A Fondo
Foto: Cuartoscuro
Una de cada tres veces que compras bacalao en CDMX, estás comprando otra cosa
A Fondo
Una de cada tres veces que compras bacalao en CDMX, estás comprando otra cosa
Puede ser tiburón, raya o tilapia
29 Nov | 2019
Por: Shelma Cerrillo
Muy Cierto
Una de cada tres veces que compras bacalao en CDMX, estás comprando otra cosa
Puede ser tiburón, raya o tilapia
Nov 29, 2019
por: Shelma Cerrillo
Muy Cierto
Compartir:

Todos sabemos reconocer si una película es “pirata” por cómo se ve, por el tipo de establecimiento que la comercializa y hasta por el precio, luego decidimos si la queremos comprar o no; pero si se trata del pescado que consumimos, no es tan sencillo.

Resulta que en la Ciudad de México, 31.5% del pescado que nos venden como bacalao en realidad se trata de otra especie y no lo sabemos, de acuerdo al estudio realizado en noviembre y diciembre de 2018 por la organización internacional Oceana.

Es decir que una de cada tres veces que compras “bacalao” podrías, en realidad, estar comprando raya o tiburón (66%), alguna especie de escama marina como el mero, esmedregal, robalo o merluza (28%) o tilapia (6%).

El análisis de ADN también arrojó que el mayor engaño en venta de bacalao en la capital de México se hace en pescaderías (55%), después en restaurantes (40%) y por último en supermercados (4.5%), aunque no se sabe si los dueños de esos establecimientos también son engañados por los proveedores.

¿Cuáles son las afectaciones?

Primero, “en el bolsillo de los consumidores, porque les pueden vender bacalao en 299 pesos el kilo cuando en realidad les están dando raya con un costo promedio de 80 pesos”, declaró Renata Terrazas, directora de campañas de transparencia de Oceana, en entrevista para Cuestione.

Segundo, “nos estamos comiendo a los grandes depredadores del mar y son los que mantienen el equilibrio en el océano; si se extinguen, puede ocasionar que los peces se acaben las plantas o que otras especies se vuelvan nocivas”, declaró Terrazas.

La directora de campañas de transparencia de Oceana agregó que “lo grave es que algunos de los tiburones que encontramos en el estudio están en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) por estar en peligro de extinción”.

¿Quién es responsable?

Los responsables de que no se sustituya el bacalao son la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca) y la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) por engañar al consumidor, “el problema es que no existe el marco legal para actuar si se cambia un pescado por otro, así que ni siquiera es ilegal”, aseveró Renata Terrazas

“Conapesca debería estar trabajando en la norma que se incluyó en abril en el Programa Nacional de Normalización 2019, en la que se contempla una política de trazabilidad (control de cada pescado desde la pesca hasta el plato del consumidor), lo que podría reducir el engaño y la pesca ilegal, que es lo que más afecta a México”, dijo Terrazas.

Te va a interesar leer: Con Peña Nieto, Conapesca multiplicó permisos de pesca.

El comunicado de Oceana también sugiere reglas de mejor etiquetado para los productos del mar y una lista de los nombres con los que está permitido llamar a las especies de peces y mariscos que se consumen en México.

Alerta previa 

En marzo de 2019 ya se habían encendido las alertas de fraude, cuando el estudio Gato por liebre (también hecho por Oceana) dio a conocer que la Ciudad de México registró el mayor porcentaje de sustitución de pescados (34%), en comparación con Mazatlán (31.6%) y Cancún (26.5%).

En aquella ocasión se reportó un engaño a los consumidores de 44.5% en pescaderías, 31.5% en restaurantes y 24% en supermercados. Y las especies por las que se sustituyeron el mero, dorado, marlín, huachinango o robalo eran producto de acuacultura (como la tilapia), tiburones o rayas.

¿Cómo ser un consumidor responsable?

Renata Terrazas sugirió “seguir consumiendo pescado, no abandonar el consumo. Preguntemos a los meseros o a quien nos lo vende de dónde viene y qué es. Si demostramos que nos importan los productos con información, eso puede ayudar a que se venda lo que es”.

Además, el bacalao es un producto importado por lo que la directora de campañas de transparencia de Oceana sugirió “hacer platillos con productos mexicanos, por ejemplo merluza a la vizcaina”.

También puedes buscar la etiqueta azul MSC, “porque te garantiza que el etiquetado corresponde con el contenido y que esa pesquería trabaja para que su pesca sea sustentable”, concluyó Terrazas.

Ejemplo de etiqueta azul MSC:



Compartir: