A Fondo
Foto: Pexels
Cuestione | Al final, resulta que Trump no conspiró con Rusia
A Fondo
Al final, resulta que Trump no conspiró con Rusia
Pero aún investigan la campaña del presidente
27 Mar | 2019
Por: Omar González
Muy Cierto
Al final, resulta que Trump no conspiró con Rusia
Pero aún investigan la campaña del presidente
Mar 27, 2019
por: Omar González
Muy Cierto
Compartir:

No hay indicios de que Donald Trump ni su equipo hayan conspirado con los rusos para intervenir en las elecciones de Estados Unidos de 2016. Esta es una de las principales conclusiones del informe elaborado por el fiscal especial, Robert Mueller.

Con un costo estimado, de entre 32 y 35 millones de dólares -de acuerdo a cálculos de la revista Time- y una duración de casi dos años, el fiscal especial entregó el pasado 22 de marzo el reporte final sobre la investigación en torno a Rusia, Donald Trump, su familia y allegados; escándalo que ha envuelto la presidencia del empresario.

El reporte fue entregado al fiscal general William Barr -elegido por Trump en 2018- quien deberá revisarlo y resumir las conclusiones para presentarlas al Congreso y al pueblo estadounidense -sin la obligación de hacer público todo el documento-.

¿Qué es un reporte Mueller?

En 2016 la Comunidad de Inteligencia de los Estados Unidos (IC por sus siglas en inglés), agrupación conformada por 16 agencias individuales del gobierno de Estados Unidos que llevan a cabo labores de inteligencia, concluyó que el gobierno ruso intervino durante las elecciones presidenciales de Estados Unidos de ese año.

Campañas de desinformación y notas falsas, así como hackeos a servidores del Partido Demócrata que se tradujo en filtraciones para el portal Wikileaks, fueron las herramientas con las que se acusó a las autoridades rusas (Vladimir Putin, el mandatario de ese país, incluído) de tratar de influir en el resultado electoral.

Por este motivo, el aún presidente Barack Obama ordenó que se realizara un informe sobre estas intervenciones. Los senadores estadounidenses solicitaron una investigación bipartidista, apoyados por el líder de la mayoría en el Senado en esa época, el republicano Mitch McConnell.

En esa ocasión, el presidente electo Trump rechazó inicialmente el reporte y atacó a las agencias de inteligencia, argumentando que era una reacción de los demócratas por la derrota en la elección​.

Sería hasta el 17 de mayo de 2017 que Rod Rosenstein, fiscal general adjunto de Estados Unidos, autorizó que se realizara la investigación, nombrando al republicano Robert Mueller como fiscal especial -en teoría independiente por ser externo a la cadena de mando del departamento de Justicia-.

Mueller había sido nombrado por George W. Bush como director de la Oficina Federal de Investigación (FBI por sus siglas en inglés), puesto en el que se mantuvo de septiembre de 2001 a septiembre de 2013.

¿Qué buscaba el reporte?

La tarea de Mueller consistió en organizar y supervisar la investigación de dos temas en específico: la presunta colusión de allegados de Trump con la campaña de interferencia rusa y si el presidente de los Estados Unidos había obstaculizado o intervenido en las investigaciones judiciales.

¿Qué concluyó?

El domingo 24 de marzo Bill Barr, fiscal general de Estados Unidos, entregó una carta al Congreso en donde expresaba que, después de entrevistar a cerca de 500 testigos y emitir cerca de dos mil 800 citatorios, la investigación llevada a cabo por Mueller no encontró que los asociados de Trump coordinaran o conspiraran con Rusia para entrometerse en las elecciones de 2016.

Sobre la obstrucción de justicia, Barr explica que el reporte “no llegó a una conclusión [...] en cuanto a si la conducta examinada constituía una obstrucción de la justicia".

¿Trump ya está libre de culpas?

No exactamente. En la misma carta, Barr resalta que en el texto completo se aclara que pese a que “este informe no concluye que el presidente cometió un delito, tampoco lo exonera".

Es necesario aclarar que existen otros temas que no incluyó el reporte y que siguen siendo analizados:

-Los presuntos pagos en efectivo que alegaron recibir dos mujeres por tener relaciones con Trump durante la campaña, actualmente a cargo de la Oficina del Fiscal Federal para el Distrito Sur de Nueva York. Este es el caso en el que Michael Cohen, ex abogado del presidente, se declaró culpable y admitió haber violado la ley de financiamiento de campañas.

-La segunda es una investigación sobre el evento inaugural de Trump: de dónde y de quién vinieron las donaciones con la posibilidad de ser extranjeras e ilegales. Esto también está siendo manejado por las oficinas del fiscal de los Estados Unidos en Nueva York.

-Finalmente también existe una investigación sobre el caso de Maria Butina, una supuesta espía rusa que está siendo manejado por la oficina del fiscal en el Distrito de Columbia.

¿Este es el fin del escándalo?

Todo parece indicar que no. Los demócratas, con su mayoría en la Cámara de Representantes, están exigiendo ver el informe completo de Mueller. Además están buscando que el fiscal general testifique públicamente sobre cómo tomó la decisión sobre si el presidente obstruyó o no la justicia norteamericana.

También existe la posibilidad de que los demócratas promuevan un juicio político contra el presidente, acción que algunos votantes liberales y miembros del Congreso quieren realizar. Sin embargo, su principal demanda en este momento es la publicación total del reporte elaborado por Mueller.

Por su parte, Donald Trump festejó rápidamente lo que consideró como una “exoneración total”, llamando a enfocarse ahora en la elección de 2020.

Por su parte, el gerente de campaña de Trump, Brad Parscale, argumento que “los demócratas le han mentido [al pueblo estadounidense], mientras que el presidente Trump ha estado trabajando arduamente para construir una economía en auge y hacer que” los ciudadanos estén más seguros.

Y tú, ¿cómo crees que termine este conflicto? ¿quién salió más afectado: Trump o los opositores?



Compartir: