A Fondo
Foto: Cristopher Rogel Blanquet
Cuestione | México pirata: cultura de la ilegalidad
A Fondo
México pirata: cultura de la ilegalidad
¿Por qué compramos estos productos?
17 Mar | 2019
Por: Juan Luis García
Muy Cierto
México pirata: cultura de la ilegalidad
¿Por qué compramos estos productos?
Mar 17, 2019
por: Juan Luis García
Muy Cierto
Compartir:

El estreno de la película Roma llegó a Netflix el 14 de diciembre y a los puestos de piratería el día 15 –menos de 24 horas después– y se puede decir que corrió con suerte, pues en muchas ocasiones, las copias están entre los productos pirata, antes de que llegue al cine.

Las películas no son lo único. Ropa, perfumes, carteras, plumas, juguetes y hasta comida, todo se puede encontrar pirata en cualquier parte del país. La piratería es un negocio ilegal y que, sin embargo, sucede a la vista de todos.

No nos damos cuenta, pero cada pequeña compra alimenta este gigante mercado negro que le cuesta al país 43 mil millones de pesos, según la Cámara Americana de Comercio en México (Amcham). Y es que a él acuden una de cada tres personas en México, revela una encuesta del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

Pero, ¿por qué es tan común recurrir a un mercado ilegal? Comprar productos pirata es una manera de conseguir cosas similares a las originales, que da estatus y hasta brinda placer, “porque lo conseguiste a un precio más barato”, explica la psicóloga social Graciela Mota Botello.

“Está legitimado este sentimiento de víctima y victimarios, y una forma de venganza es no tener apego a la norma (las reglas). Todo se vale, lo único que no se vale es que uno pierda”, explica la especialista.

Uno de los productos que más se ven en las esquinas son las películas pirata. Entre el 97% y 94% de las personas que compran películas en dvd y cd de música, respectivamente, optan por copias falsas, de acuerdo con la mencionada encuesta del ITAM.

Te puede interesar leer Una farmacia (ilegal) sobre ruedas

Una de las principales razones es el precio: mientras que un material original puede costar 200 pesos, la copia falsa oscila entre 10 y 15 pesos, gracias a que no necesitan cumplir con la legalidad del pago de derechos de autor o de cualquier comercio: pago de impuestos, salarios trabajadores, renta de locales, entre otros.

En el contrapeso debería considerarse que se trata de un acto ilegal, que lastima la industria formal y, por tanto, los empleos de sus trabajadores, sin embargo, la compra venta pirata en nuestro país es una conducta normalizada.

Un comportamiento que se da en sociedades muy “elementales”, en donde “hay una enorme falta de congruencia entre el deber ser y el ser”, explica Mota.

Pero… ¿qué es la piratería?

Se trata, de acuerdo con la definición de la Organización Mundial de Comercio (OMC) de la "Reproducción no autorizada de materiales protegidos por derechos de propiedad intelectual (como derecho de autor, marcas de fábrica o de comercio, patentes, indicaciones geográficas, etc.) hecha con fines comerciales, y comercio no autorizado de los materiales reproducidos."

La piratería existe porque hay una demanda, dice Ricardo Espinoza Toledo, profesor del departamento de Sociología de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

“Si hay demanda, hay público y hay autoridades que lo toleran y sacan provecho de eso, pues entonces tenemos los elementos de la ecuación para que la piratería tenga el auge que tiene”, dijo Espinoza.

Autoridades, papel clave

Días antes de que el presidente Andrés Manuel López Obrador tomara posesión, la American Chamber of Commerce of Mexico (AmCham) propuso una serie de acciones para combatir la piratería, que incluían medidas de observancia para identificar estos productos que roban la propiedad intelectual, robustecer las leyes y hacer campañas de difusión para concientizar a la población, entre otras. Sin un compromiso del Gobierno.

“El presidente, todos los días, nos pontifica sobre el tema de combatir la corrupción… pero no ha tocado el tema de la piratería y el contrabando que afecta a la economía mexicana”, dijo a Cuestione, Cuauhtémoc Rivera Rodríguez, presidente de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC), quien cree que el problema de la piratería se incrementó alrededor de hace siete años.

Pero, además, la piratería puede ser peligrosa, pues incluye el consumo de productos sin supervisión sanitaria, como medicina, cigarrillos o comida, dice Rivera.

Pero romper con el círculo vicioso de la piratería debe empezar con esfuerzos de educación en la sociedad, dijo Mota. Sin embargo, en este momento no hay conciencia de que se violan las normas, ni de generar otro tipo de cultura.



Compartir: