A Fondo
Foto: Rashide Frías/ Cuartoscuro
Cuestione | México, un país desigual: estas son las causas
A Fondo
México, un país desigual: estas son las causas
¿AMLO podrá cambiar algo además del discurso?
31 Mar | 2019
Por: Juan Luis García
Muy Cierto
México, un país desigual: estas son las causas
¿AMLO podrá cambiar algo además del discurso?
Mar 31, 2019
por: Juan Luis García
Muy Cierto
Compartir:

En México tenemos a Carlos Slim Helú, uno de los 10 hombres más ricos del mundo, y a 50 millones de personas viviendo en la pobreza… Pero alguna vez nos hemos preguntado, ¿qué hay detrás de esa desigualdad?

Nuestro país es el antepenúltimo más desigual entre las 38 naciones que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la cual se basa en el Índice Gini, una medida para medir la desigualdad entre las ganancias de la población de un país.

Pero la desigualdad no solo es generada por el sistema de libre mercado. Cuestionamos a especialistas, quienes aseguraron que la competencia de trabajo y producción es tan fuerte en México, como en el resto de países. Sin embargo, la forma en que los gobiernos protegen a la ciudadanía, dándoles acceso a servicios y oportunidades, hace la diferencia.

“(En) los países del norte de Europa es un sistema capitalista, y la desigualdad no tiene nada que ver con la nuestra, el desarrollo humano está en el cielo, te diría que es una cuestión política”, dijo a Cuestione Juan Carlos Moreno-Brid, excoordinador del departamento de Investigación de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

“La crisis de la desigualdad es mundial. El 27% del crecimiento mundial ha quedado en manos del 1% más rico, mientras que la mitad de la población más pobre solo recibió el 12%. De 1988 a 2013, la riqueza del 10% más pobre sólo aumentó 217 dólares de Paridad de Poder Adquisitivo (PPA, una medida para poder comparar la capacidad de las personas para adquirir la misma cantidad de productos en diferentes países). El 10% más rico incrementó cuatro mil 887 dólares PPA”, de acuerdo con Oxfam.

Te puede interesar leer Lo que el neoliberalismo se llevó

Las 10 personas más ricas en México (ocho hombres y dos mujeres) tienen una fortuna de 116 mil millones de dólares, esto es el equivalente a 50% del dinero de la población más pobre, señala Oxfam.

“Hasta fecha muy reciente, (las autoridades) se preocupaban por el crecimiento económico, o por la pobreza. La desigualdad no entraba en la ecuación... (Enrique) Peña Nieto nunca habló de desigualdad”, dijo Moreno-Brid. 

La llegada de Andrés Manuel López Obrador al gobierno ha cambiado (al menos) el discurso, reconoció Moreno-Brid: “Habla de primero los pobres, pero a la hora de la instrumentación, creo que queda mucho por hacer".

Mientras que la decisión de aumentar 16% el salario mínimo, quedando en 102 pesos al día en la mayor parte del país –salvo en la zona fronteriza, en donde aumentó 100% y llegó a 176.72 pesos diarios–, ayuda a reducir la desigualdad, otros elementos son necesarios como nuevos impuestos, para que quienes ganen más, paguen más, y un seguro social (de servicios médicos y fondos de retiro) para todas las personas. "Eso todavía no lo tenemos y no está en el tintero”, dice Moreno-Brid.

¿Mueres como naces?

Si imaginamos una escalera de cinco escalones (cada escalón es un nivel socioeconómico). En el primer escalón se encuentran las personas más pobres y aumenta su ingreso con cada escalón, pasando por clases medias, hasta un quinto escalón de las más ricas, sólo cuatro de cada 100 personas de los hogares más pobres llegarán a estar en el escalón de los más ricos; y 70 de 100, que nacen en el primer escalón se quedarán en él –a lo largo de sus vidas–, de acuerdo con el Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY).

Los obstáculos que tienen las personas en México para poder pasar de un nivel socioeconómico a otro también son reflejo de la desigualdad que existe, explicó a Cuestione Rodolfo De la Torre, investigador del CEEY.

Esto genera dos problemas. Primero, para la economía, porque las personas pierden la esperanza de progresar y su productividad en el trabajo baja. “Lo segundo es que hay una percepción de injusticia y de malestar, porque no parece estar asociada la posición individual que se ocupa en la sociedad con el esfuerzo que se ha realizado”, agrega De la Torre.

La baja movilidad se ha ido heredando de generación en generación, de tal suerte que es difícil que alguien logre superar la posición económica de sus padres. ¿Te identificas?

¿Cómo se puede combatir la desigualdad?

Para disminuir la desigualdad de oportunidades entre un niño o niña que crece en un hogar rico y alguien en un hogar pobre, se debe apostar por el acceso a la escuela a la totalidad de menores de edad, así como a un seguro social para que las familias cuenten con salud, detalló De la Torre.

Aunque han habido avances, aún hay grandes rezagos, expone el último informe de Oxfam “México Justo”. El rezago educativo de la población pasó del 20.7% en 2010 al 17.9% en 2017, y la carencia por acceso a los servicios de salud de 29.2% de la población a 16.9% en los mismos años.  

Además, la desigualdad se hizo más evidente en el campo. México perdió competitividad frente a los productos estadounidenses y canadienses, que recibían mejores subsidios (dinero público) para la producción agrícola con tecnología, mientras que en el sureste mexicano aún se producía con tecnologías muy básicas, opina Gerardo Coutiño, profesor de la Universidad Autónoma de Chiapas.

¿Qué sigue?

Moreno-Brid dijo que espera que López Obrador implemente una reforma fiscal lo antes posible, para tener una herramienta contra la desigualdad. Una idea también expresada por líderes de la izquierda mexicana, como el excandidato presidencial y fundador del Partido de la Revolución Democrática, Cuauhtémoc Cárdenas, quien ha dicho que no habrá una verdadera 4T hasta que no se haga a la población más rica pagar más impuestos.  

Al respecto, un mes antes de ocupar el cargo de presidente López Obrador prometió no realizar cambios fiscales en los primeros tres años de su mandato.

¿Lo intentará en la segunda mitad de su periodo?



Compartir: