A Fondo
Foto: Cristopher Rogel Blanquet
Pensión: la prestación que la generación millennial nunca gozará pero tiene que pagar
A Fondo
Pensión: la prestación que la generación millennial nunca gozará pero tiene que pagar
Y todo por las Afores
12 Abr | 2019
Por: Omar González
Muy Cierto
Pensión: la prestación que la generación millennial nunca gozará pero tiene que pagar
Y todo por las Afores
Abr 12, 2019
por: Omar González
Muy Cierto
Compartir:

¿Tienes entre 20 y 35 años? Tenemos malas noticias para ti: no solo estás pagando la pensión de tu padre o madre e incluso de generaciones atrás (a través de los impuestos), sino que cuando quieras retirarte no tendrás asegurada una pensión digna para poder vivir sin trabajar.

Además, el gobierno depende principalmente de todas las personas como , para poder financiar todo el gasto que se viene en puerta.

¿La razón? Un sistema de pensiones desigual, finanzas públicas sometidas a mayor presión y un deficiente sistema de recaudación que, mezclados, dejan al gobierno con un área de acción muy reducida.

Esto fue parte de lo que se dijo en el evento “Hacia un Estado de Bienestar para México. Espacio fiscal, Pensiones, Salud, Educación", que tuvo lugar el 11 de abril en el Colegio de México y que contó con la participación de expertos en temas fiscales, gasto y finanzas públicas.

Pensiones para baby boomers

Durante su participación, Alejandra Macías, doctora en Políticas Públicas e investigadora del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), destacó que este problema para las personas jóvenes surge de encontrarse en la transición entre dos sistemas de pensiones distintas.

Antes de 1997,  quienes contaban con un empleo pertenecían a un sistema conocido como de beneficio definido.

Bajo este esquema se daba una aportación tripartita, proporcional a un salario base, entre el empleado, la empresa y el gobierno. Todas las aportaciones se juntaban en una misma bolsa que servía para pagar el retiro de quienes ya podían pensionarse.

De acuerdo a Macías, resultó ser un modelo desigual, ya que actualmente el 20% del gasto de gobierno en pensiones se reparte en tan sólo el 3% de todas las personas pensionadas (IMSS, ISSSTE, PEMEX, CFE, entre otras). El motivo: las pensiones altas las reciben muy pocos, mientras la mayoría obtienen montos más moderados.

Además existe evidencia de que, en ocasiones, la pensión que recibían quienes se retiraban era mayor al ahorro acumulado a lo largo de su vida laboral.

Debido a cambios demográficos, en los cuales se observó que las personas adultas mayores iban a ser cada vez más mientras que quienes conforman la fuerza laboral cada vez menos, la autoridades de Hacienda alertaron que se estaba generando una presión cada vez mayor en las finanzas públicas.

Por esta razón, en julio de 1997 se llevó a cabo una reforma, por la cual el sistema se convirtió en uno de cuentas individuales.

Nuevo modelo: pesadilla millennial

En el nuevo esquema, se hace una aportación tripartita que se guarda en una bolsa para cada trabajador, en la cual se van acumulando sus aportaciones y son administradas por Administradoras de Fondos para el Retiro, mejor conocidas como Afores.

Pese a este cambio, la especialista del CIEP resaltó que el sistema pasado aún sigue necesitando de fuertes transferencias de dinero público, el cual es financiado principalmente por la generación millennial y que podría utilizarse para programas sociales.

Sabemos que te va a interesar: El Top 5 del gasto histórico del gobierno federal

De acuerdo al estudio “Pensiones en México: 100 años de desigualdad”, elaborado por el CIEP, el gasto en este rubro seguirá en aumento hasta 2030 o 2035, años en los cuáles alcanzará su punto máximo.

Además, mientras generaciones anteriores reciben cuando se retiran al menos el 40% de su último salario, las personas jóvenes, además de financiar esas pensiones, recibirán solamente el 30% del ingreso promedio de toda su vida laboral.

Frente a este reto que se suma al panorama millennial, el gobierno tendrá que tomar acciones para obtener más recursos y de mejor manera, sin tener que endeudarse, de tal forma que pueda costear ese gasto creciente sin dejar de lado el gasto social.

¿Podrá la 4T enfrentar este importante reto? ¿contará con un plan para ayudar a las personas jóvenes en este tema?



Compartir: