el proceso electoral y sus reglas, así como las contribuciones que las mujeres líderes pueden hacer para mejorar la vida del resto de la población.

Los escaños (lugares en alguna de las cámaras del Congreso) del parlamento de Kenia fueron ocupados por 23 mujeres, sin que éstos estuvieran condicionados a cuotas de género. Además, tres mujeres fueron electas como gobernadoras; ninguna mujer había obtenido estos puestos anteriormente.

En Nepal también se están haciendo cambios en la política. La Constitución establece un compromiso con la igualdad de género a través de cuotas electorales. En 2017, por primera vez en 20 años, se abrió la oportunidad para que las mujeres compitan en las elecciones locales.

“Dijeron que una mujer no podía postularse para las elecciones. Dijeron que una mujer no podía ser alcaldesa porque una mujer no tenía las habilidades para manejar a una comunidad... les demostré que estaban equivocados” declaró Coumba Diaw, la única alcaldesa de la comunidad de Sagatta Djoloff, en Senegal, donde hay otros 54 municipios dirigidos por hombres.

¿Qué sigue?

Si bien han habido avances en cuanto al empoderamiento de las mujeres en el mundo, aún hay mucho por hacer. Los sistemas de seguridad social todavía son deficientes; las niñas y mujeres aún padecen violaciones a su ntegridad física y psicológica. Muchas mujeres continúan siendo víctimas de violencia doméstica.

Es necesario reducir el porcentaje de mujeres que sufren este comportamiento agresivo en casa; hay que eliminar, por ejemplo, el matrimonio infantil que está presente en algunos países, así como disminuir la tasa de embarazo adolescente. También es indispensable que las mujeres tengamos las mismas oportunidades de recibir educación, de obtener salarios justos y decidir sobre nuestro futuro.

¿Y tú? ¿Qué acciones diarias realizas para disminuir la violencia contra las mujeres? ¿Sabías acerca de estos problemas que enfrenta el género femenino? ¿Lograrán los países erradicar la discriminación hacia las mujeres?



Compartir: