A Fondo
Foto: Hydra Technologies
Cuestione | Una flota de drones nos vigila y cuida desde el cielo
A Fondo
Una flota de drones nos vigila y cuida desde el cielo
¿Sabes cuántos tiene el Gobierno?
27 Abr | 2019
Por: Juan Luis García
Muy Cierto
Una flota de drones nos vigila y cuida desde el cielo
¿Sabes cuántos tiene el Gobierno?
Abr 27, 2019
por: Juan Luis García
Muy Cierto
Compartir:

Miguel Ángel Treviño, alias Z-40, no sospechaba que un dron había estado siguiendo sus pasos. Los movimientos del capo eran observados, aun en la oscuridad gracias a las cámaras de visión nocturna del aparato, a más de 300 metros de altura, sin ruido alguno.

La Marina de México recibía la información de un dron espía del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés), dijeron funcionarios federales al periódico La Jornada, lo que hizo posible que el líder de Los Zetas fuera capturado la madrugada del 15 de julio de 2013, en las cercanías de la ciudad fronteriza de Nuevo Laredo, en Tamaulipas.

Aquel dron era prestado, pero México ya cuenta con sus propios centinelas aéreos. Las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena), Marina (Semar) y Policía Federal (PF) usan drones con los que buscan y detectan campos de cultivo de amapola y mariguana, narcolaboratorios y, en general, llevan a cabo labores de vigilancia.

Cuestione descubrió, vía mecanismos de transparencia, que el Gobierno Federal cuenta con una flota de drones con valor de 142 millones dólares (casi lo mismo que se necesitará para la construcción del nuevo estadio del club León, en Guanajuato).

La Semar tiene tres de estas aeronaves no tripuladas; la Policía Federal, 12; la Fiscalía General de la República, 10 y la Sedena rechazó decir cuántos drones tiene, por considerarlo información sensible de seguridad.

De todos, los más sofisticados están en manos de la Sedena. Se trata de los Hermes 450 –de manufactura israelí–, adquiridos, en 2009, por 25 millones de dólares. Miden 10 metros de largo (como el contenedor de un trailer) y pueden cargar hasta 550 kilogramos.

Foto: Department of Homeland Security U.S., Customs and Border Protection U.S

Este tipo de dron alcanza alturas de hasta cinco mil metros (como si se apilara 20 veces, una sobre otra, la Torre Reforma, el edificio más alto de México), requieren de una pista para aterrizar y tienen varios sensores, “como cámaras térmicas, de alta definición, de penetración, de detección de metano (para ver fugas de gas)”, explicó a Cuestione el experto en drones Luis Salazar, director de la escuela de drones Amacuzac.

¿Una buena inversión?

Los Hermes 450 presentaron un promedio de seis fallas por mes, de acuerdo con la solicitud 0000700037216, respondida por la Sedena en 2016. Fernando Lina, director de Drone Academy, aseguró a Cuestione que no hay repuestos en México cuando se descomponen estos equipos, por lo que su mantenimiento es bastante caro.

La Sedena pagó un millón 666 mil dólares a la empresa israelí Elbit Systems Ltd, en ese año, para dar mantenimiento de los Hermes 450, de acuerdo con el contrato número 1428466.

Drones, el enlace entre el aire y la Marina

La Secretaría de Marina (Semar) no se queda atrás. Cuenta con tres aeronaves Arcturus T-20, compradas en 2015. La inversión por este equipo fue de tres millones 207 mil dólares.

Miden casi tres metros, despegan a través de una catapulta que los lanza por los aires, pueden volar casi todo un día y pesan 75 kilogramos. Si bien, tiene cualidades de vigilancia con cámaras, es más barato que el Hermes por su tamaño, dijo Salazar.  

¿Para qué los usan?

La Marina asegura que están dedicados a la vigilancia de la pesca ilegal de dos especies en peligro de extinción: la vaquita marina y el pez totoaba, en el Golfo de California.

Aunque, de acuerdo con el periódico El Universal, la Marina también fabrica sus propios drones: los primeros tres con una inversión de 28 millones de pesos, y se espera tener uno más el próximo año.

Drones de la policía

La Policía Federal tiene en su poder 12 drones - aunque de capacidades y tamaño menores a los de la Sedena y Marina - con costos que van de los mil 500 dólares hasta los 48.5 millones de dólares.

Dos de estos drones (los más caros en manos de esta institución) son los Draganfly Commander, que despegan como un pequeño helicóptero, con capacidad de vuelo de 40 minutos. Los 10 drones restantes tienen un valor, cada uno de 27 mil pesos

Los drones policías se han sumado a la lucha contra el huachicol. El oficial Francisco Ocadíz vio, gracias a la cámara del dron que él maneja desde tierra, varias decenas de garrafones sospechosos, en Tetepango, Hidalgo. Dio aviso a sus colegas de la Policía Estatal y resultó que, en efecto, se trataba de la guarida de huachicoleros, con varias fosas en donde guardaban hasta seis mil litros de combustible robado en cada una.

Drones de investigación

La Fiscalía General de la República (FGR) contaba, hace tres años, con al menos 10 drones. Las aeronaves tuvieron un costo de 41 millones 423 mil dólares, de acuerdo con la solicitud 00017000089916.

Al menos cuatro de esos han quedado guardados por falta de personal para manipularlos, después de que 12 de las 25 personas capacitadas para pilotarlos fueran despedidas.

 

Dos de los drones almacenados eran Dominator XP, que miden ocho metros de largo y tienen un peso de más de mil 910 kilogramos (el equivalente a dos vochos).

También hay drones hechos en México.

Además, el Ejército cuenta con aeronaves no pilotadas de origen mexicano: S4- Ehecatl (donado) y Baalam S-45 que costó 459 millones de pesos. Ésta última aeronave puede volar 12 horas, en un rango de 120 kilómetros y una altura de hasta tres mil 600 metros (esto es igual a 19 veces el tamaño de la torre Latinoamericana).

Luis Salazar, asegura que las aeronaves mexicanas han presentado defectos. En septiembre pasado, uno de estos modelos, el S45 Balaam, se desplomó en Atlangatepec, Tlaxcala.

Foto: Hydra Technologies

Durante la Aeroexpo 2019, la Policía Federal exhibió al S4-Ehecatl y al G1- Guerrero, que tiene una autonomía de tres horas y capacidad de volar hasta cuatro mil pies.

Normalizando el futuro

Fernando Lina refiere que los drones con alcances de seguridad apenas se han comprado en los últimos cinco años, por lo que será cada vez más normal que las instituciones públicas inviertan en este tipo de equipos en el futuro.

“Es mucho más seguro volar un dron que una aeronave, por el riesgo de tener personas arriba. Por la autonomía de vuelo, un helicóptero puede tener tres horas de autonomía y un dron hasta 20 horas. Entonces, en rendimiento y costo es más eficiente tener un dron”, dijo Salazar.



Compartir: