A Fondo
Morena se agrieta por pugnas internas
A Fondo
Morena se agrieta por pugnas internas
Inician divisiones
13 Sep | 2018
Por: Redacción
Muy Cierto
Morena se agrieta por pugnas internas
Inician divisiones
Sep 13, 2018
por: Redacción
Muy Cierto
Compartir:

Andrés Manuel López Obrador aún no asume el poder, aunque actúe como presidente en funciones. Sin embargo, dentro de su partido y en particular en la coalición que le da hoy mayoría absoluta, se han hecho patentes las diferencias internas y las complejidades de ejercer el poder.

Apenas arrancó operaciones el Congreso de la Unión y empezaron los problemas en Morena. Las fisuras morenistas comenzaron en el Senado, cuando Ricardo Monreal y Martí Batres pelearon por la coordinación de su bancada. La situación se repitió en San Lázaro, cuando Mario Delgado y Dolores Padierna también se batieron en duelo para coordinar a los diputados morenos. Pero ese solo fue el preludio de otras batallas en el Palacio Legislativo, pues Porfirio Muñoz Ledo tuvo enfrentamientos verbales con Gerardo Fernández Noroña. La cosa no paró ahí, una grieta kilométrica se abrió desde la sede nacional de Morena hasta Morelos, debido al intercambio de acusaciones entre Yeidckol Polevnsky y Cuauhtémoc Blanco.

Guerra por las bancadas

En los días previos al inicio de las sesiones en el Congreso, trascendió que Ricardo Monreal sería el coordinador del grupo parlamentario de Morena en el Senado. Sin embargo, Martí Batres, quien también aspiraba al cargo, emprendió una operación para conseguir el apoyo de algunos de sus correligionarios y tambaleó por unos días el liderazgo de Monreal. Al final, tuvieron que negociar, Monreal fue palomeado por AMLO y se quedó con la coordinación; Batres fue colocado en la presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara Alta.

Ricardo Monreal, Andrés Manuel López Obrador y Martí Batres.


En la Cámara de Diputados la lucha por la coordinación de la fracción morenista se dio entre los exsenadores Mario Delgado y Dolores Padierna. Él obtuvo su curul gracias a que fue postulado por el PT, pero siempre ha sido cercano a López Obrador. Para definir al ganador se hizo una votación entre los diputados morenistas, pero desde antes ya se perfilaba que el puesto sería para Delgado. A Padierna le dieron la vicepresidencia de la Mesa Directiva de San Lázaro. Hasta aquí, todo bien.

Pero la cosa se puso más complicada una vez que estas definiciones se habían dado. Dicen que a Gerardo Fernández Noroña no le gustó que Andrés Manuel López Obrador lo pusiera en la lista del PT, aliado de Morena para las diputaciones federales, que él quería estar en la bancada morenista. Así llegó Fernández Noroña a San Lázaro, con un historial marcado por sus confrontaciones con varios actores políticos.

Noroña advirtió que no sería “suavecito, ni civilizadito” al analizar el último Informe de Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, y así ocurrió. El diputado increpó a los presidentes de las Mesas Directivas de San Lázaro, Porfirio Muñoz Ledo; y del Senado, Martí Batres, por asistir al mensaje de Peña Nieto en Palacio Nacional con motivo de su Informe. Agregó que EPN violó la Constitución al usar la Banda Presidencial en un acto no oficial.

 

Al día siguiente en la primera sesión ordinaria en la Cámara de Diputados, el presidente de la Mesa Directiva, Porfirio Muñoz Ledo, denunció que fue agredido previo al mensaje de Peña por un miembro de la asamblea. Ante esto, Noroña pidió la palabra desde su curul, pero Muñoz Ledo se la negó.

Los ánimos se encendieron, el petista se acercó a la tribuna y discutió con Muñoz Ledo: “Es usted un golpeador”, le dijo Porfirio a Fernández Noroña.

Porfirio Muñoz Ledo advirtió al diputado Fernández Noroña que no permitirá desorden en la Cámara de Diputados: "No permitiremos que usted ponga desorden en este Congreso, a ver quién gana, un diputado o la inmensa mayoría de la Cámara".

Debido al pleito entre sus legisladores, el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, les envió un mensaje: “No conviertan el Congreso en antro”. Acto seguido, Muñoz Ledo y Fernández Noroña aparecieron en una conferencia de prensa para limar asperezas.

Fuentes de Político.mx señalaron que AMLO le encargó al diputado Pablo Gómez vigilar a Muñoz Ledo y Noroña. En entrevista con este medio, Gerardo Fernández Noroña declaró:

“Pablo Gómez debería cuidarse a sí mismo. Que no le busque”, y aseguró que “No lo respeto”.

El diputado del PT también cuestionó la integración del gabinete del presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador: “derechizó de manera absoluta (su gabinete). Es un gabinete incoloro. Pues creo que él sabrá”.

Polevnsky vs Cuauh

El conflicto más grave, sin embargo, llegaría poco después: la dirigente nacional del partido, Yeidckol Polevnsky, criticó a Blanco por no incluir en su gabinete estatal al morenista Rabindranath Salazar, y fue transparente en cómo considera que deben repartirse los puestos de responsabilidad.

"Yo hubiera esperado del futbolista que le hubiera dicho a Rabin: aquí está el estado qué quieres. Sé el secretario de Gobierno, ten la mitad de los cargos", dijo la presidenta de Morena.

Además, Polevnsky le reclamó a Blanco porque supuestamente su equipo intenta comprar a los diputados locales de Morena para que se pasaran a la bancada de su partido, el PES. La morenista acusó a José Manuel Sanz, secretario particular de Blanco, de buscar a nombre del exfutbolista a diputados de Morena, a quién calificó como “el españolete este”.

Blanco calificó las declaraciones de Yeidckol de “xenófobas” y agregó que “respeta la vida interna y decisiones de los partidos políticos”. No obstante, recordó a medios locales que su candidatura conjunta con Morena, fue un acuerdo político entre el PES y los liderazgos morenistas, que él quería competir solo pues había distanciamiento con Rabindranath Salazar.

Con cuidado deben tomarse las palabras de Cuauhtémoc Blanco, quien paradójicamente usó las recomendaciones de AMLO, para defenderse y enviar una advertencia a Morena: “la campaña terminó y ahora son gobierno, así que se requiere serenidad”.



Compartir: